Traducido por Andrea Valencia

El domingo, cientos de personas entre ellos gente sexy, gay, drag queens y políticos locales terminaron su noche en El Río con cientos de personas para recaudar dinero para la Clínica de Servicios a la Salud Lyon-Martin. La clínica anunció la semana pasada que necesita $250,000 para poder mantenerse a flote.

“No tiene sentido que seamos la ciudad con más aceptación de la comunidad gay en el mundo si no podemos salvar la clínica Lyon-Martin”, dijo el ex-supervisor Bevan Dufty.

El Senador estatal Mark Leno, de San Francisco, declaró haciendo caso omiso que “la base de clientes es única y debemos mantener las puertas abiertas…Lyon-Martin, sobreviviremos”.

Los espectáculos de drag queens y burlesque entretuvieron a ex-pacientes y amigos de la clínica Lyon-Martin que llegaron para mostrar su apoyo a la clínica conocida por sus servicios a la comunidad LBGTQ. Good Vibrations, Kink.com, Vixen Creations y otros dieron premios para rifas.

Durante la primera hora se recaudaron más de $4,000 dólares provenientes de los costos de entrada y venta de rifas. La clínica, conocida en Inglés con cariño como Hotties 4 Homo Health Care también recaudó dinero de donaciones a la entrada, y 10 por ciento de la cuenta del bar se fue para Lyon-Martin.

El Senador estatal Mark Leno en el evento.

“Siempre me sorprende cuánto dinero se puede recaudar con rifas de vibradores y pornografía”, dijo Anna Conda, maestra de ceremonias de la noche y ex-candidata para supervisora del Distrito 6, quien vestía una gran peluca rubia y un vestido con un sólo tirante. “Siempre he creído que la comunidad está en donde hay poder, y aquí está la prueba, la gente”.

Y estaba en lo correcto. El patio estaba lleno, y se podía ver una fila de personas  en la calle. Muchas de ellas ex-pacientes de la clínica.

“Estaba en bancarrota y la clínica Lyon-Martin me ayudó”, dijo Marguerite Brown, voluntaria que estaba vendiendo playeras adentro. “[Sus servicios] no son sólo para la comunidad gay”.

Brown, quien fue una mujer de negocios hace 20 años, se enfrentó a una época difícil, se declaró en bancarrota y se encontró en la clínica para poder obtener el cuidado médico que necesitaba y que no podía pagar. También dijo que nunca olvidará los eficientes servicios ni la amabilidad que le mostraron.

“Estaba en la cama escuchando NPR hace algunos días y escuché que la iban a cerrar. Me levanté inmediatamente de la cama, les llamé y les pregunté qué podía hacer.

“Cuando estaba ahí sentí me sentía escuchada”, dijo Isis Starr, quien fue una paciente de la clínica a principios de los 90. “En ese entonces era trabajadora sexual y tenía necesidades. Y ellos me escuchaban”.

Asimismo, Danny Resnick, quien se capacitó como enfermero en Lyon-Martin, vino a al evento como voluntario. “Tiene un significado especial, el que los pacientes pasados estén dispuestos a regresar incluso cuando ya no hacen uso de los servicios”, dijo Resnick.

Anna Conda y Morgan Weinert como voluntaris en el evento.

Leno acompañó a sus colegas políticos, incluyendo los recién electos supervisores Scott Wiener, Jane Kim y Malia Cohen, en apoyar a la clínica por su contribución a la comunidad LBGTQ y por el cuidado médico que ofrece en esta ciudad.

Fundada en 1979, la Clínica de Servicios a la Salud Lyon-Martin tenía como objetivo ofrecer un cuidado a la salud sin prejuicios para lesbianas. La clínica ha ofrecido programas para mujeres que no tienen seguro, perciben un bajo ingreso y padecen VIH. También ha puesto en marcha un servicio de salud mental con base a escala salarial para pacientes.

De acuerdo con su sitio en línea, Lyon-Martin ofrece sus servicios a más de 2,000 pacientes, 14 por ciento de ellos son transgénero; 41 por ciento se identifican como lesbiana o bisexual, y el 84 por ciento vive por debajo del nivel federal de pobreza.

“Fueron las lesbianas en mi vida quienes me salvaron”, dijo Brian Basinger, director ejecutivo de la Alianza del SIDA para la Vivienda/SF, mientras intentaba no llorar en el escenario. “Estoy aquí por ellas”.

Basinger, un amigo de la clínica que le dijo a la clínica que ha obtenido apoyo de la comunidad LBGTQ durante años cuando los doctores le daban una semana de vida, donó $1,000 dólares para apoyar a la clínica Lyon-Martin.

Desde el anuncio del 25 de enero de que la clínica podría cerrar se recaudaron más de $100,000 dólares. La clínica se ha dado hasta el fin de semana para recaudar los $150,000 restantes. No está claro cuánto recaudaron la noche de domingo.

“Nunca había escuchado de una organización que hubiera recaudado más de $100,000 y mucho menos en tan poco tiempo”, dijo el Senador estatal Leland Yee de San Francisco antes de haber entregado un cheque por $2,500.

En la última parte de la noche se recabaron $28,382 dólares  de la entrada, boletos de rifa y otras donaciones (la cuenta del bar todavía está por contarse). Fue un evento que la multitud recibió con porras, pero la realidad es que la deuda inminente continúa ejerciendo presión en la clínica. Lyon-Martin no abandonará la batalla y tendrá otro evento para recaudar fondos el 13 de febrero en Heart.