Traducción por: Anabelle Garay

Las familias indocumentadas y de bajos ingresos en San Francisco con niños menores de 18 años, que no califican para recibir la asistencia estatal y federal, podrán recibir $500 al mes para ayudarles a amortiguar el golpe económico del coronavirus.

El supervisor Shamann Walton propuso la medida el martes, solo días después de que se hiciera evidente que el conjunto de medidas de ayuda del gobierno federal con valor de $2 billones, que colocaría $1.200 en los bolsillos de la mayoría de los estadounidenses en las próximas semanas, excluía a los inmigrantes indocumentados y a las familias con estatus migratorio mixto.

“Sabemos que esta crisis ha creado una amenaza para la estabilidad económica de los residentes de San Francisco y varias de nuestras familias, especialmente nuestras familias inmigrantes que trabajan en la industria de servicios como restaurantes, tiendas, y servicios de limpieza”, dijo Walton. “Y estas familias pueden no calificar para el alivio económico”.

Walton dijo que el paquete se limitaría a 5.000 familias durante cuatro meses. Si la crisis se prolonga en los últimos cuatro meses, se podrían ofrecer más fondos. Los $500 por mes podrían ayudar a estas familias al menos obtener lo esencial: alimentos, alquiler y artículos cotidianos, ya que muchos trabajadores indocumentados no tienen forma de ganar dinero en este momento y no pueden solicitar desempleo.

La Comisión de Derechos Humanos y otras organizaciones comunitarias están trabajando actualmente en los criterios para las familias que califican.

Walton dijo que, si todo va bien, la legislación podría llegar a manos de la alcaldesa London Breed para su firma en las próximas tres semanas. La ayuda podría distribuirse poco después de eso.

Muchos residentes indocumentados “están en una situación extrema”, dijo José-Luis Tekun Mejia de Coleman Advocates, una organización comunitaria que aboga por las familias de bajos ingresos. “Están tratando de averiguar qué hacer, ya que pronto será el primero del mes: se debe pagar el alquiler, se deben ciertas facturas y la gente está realmente estresada en este momento”.

Un pago mensual de $500 no es suficiente para reemplazar la pérdida de ingresos de muchas familias indocumentadas. Algunos defensores estiman que los hogares indocumentados están perdiendo entre $800 y $ 1.500 por semana durante la crisis, sin ningún lugar para encontrar trabajo. Y se estima que hay 35.000 personas indocumentadas que viven en San Francisco.

La supervisora ​​Hillary Ronen, que copatrocina la legislación, dijo que su oficina está trabajando con organizaciones de derechos de los trabajadores para crear un fondo adicional para los trabajadores indocumentados que no tengan seguro de desempleo. “Nos damos cuenta de que necesitamos una variedad de medidas de asistencia para que todos puedan superar esta crisis de manera segura”, dijo.

En este momento no está claro cuánto podría proporcionar ese fondo.

Santiago Lerma, asistente de Ronen, dijo a Mission Local el lunes que la oficina de la supervisora ha trabajado para asegurar pagos del fondo Give2SF de $5 millones, el cual ha recibido grandes donaciones privadas durante las últimas semanas.