Abogados de San Francisco estrategizan para las batallas legales de la Era Trump

File photo by Alan Toth

Los progresistas de San Francisco y los defensores de la libertad de expresión han comenzado a prepararse para lo peor de la administración entrante de Trump mediante el desarrollo de estrategias legales y planes para la movilización política.

Los miembros del Colegio Nacional de Abogados de San Francisco establecieron el tono para un panel de discusión del Distrito de la Misión en 518 Valencia, el Centro de Cultura y Política Eric Quezada, emitiendo una declaración denunciando “el fascismo del Presidente Electo Trump.”

“Sus llamadas de cárcel a los manifestantes, deportar a los inmigrantes, atacar afroamericanos, prohibir a los musulmanes y su jactancia de las agresiones sexuales contra las mujeres reflejan todas las características del fascismo -la autocracia que destruye su oposición- controla a las comunidades marginadas a través de la violencia y organiza poder y riqueza para la élite”, dijo el grupo en un comunicado.

Trump se ha comprometido a unir al país, aunque se niega a pedir disculpas a los muchos grupos que ha ofendido. El martes, cinco panelistas con una audiencia de 120 abogados y activistas se turnaron para golpear a Trump, mientras buscaban estrategias de formas de limitar el daño que podría hacer.

En una ciudad donde el 84,5% de los votantes eligió a Hillary Clinton, los activistas y los izquierdistas se han recuperado de las ondas de choque pos electorales. La reunión del Gremio Nacional de Abogados fue uno de los primeros pasos de los grupos progresistas locales hacia acciones que mitigarían las políticas propuestas por Trump, como sus medidas represivas contra inmigrantes indocumentados o su propuesta de prohibición a los musulmanes que ingresan a Estados Unidos.

Cabe esperar divisiones entre los inmigrantes, según la activista de derechos de los inmigrantes Sagnicthe Salazar de la Xicana Moratorium Coalition en Oakland. Ella predijo que las políticas de Trump dividirán a las comunidades de inmigrantes en “migrantes buenos y migrantes malos”, enfrentando inmigrantes indocumentados y documentados unos contra otros.

Los abogados dijeron que estaban ansiosos por encontrar tácticas eficaces para defender las causas progresistas.

“Estoy buscando maneras de limitar su poder”, dijo Matthew Rinaldi, un miembro activo desde hace mucho tiempo del Gremio de Abogados.

Brooks dijo que la policía servirá como la primera línea de “la máquina del terror” en la era Trump, y predijo una escalada de violencia y “cada vez menos responsabilidad a nivel federal”.

Niloufar Khonsari, Director Ejecutivo y Fundador de los Servicios Legales de Pangaea, dijo que los abogados deberían ayudar a las personas vulnerables a encontrar maneras de usar “la asistencia legal como un gancho para politizar y movilizar a clientes y familias”.

Abdi Soltani, director ejecutivo de la sucursal de la ACLU en el norte de California, dijo que las defensas legales deben ser resueltas con mucha anticipación a cualquier deportación masiva. Trump ha hablado de reunir a millones de inmigrantes que él describe como indeseables, mientras impone restricciones adicionales a los migrantes de países musulmanes.

“Las áreas que son de especial preocupación de inmediato son la expansión de deportaciones, así como programas que se dirigen a los musulmanes o personas de países del Medio Oriente en los EE.UU.”, dijo Soltani.

Una tarea inmediata se centra en las elecciones de Trump para la Corte Suprema de los Estados Unidos. Nan Aron, fundadora y presidenta de un grupo llamado Alliance for Justice, dijo que su organización está preocupada por el deseo declarado de Trump de nombrar una justicia anti-aborto y llenar “docenas y docenas” de asientos en los tribunales inferiores con una inclinación similar.

“Simplemente nos estamos preparando”, dijo Aron, investigando a los candidatos judiciales de Trump. “Desde el momento en que se hace una nominación, queremos asegurarnos de tener un registro lo más completo posible de la información sobre quién es el candidato y compartir esa información con activistas, abogados, prensa, senadores y su personal”.

James Wheaton, fundador del Primer Proyecto de Enmienda, que brinda servicios legales gratuitos y de bajo costo en temas de libertad de expresión y de prensa libre, dijo que espera que la administración de Trump favorezca políticas restrictivas en registros abiertos bajo la Freedom of Information Act, FOIA , Pasando “de la presunción de revelación a una presunción de retención”.

Por lo general, FOIA permite a los ciudadanos solicitar acceso a los registros de cualquier agencia federal. En una era Trump, los periodistas y los ciudadanos pueden tener más dificultades para obtener registros del gobierno, aunque no estén restringidos por razones de seguridad nacional.

En cuanto al contraataque legal más amplio, Brooks dijo que los activistas abogados están buscando ayudar a las personas a aprender a defenderse.

El gremio de abogados de San Francisco estará capacitando a voluntarios a cómo servir como observadores legales durante los mítines, cómo establecer una línea directa legal, cómo proporcionar apoyo a la cárcel, cómo involucrarse con las acciones de vigilancia policial.

Traduccion por El Mundo.

Filed under: En Español

You may also like:

Comments are closed.

Full name required to post. For full details, read our Policy