Un señor que vive en la calle y solicitó su traslado a Moscone describió que es “una pesadilla en potencia, todo lo que puede salir mal, saldrá mal”.


Actualización: ante la indignación, el gobierno de la ciudad decide no echar a andar el plan de usar Moscone West y el Palacio de Bellas Artes como albergues masivos para personas sin hogar debido al COVID-19. Vea la parte final.

El sábado, los residentes de Hospitality House en la calle Turk se convirtieron en el primer albergue que reubicó personas de forma masiva a un hotel privado vacío. Esta fue una decisión encabezada por el supervisor Matt Haney, con el apoyo de una donación de $100,000 dólares de la Iglesia Metodista Unida.

“Nos contactaron desde la oficina del supervisor Haney para preguntarnos que, si fuera posible, cómo se podría trasladar a la gente en nuestro albergue de la congregación a habitaciones de hotel”, dijo Joe Wilson, director ejecutivo de Hospitality House.

 Eso fue a principios de la semana pasada. Para el sábado por la tarde, 17 residentes de Hospitality House ya estaban reubicados en un hotel disponible ubicado en la calle Polk, con seis personas aún en el albergue pudo haber espacio físico para dejar una sana distancia.

 “El gobierno de la ciudad ha estado actuando de manera más lenta de lo que estamos dispuestos a esperar. Se nos presentó una oportunidad y la aprovechamos”, continuó Wilson. “No había tiempo que perder”.

Señaló que, el fin de semana, hubo casos positivos de COVID-19 en MSC South, el albergue más grande de la ciudad. “Esta es una bomba de tiempo. No podemos esperar a que explote”.

El éxodo de Hospitality House se produjo la semana pasada gracias a la iniciativa del supervisor Dean Preston para sacar a 39 personas de los albergues y reubicarlas al Motel Oasis, en un esfuerzo de recaudación de fondos al cual él mismo aportó $10,000 dólares.

“Los huéspedes de Hospitality House estaban particularmente asustados después de la noticia del caso positivo de COVID-19 en el albergue División Circle Navigation Center”, dijo Haney. “Hay socios dispuestos: proveedores de servicios, inversionistas y hoteles. Esto se puede hacer rápidamente. Se trata de un grupo de personas que ahora están mucho más seguros”.

Esta foto, del supuesto albergue de 394 camas en Moscone West ha sido visto con cierto grado de alarma e incomodidad dada la situación. Foto cortesía del periódico Street Sheet

La mayoría de la Junta de Supervisores aboga por que se reubique de manera anticipada a la población vulnerable de personas sin hogar en la ciudad a la amplia oferta de habitaciones de hotel vacías que hay; esta semana se aprobó por unanimidad un decreto en el que, en esencia, se exige esta cuestión.

El martes, la Junta anunciará un decreto de emergencia en el que se exigirá que se adquieran al menos 1,000 habitaciones para las personas sin vivienda que estén en entornos congregados, como lo son los albergues, y se ordenará que el gobierno de la ciudad alquile unas 14,000 habitaciones para el 28 de abril.

Es posible que la alcaldía rechace esta legislación, ya que se ha resistido a albergar anticipadamente a las personas sin hogar vulnerables y no infectadas. 

“El gobierno de la ciudad NO alquilará habitaciones de hotel para albergar a personas sin hogar que no sean considerados ‘vulnerables’ (aquéllos que no tienen COVID o que son menores de 60 años o que no tienen condiciones de salud subyacentes que los hagan más susceptibles a contraer el virus COVID)”, escribió la Agencia de Servicios Humanos Trent Rhorer en un correo electrónico enviado al editor del periódico Street Sheet.

“Según el Departamento de Salud Pública de la ciudad, no hay necesidad médica de aislar a esta población en habitaciones de hotel, y hacerlo podría potencialmente abarrotar las habitaciones de hotel, que son necesarias para que nuestros hospitales y el sistema de atención médica gestionen el aumento previsto de atención médica, así como para las personas sin hogar que sí cumplan con la definición de ‘vulnerable’. …No sería financieramente prudente gastar el Fondo General de la Ciudad (sic) en el alquiler de miles de habitaciones de hotel para una población que no requiere una cuarentena sanitaria urgente o de una medida de aislamiento por COVID”.

 El decreto de emergencia del martes podría terminar siendo un juego presupuestal con un muy alto riesgo. Si bien los supervisores tienen la autoridad de aprobar la legislación y asignar los fondos, es competencia de la alcaldía no gastar esos fondos.

