Es un lunes fresco en la Misión. Al caminar por la calle 24 puedo oler el pan acabado de hornear y que me trae hacia la panadería La Victoria, una panadería mexicana en donde hay gente formada en una fila no para comprar pan dulce y chocolate mexicano sino por los bagels.

¿Por qué?

“Porque son gratis”, dijo un cliente mientras ponía 10 bagels en una bolsa de papel y añadió que prefería no decir su nombre para que no aparezca en ningún artículo.

No obstante, al creador de Lunes de Bagels (o Free Bagel Monday) no se preocupa por aquéllos que se llevan muchos. “En realidad no hay un límite”, dijo Danny Gabriner, quien ha estado regalando bagels todos los lunes en La Victoria desde el año pasado. “Tal vez lo pensaríamos si alguien pidiera más de 100”.

¿Por qué tan espléndidos? Resulta ser que a la Misión está hambrienta por bagels.

“La mayor parte de la gente no ha comido un bagel fresco”, dijo Gabriner, quien se come un bagel fresco a diario. “Me gustaría que todos comieran uno”.

Todos quiere decir docenas de personas que llegan a recoger los 100-300 bagels que Gabriner entrega a La Victoria. “Algunas personas se llevan 20”, dijo Jaime Maldonado, propietario de La Victoria.

Para las 3 p.m., dijo Maldonado, se acaban los bagels.

Gabriner dijo que la razón de Lunes de Bagels es “establecer una relación con las personas”. La gente que hace la comida y las personas que lo comen deberían tener un nexo. Regalar bagels me ayuda a establecer dichos nexos”.

Roger Feely, panadero para Soul Cocina y La Victoria, dijo sencillamente que a “Danny le gusta compartir y hornear. Eso es lo que hace”.

Al mismo tiempo, Gabriner promueve Sour Flour, un negocio de panadería que comenzó después de haber renunciado a su “odioso” trabajo en CNET, un sitio de reseñas en línea.

“Quería que el pan fuera gratuito”, dijo. Y lo intentó. Desde mayo 2009 hasta noviembre 2009 regaló pan, pero el costo hizo que el experimento se terminara.

Roger Feely en La Victoria.

Sour Flour ahora vende pan en varios negocios locales.

A diferencia del pan, “los bagels son más baratos de hacer”, dijo Gabriner. Sus costos son de alrededor de 25 centavos por bagel.

Maldonado opinó que su parte favorita de Lunes de Bagels es cuando Gabriner trae salmón ahumado –el cual es muy caro para regalar.

La comida gratuita le permite a Maldonado establecer un nexo con aquéllos que aman los bagels, además de la base típica de clientes latinos que tiene La Victoria.

Gabriner quisiera ampliar la oferta gratuita de pan y está en busca de un coordinador de voluntarios para poder encontrar personas que quieran hornear bagels y que los negocios lo financien.

“La gente aprenderá a hacer bagels, y se sentirá bien al hacerlos”, dijo.