Traducción por: Neus Valencia

Como parte de una gran ampliación de pruebas en la ciudad, todos los trabajadores esenciales, independientemente de si están mostrando síntomas, podrán ahora hacerse la prueba de detección del coronavirus, anunció el lunes la alcaldesa London Breed.

Esto incluye a todos los trabajadores considerados “esenciales”, entre ellos “los trabajadores del sector de salud, primeros respondientes, empleados de supermercados, trabajadores de la construcción,  conductores,  trabajadores de guarderías y otros que siguen dejando sus hogares cada día para servir a la comunidad de San Francisco durante la orden de resguardo en casa”, anunció la alcaldía.

El anuncio podría duplicar las pruebas que se realizan en San Francisco, una medida que los expertos consideran es uno de los primeros pasos para reabrir la ciudad. Durante más de una semana, la ciudad ha tenido la capacidad de realizar pruebas a 4,300 personas al día, pero ha estado haciendo pruebas muy por debajo de esa cantidad. La ampliación de hoy, junto con la ampliación de la semana pasada en los asilos de ancianos, indica un esfuerzo para realizar pruebas con la plena capacidad de la ciudad.

“Esto realmente cambia las cosas”, dijo la alcaldesa Breed en la conferencia de prensa de la 1 p.m. “Esto hará una gran diferencia para asegurarnos de que somos conscientes y mantenemos a nuestra comunidad segura”.

El Dr. Grant Colfax, director del Departamento de Salud Pública, señaló que el gobierno de la ciudad se centró primero en los primeros respondientes y en aquéllos que mostraban síntomas. Dijo que los funcionarios de salud pública continuarán haciendo más pruebas. “A medida que se amplía el círculo, ahora podemos hacer pruebas a más personas sin síntomas, incluyendo contactos cercanos, residentes y personal de centros de enfermería especializada y trabajadores esenciales”.

Los dos sitios de pruebas de la ciudad, uno ubicado en el Embarcadero y el otro en SoMa, pueden realizar 1,500 pruebas por día. Los trabajadores esenciales pueden agendar una cita para una prueba aquí.

El departamento de salud también ofrece pruebas gratuitas en el Centro de Salud del Sureste en Bayview, el Centro de Salud Castro-Mission en la calle Castro, el Centro de Salud Maxine Hall en Western Addition, y el Hospital Zuckerberg San Francisco General en la Misión. “Las citas para hacerse la prueba siguen siendo necesarias en todos los sitios para garantizar el distanciamiento social y reducir el número de personas que esperan realizarse la prueba en un momento dado”, según la alcaldía.

Los trabajadores esenciales pueden consultar el sitio web para registrarse para la cita y serán enviados al lugar indicado. Los trabajadores esenciales también pueden registrarse llamando al 311. Cualquier residente de San Francisco con síntomas también puede hacerse la prueba de forma gratuita.

Más tarde en la conferencia de prensa, el Dr. Colfax dijo que el gobierno de la ciudad ampliará las pruebas a los albergues y lugares de residencia como los hoteles de habitación individual con servicios compartidos (SROs).

Othman Laraki, director ejecutivo de Color, el laboratorio que procesa las pruebas en los sitios de Embarcadero y SoMa, dijo en el comunicado de prensa, “Dado que la mayoría de las transmisiones de COVID-19 probablemente se originen de portadores asintomáticos, la ampliación de los criterios es un paso importante para lograr el acceso universal a las pruebas”.  Añadió que las ampliaciones en las pruebas “acelerarán la reapertura de la economía americana”.

El viernes, el departamento de salud ordenó que se hicieran pruebas en todos los centros de enfermería especializada, que son particularmente vulnerables a los brotes de coronavirus. El mes pasado, un hospital para convalecencia en el área de Fillmore experimentó un brote de 36 residentes y 26 empleados. Desde el 23 de abril, cuatro residentes han fallecido allí.

A pesar de la ampliación de las pruebas, sigue habiendo deficiencias. Hasta ahora, las pruebas universales no han llegado a otras zonas de vivienda colectiva como hoteles de una habitación individual y albergues para personas en situación de calle, que siguen siendo especialmente vulnerables a los brotes.

Sin embargo, la alcaldía dice que continuará expandiendo su capacidad para realizar pruebas, que comenzó el 2 de marzo. Hasta la fecha, 20,433 personas en San Francisco se han hecho la prueba, con un promedio de 9 por ciento de resultados positivos.

Apoye al periodismo local ahora.