A menudo, las reuniones mensuales para la comunidad se tratan de un resumen de estadísticas de tendencias delictivas, anuncios sobre próximos eventos y una sesión de comentarios del público en la estación de policía de la Misión. La minuta del día martes fue parecida, a excepción de una mujer que asiste a menudo y que sin darse cuenta expuso el lado sensible de los agentes.

“Ahí está”, dijo un agente cuando la mujer entró a la sala, agarró una galleta y dos pastelillos de una mesa al fondo, y se sentó con otros residentes.

“Voy a tomar un poco de café. El café es bueno cuando uno investiga un homicidio”, dijo la mujer unos minutos más tarde. En el piso cerca de su silla hay una botella medio vacía de ponche de frutas y un paraguas.

“Voy a ir a LA el próximo mes para ir a la escuela de detectives”, le dijo la mujer a un agente. “En LA, cuando vas a las reuniones, te dan una placa”, dijo.

Los agentes presentes sonrieron cuando ella se dirigía a ellos.

“Hola a todos, gracias por ser valientes”, le dijo el capitán Robert Moser a los 20 residentes en la sala.

“Voy a extrañar la lluvia de LA. Sólo llueve tres veces al año, en el otoño”, dijo la mujer.

“¿Sólo tres?”, contestó un agente sonriendo.

“Sí, sólo tres veces. Luego aumenta a 135 grados más o menos afuera”, dijo la mujer.

La gente que viene, como la mujer de la reunión del martes, a menudo viene a comer algo y a tomar café, explicó el agente Matthew Friedman en la reunión anterior.

Sin distraerse con la plática inusual, Moser comenzó la reunión con el anuncio de un arresto en el homicidio de febrero en la avenida Julian, así como el reciente arresto de tres personas por vandalismo en el Parque Dolores.

Los delitos con violencia disminuyeron un cuatro por ciento desde el mes pasado y los delitos a propiedades disminuyeron un 13 por ciento, precisó Moser. Los asaltos aumentaron un 30 por ciento.

Los arrestos vinculados con los asaltos, por otro lado, subieron un 600 por ciento en comparación al mes pasado, dijo Moser rápidamente antes de presentar la siguiente parte de la reunión.

Motivado por el homicidio de Richard Sprague en febrero, cuando Sprague estaba inconciente en la calle durante horas después de haber sido asaltado y estrangulado antes de que alguien llamara a la policía, Moser declaró que la estación daría una presentación en las maneras eficientes de denunciar una emergencia.

“¿Qué es una emergencia?”, preguntó retóricamente Jon Shepherd, coordinador de seguridad pública para Safety Awareness for Everyone, una organización que le ayuda a los residentes a crear grupos de vigilancia vecinal. “Es una amenaza inmediata a la vida o a la propiedad en general”, explicó.

Saber cómo denunciar lo que está pasando cuando se contacta a servicios de emergencia puede ayudar a que la policía responda más rápido, dijo Shepherd.

La mujer que habló sobre ir a Los Ángeles por su placa de detective se levantó por más galletas y café.

Existen tres categorías de emergencia, explicó Shepherd: algo que está sucediendo; algo que está a punto de suceder en algún momento y algo que acaba de suceder y que podría volver a pasar.

Shepherd dijo que una vez que un distribuidor de llamados entiende cuál es el tipo de situación con el que una persona está lidiando, el protocolo de emergencia comienza. Dependiendo de la urgencia, los distribuidores de llamados pueden enviar ayuda en pocos minutos de haber recibido la llamada.

En casos en los que el incidente acaba de suceder, el distribuidor de llamadas puede ayudarle a la persona que llama a que esté a salvo del peligro, tome control de armas de fuego o conserve las pruebas, precisó.

Como ejemplo, Shepherd declaró que si uno llama y dice que “hay un idiota poniendo madera en su camioneta”, la persona que toma la emergencia puede pensar que uno sólo está enojado por el ruido a altas horas de la noche.

Si menciona que hay un sitio de construcción enfrente de la calle y que el vehículo está cerca, entonces “bingo, el distribuidor de llamados lo cambia a un llamado de emergencia”, dijo Shepherd y explicó que los sitios de construcción pueden atraer a rateros.

“Siempre intente tomar un número CAD [de distribuidor de llamados] —es un distribuidor asistido por computadora”, dijo. Cuando los residentes denuncian algo como disparos, explicó, se asigna un número CAD al caso. Si alguien más llama con la misma denuncia, el llamado se agrega a dicho número CAD”.

“Las cosas pequeñas han conducido a arrestos mayores”, dijo Moser, quien alentó a los residentes a que llamen a la policía incluso si no están seguros de que la situación lo amerita.

Los agentes están acostumbrados a lidiar con gente que está perdida y confundida, dijo Shephrd pero practicar la denuncia de delitos significa estar listo y ser más útil para las autoridades, en caso de que algo suceda.

“Ahora me voy a comer una galleta”, bromeó Shepherd después de haber terminado su presentación.

Cuando Moser se levantó, los residentes comenzaron a expresar sus quejas.

El restaurante Tacolicious en la calle Valencia ha traído mucho más ruido y embriaguez en público al área, dijo un residente.

“Administran un restaurante como un antro”, dijo otro.

Moser y un residente en la parte del fondo de la sala propuso hablar con el Departamento de Salubridad en relación al ruido así como con el supervisor de su distrito sobre el problema en general.

En un callejón cerca de la calle 25 hay cada vez más y más gente que fuma crack, dijo otro residente.

Moser preguntó a qué hora se ha visto que la gente fuma crack, y prometió enviar a agentes para que atiendan el problema.

Al terminar la reunión, los residentes comenzaron a irse y un agente que acompañaba a Moser caminó hacia la mesa del fondo. La mujer que dijo que iba a ir a Los Ángeles también se hizo su camino hacia la mesa con los refrigerios.

El agente recogió el resto de las galletas y pastelillos y se los dio.

Follow Us

Andrea was born and raised in Mexico City, where she graduated as a translator/interpreter. She has been working with Mission Local since 2009 translating content for the Spanish page. Also lives in the Mission, does some reporting, social media and enjoys taking photos and training people that want to contribute to Mission Local.

Leave a comment

Please keep your comments short and civil. We will zap comments that fail to adhere to these short and very easy-to-follow rules.

Your email address will not be published.