At a rally asking for more pandemic relief to immigrants, Supervisor Hillary Ronen and other supervisor representatives were asked to keep Right to Recover permanently funded. Photo by Annika Hom. Taken on Feb. 12, 2021.

Traducción de Sandra Gutiérrez

En una audiencia del Comité de Presupuestos y Finanzas de la Junta de Supervisores tanto, médicos como organizadores de la comunidad pidieron a la ciudad que asigne fondos permanentes a un programa que apoya a los trabajadores con bajos ingresos que dan positivo de covid y no tienen permisos de ausencia por enfermedad con goce de sueldo. 

Los expertos médicos, funcionarios de la ciudad y organizadores dijeron que el programa Derecho a la Recuperación, que paga a los trabajadores de primera línea dos semanas de salario mínimo, aproximadamente $1,285, cuando son diagnosticados con covid, le permite a los trabajadores poder quedarse en casa durante el periodo de infección y ayuda a frenar la transmisión al resto de la comunidad. Debido al repunte que se dio en la temporada invernal, la necesidad es mayor. Tan solo en enero, cientos de personas calificaron para recibir esta ayuda, y, actualmente refieren hasta a 40 personas al día al programa.   

Sin embargo, el fondo Derecho a la Recuperación y sus beneficiarios se vieron afectados constantemente porque el programa depende en gran manera de donaciones privadas por parte de Give2SF. El programa ha tenido que ponerse en pausa al menos cuatro veces cuando los fondos se acabaron. Esto provocó que docenas de personas no recibieran su cheque a tiempo, lo que resultó en que líderes del programa buscaran formas de abastecer los fondos.   

En un comentario público, un voluntario del Grupo de Trabajo Latino/Latino Task Force habló de un trabajador indocumentado cuya solicitud para Derecho a la Recuperación fue “rechazada dos veces” sin haber recibido ninguna otra ayuda financiera; mientras tanto, sus cuentas se apilaban.  

“Es la ejecución la que ha creado barreras para que las familias tengan acceso a esos fondos”, dijo Valerie Tulier-Laiwa, coordinadora del centro de recursos en línea de Latino Task Force. “Tiene que haber financiamiento adecuado. Había fondos que se acababan. Esto es contrario al propósito de contribuir a detener la transmisión de covid, en especial entre la comunidad latina”.    

Los expertos en enfermedades infecciosas concuerdan en que si un enfermo no se aísla de inmediato es más probable que transmita el virus al resto de la comunidad. Sin embargo, quedarse en casa no es tan fácil para alguien que vive al día. La información de la Agencia de Desarrollo Económico de la Misión, una organización sin fines de lucro que distribuye estos fondos, indicó que el 84 por ciento de los beneficiarios del programa dijo que no podrían confinarse sin los $1,250 de apoyo. Otros datos sugieren el por qué: ninguno puede trabajar desde casa y cerca del 66 por ciento de los beneficiarios tienen al menos dos hijos en casa. 

“Hemos escuchado a las personas decir directamente que sin este recurso, vuelven al trabajo o a buscar trabajo”, dijo Josué Arce, director de desarrollo de fuerza laboral de la Oficina de Desarrollo y Fuerza Laboral Económica, que es el departamento que administra el dinero de Derecho a la Recuperación. 

Esta necesidad, movió a los residentes a presionar a los funcionarios para que agreguen el programa al presupuesto y que lo hagan menos dependiente de los fondos obtenidos a través de filantropía. Violeta Roman, residente del Distrito 9 y líder de la organización comunitaria Faith and Action del Área de la Bahía dijo que toda su familia contrajo el virus de covid-19 el año pasado. Roman dijo no haber tenido acceso a ayudas del gobierno y que solo pudo comer gracias al apoyo de la comunidad. “Creo que [asignarle fondos permanentes] es lo moral y éticamente correcto”, dijo en español.