El fin de semana, Street Sheet publicó supuestas fotos del albergue de emergencia de 394 camas en el cavernoso centro de Moscone West. Mission Local preguntó a varios funcionarios del gobierno de la ciudad si la distribución abierta que se muestra en las fotos es la disposición final que emplearán, o si se pondrán barreras de algún tipo. Nuestros mensajes no han sido contestados.

Los proveedores de servicios para personas sin hogar que vieron las fotos, a petición de Mission Local, se sorprendieron. “Muy mal”, dijo uno de ellos. “Una cosa es tener que mantener una distancia de seis pies al caminar por la calle y otra es que cientos de personas tengan que dormir juntas”.

Otro de ellos agregó, “¿quién quiere dormir en una maldita colchoneta en el suelo?”

Haney dice que el albergue para mujeres sin hogar Community Forward rechazó el espacio que se le ofreció en Moscone por motivos de seguridad relacionados con COVID-19. Él está recaudando fondos para próximamente reubicar a sus 37 residentes en un hotel, “En este momento, hay demasiada gente ahí”, dijo en relación con el albergue Community Forward. “Algunos están durmiendo en sillas”.

“Se le ha hecho creer a la gente que San Francisco se ha estado adelantando a los acontecimientos y es un ejemplo de cómo actuar”, continuó Haney. “Y, en muchos sentidos, lo hemos hecho, pero la gente de San Francisco debe saber que lo que estamos haciendo con respecto a nuestra población desamparada no está nada bien”.

A Keith Crouse, un residente de The Sanctuary, y a sus compañeros del albergue se les ha dicho que podrían ser reubicados pronto al albergue Moscone, y comenta que se siente asustado.

“La foto de Moscone es una pesadilla en potencia”, dice. “Todo lo que puede salir mal, saldrá mal. En el frío suelo, TODOS son tus vecinos, y es tierra de nadie cuando tienes que dejar tus cosas para ir a un baño ubicado en la planta alta a cinco minutos de distancia ida y vuelta”.

“En el fondo de todo se trata de la insuficiencia básica de todos los servicios sociales, lo cual es una verdadera tragedia porque realmente hacen lo mejor que pueden con recursos limitados”.

Crouse comentó que los reclutadores “muy educados y bien intencionados” fueron al albergue a preguntar si había voluntarios para trasladarse a Moscone. No hubo muchos: “todo el mundo leyó el artículo de Street Sheet”.

Wilson, de Hospitality House, dice que, si le hubieran ofrecido espacio para sus residentes, lo habrían rechazado.

“La solución para espacios con grandes congregaciones no puede ser un espacio donde se dé una mayor congregación”, dijo. “Tenemos que proponer algo mejor que eso”.

“Cada momento que desperdiciamos empeora la crisis”, continuó. “En otras palabras, tenemos que hacer que la gente sana abandone el barco pero ya”.

Actualización, 4:40 p.m.: el gobierno de la ciudad, abruptamente, cambió de opinión y declaró que no trasladará a las personas sin hogar al albergue tipo hangar en Moscone West, y en su lugar conseguirá más habitaciones de hotel.

Asimismo, se abandonó el plan de albergar a 162 personas en el Palacio de Bellas Artes casi 24 horas después de que se anunciara.

“Imaginen el golpe que siente la persona que dirige un albergue o alguien que vive en uno cuando un día les dicen que se irán a Moscone y al otro día ya no”, dijo el supervisor Matt Haney.

Aun así, “definitivamente es una mejor decisión no usar Moscone como un lugar de albergue masivo”.

No obstante, Haney se siente frustrado.

“No se han comprometido a ninguna acción para ayudar a las personas en la calle. A ninguna. Lo único que queremos es que la gente que pueda estar en habitaciones de hotel y cuidarse a sí misma tenga esa posibilidad de inmediato. La gente que no puede cuidarse a sí misma debe estar en lugares de congregación donde puedan tener servicios de mejor calidad, pero guardando una sana distancia. No han hecho nada de eso”.

Keith Crouse, que todavía se encuentra en Sanctuary, dijo estar aliviado de que no le reubiquen a Moscone.

“Todos estamos de acuerdo en que, definitivamente, no iremos si nos quieren obligar. Es una muy mala idea”, dijo. “No pueden simplemente amontonar a la gente. Hemos estado respetando la medida de distanciamiento social tanto como podemos. Este es el mejor albergue de la ciudad. Todo el mundo lo sabe. No me imagino cómo las personas que son principiantes en la gestión de un albergue para personas sin hogar iban a poner a un montón de personas en el piso y esperar a ver qué pasaría. Hubiera habido tantos problemas”.

Trabajamos en tener información lista en español. Por favor contribuya lo que pueda, todo ayuda en continuar la cobertura de Mission Local.