Traducido por Andrea Valencia

Cada año en el 2 de noviembre los residentes de la ciudad se reúnen en la parte este de la Misión para recordar a los muertos. El Día de Muertos es una tradición mexicana; un día en el que las familias y amigos rezan por sus seres amados que han fallecido.

Los participantes pintan sus caras, instalan altares y caminan por las calles con veladoras en una ceremonia parecida a una vigilia comunal.

Este año, la procesión anual comenzó a las 7 p.m., en la intersección de las calles 22 y Bryant y avanzó hacia las calles 24 y Misión para regresar a la calle 22 y hacia el este, en donde comenzó. Los participantes vistieron tocados con plumas y conchas amarradas a sus tobillos mientras danzaban y saltaban por el asfalto al ritmo del tambor de Moctezuma.