La Supervisora Hillary Ronen, quien creó Derecho a Recuperarse en conjunto con médicos de la UCSF y la Latino Task Force, dijo a Mission Local que estaba de acuerdo con que el programa necesita un nuevo plan de recaudación de fondos y que el presupuesto de la ciudad es una solución potencial.   

“Solo queremos que el programa quede bien establecido para que las personas puedan confiar en él”, agregó Ronen. “Para hacer esto, necesitamos asegurarnos de que el programa tenga fondos públicos destinados constantemente”.

Hasta ahora, el programa ha dado cerca de $4.8 millones a casi 4,000 habitantes de San Francisco, de acuerdo con la Oficina de Fuerza Laboral Económica y Desarrollo. Asimismo, en enero, la alcaldesa London Breed anunció $400,000 en donaciones privadas y $6 millones que vendrán de fondos sin utilizar y que se asignarán a Derecho a la Recuperación. “Podemos hacerlo y vamos a monitorear el uso de estos fondos antes de tiempo, entonces habrá suficiente tiempo para agregar un presupuesto adicional si es necesario”, dijo Ronen a Mission Local. 

No obstante, de acuerdo con Arce, al paso actual de las necesidades, que son 40 referidos por día, estos fondos se acabarán el 10 de junio. Podrían acabarse antes también, dependiendo de las tasas de casos positivos en la ciudad. Previamente, en enero, se llegó a un promedio de 77 referidos por día. 

Esto se traduce en problemas desde el punto de vista de salud pública, como mencionaron los médicos y funcionarios en la audiencia, incluso si ya hay a la mano una mayor cantidad de vacunaciones. La Dra. Diane Havlir, profesora de medicina de la UCSF que ha liderado las campañas de Unidos en Salud, dijo que cuando alguien se infecta de covid-19, la carga viral que adquieren comienza a incrementar rápidamente. “Pueden sentirse bien, pero están transmitiendo el virus a otros. Esto sucede por un periodo de 10 días”, dijo Havlir. Además dijo que para que las personas puedan aislarse en ese momento “los servicios financieros son esenciales”. 

Havlir también dijo que conforme mejoran las pruebas y se tienen resultados más rápidos, como se ha visto con la prueba Binax, que ahora se administra en la Calle 24, es aún más crucial que haya fondos disponibles y que se puedan distribuir con rapidez. Tan solo en el fin de semana, 460 personas fueron referidas al programa. 

La comunidad latina está afectada de forma desproporcionada. Cerca del 60 por ciento de las personas que piden recursos mediante la ciudad y que contactan a programas de rastreo después de contraer covid son latinxs: casi el 91 por ciento de los clientes de MEDA de Derecho a la Recuperación son latinxs. Además, el 55 por ciento del total de los participantes de Derecho a la Recuperación prefieren español como su lengua principal, dijeron los conferencistas en la audiencia. Mientras tanto, a pesar de las mejoras, los residentes latinxs conforman casi el 42 por ciento del total de casos de covid, aunque solo representan el 15 por ciento de la población.  

En la audiencia, el apoyo al programa fue evidente. El Supervisor Ahsha Safai, cuyo distrito Excelsior tiene la mayor cantidad de beneficiarios del programa, junto con el Supervisor Matt Haney y el Supervisor Gordon Ma expresaron su apoyo para continuar con el programa y aportar fondos al mismo.  

No obstante, Derecho a la Recuperación no recibirá un presupuesto adicional mientras haya $6.4 millones de presupuesto restantes disponibles, dijo Ronen. Pero, si los fondos se agotan de nuevo Ronen afirmó que mencionará la posibilidad de obtener un presupuesto adicional o revisarlo en el ciclo del proceso de presupuesto normal “para que no tengamos que pausar de nuevo”.  

Querido lector, dependemos de usted. Apoye a Mission Local hoy ¡Gracias!

Annika Hom

Annika Hom is our inequality reporter through our partnership with Report for America. Annika was born and raised in the Bay Area. She previously interned at SF Weekly and the Boston Globe where she focused...

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *