El viernes pasado, la policía dio a conocer los nombres de los cuatro agentes directamente relacionados en la balacera de Alex Nieto que sucedió en marzo de 2014.

Los nombres de los agentes son Roger Morse, Nathan Chew, Richard Schiff, y el sargento Jason Sawyer. Inicialmente, los nombres fueron omitidos del registro público porque la policía argumentó haber recibido amenazas en contra de las vidas de los agentes. Dichas amenazas provinieron de alguien que vive en el extranjero, de acuerdo con la policía.

Un juez distrital dictaminó que la vigencia de la orden de protección que prevenía la publicación de los nombres de los agentes expirará el lunes cinco de enero. La ciudad ya había compartido los nombres de los agentes con un abogado que representa a la familia Nieto, así como los nombres de dos agentes adicionales que estuvieron presentes durante la balacera.

El fiscal está investigando el caso, así como la oficina de quejas ciudadanas y la división de asuntos internos del departamento de policía de San Francisco.

En relación a la investigación de las amenazas hechas a los agentes, el agente y vocero de la policía Albe Esparza declaró que “la investigación ha cambiado… para que la amenaza tenga un efecto en el código penal tiene que haber una posibilidad de que se lleve acabo. Debido a que el sospechoso está fuera del país, no es posible que dichas amenazas se lleven acabo”.

Uno de los agentes enlistados en el caso Nieto, el sargento Sawyer, recibió una medalla de bronce por su valor en 2007 y por su participación en la balacera en 1998 de John Smart quien supuestamente inmovilizó a otro agente, Ian Furminger, con un automóvil, según informó el San Francisco Chronicle.

Furminger es uno de los dos agentes que hace poco fue condenado por corrupción. Desde la balacera de Nieto, Sawyer fue transferido a la estación Park.

El agente Morse padeció lesiones menores en 2008 cuando él y la patrulla de su compañero chocó contra un poste de luz habiendo dañado una ventana de un departamento superior.

De acuerdo con las declaraciones de los voceros de la policía, los cuatro agentes enlistados en la balacera de Nieto han regresado a trabajar. Los nombres previamente confidenciales de otros dos agentes que participaron en la balacera, pero que no dispararon sus armas, tampoco seguirán siendo confidenciales cuando expire la orden de protección.

En un mensaje por correo electrónico a Mission Local, Adriana Camarena, activista que trabaja con la familia de Nieto, respondió al comunicado de los nombres de los agentes.

“No tengo comentario sobre estos agentes aparte de que ahora podemos comenzar el proceso de adquirir información sobre sus antecedentes, escribió Camarena. “Esta publicación de nombres es un éxito de la presión de la comunidad y el sistema de justicia que favorece la transparencia a pesar de los mayores esfuerzos de la SFPD por oscurecerla”.

En una conferencia de prensa llevada acabo el lunes por la tarde en el lugar en la colina en la que le dispararon a Nieto, las amistades del muchacho de 28 años de edad así como activistas y el equipo legal que representa a la familia se reunieron para marcar la ocasión y exhortar a la ciudad a ser más accesible y transparente en el futuro.

“Al departamento de policía de San Francisco: protejan y sírvannos con decirnos la verdad”, dijo Benjamin Bac Sierra, amigo de Nieto. “La confesión es liberación de un alma valiente. No favorezcan un código indigno de silencio”.

A Nieto le dispararon al menos diez veces de varias direcciones, de acuerdo con un informe del médico forense. Hay diferentes narraciones del incidente que discrepan: Nieto, un guardia de seguridad, portaba una pistola eléctrica la noche en que le dispararon. El jefe de la policía Greg Suhr ha dicho que Nieto apuntó la pistola eléctrica a los agentes que, al ver la mirilla de láser del arma dispararon en defensa propia.

No obstante, a finales de agosto los abogados de la familia de Nieto anunciaron que tenían nuevo testimonio de testigos oculares que declararon que Nieto nunca apuntó su arma a los agentes. En la conferencia de prensa de lunes, Bac Sierra reiteró esta narración del suceso.

“Alex Nieto nunca apuntó ningún taser a los agentes. Ustedes insultan nuestro intelecto e intentan lastimarnos al esparcir mentiras”, dijo.

Cuando se le preguntó sobre la balacera en la que disparó un agente el domingo pasado afuera de la estación de la Misión, el abogado Adante Pointer que representa a la familia Nieto expresó escepticismo. El abogado declaró que el primer relato proveniente del departamento de policía fue cuestionado, así como sucedió en el caso de la balacera de Nieto, explicó Pointer.

“En esta temprana fase de la investigación, la policía no parece haber dado todos los detalles, pero cualquiera que sean los detalles provenientes de esa estación deberíamos de observarlos con un ojo crítico”, dijo Pointer.

“Si sabe que fue una balacera justificada, una mayor transparencia y recabación de información le ayuda al público más que la confidencialidad y la negación”.

El juicio civil de la familia Nieto en contra de la ciudad y el departamento de policía se llevará acabo en 2016.