La lluvia no impidió que casi 200 personas se reunieran en la calle Valencia el martes pasado para manifestarse pacíficamente en contra de lo que dicen ser un incidente de brutalidad policiaca que sucedió el viernes pasado cuando la policía le pidió a un muchacho de 20 años de edad que no anduviera en su bicicleta en la acera de Valencia Gardens.

El martes por la mañana, la policía liberó al joven D’Paris “D.J.” Williams de la cárcel sin haber presentado cargos, declaró su primo.

La declaración de retiro de cargos no se pudo confirmar independientemente. No obstante, KTVU informó el martes que la oficina de quejas ciudadanas, la cual investiga los cargos en contra de agentes de la policía, está investigando el incidente.

“La confianza del público es todo para nosotros, y por lo tanto tendremos que tener una investigación completamente transparente”, le dijo el jefe de la policía Greg Suhr a KTVU.

El agente Gordon Shyy le dijo a Mission Local que los agentes intentaron detener a Williams, pero que éste se resistió y reaccionó de forma agresiva. Otros residentes de Valencia Gardens también reaccionaron agresivamente, dijo Shyy.

Los videos de teléfonos celulares han sido publicados en relación a lo sucedido el pasado viernes. Los videos muestran a Williams sangrando y quejándose mientras la policía se lo lleva y otros agentes avientan a otros dos hombres al piso. Cuatro hombres, incluyendo a Williams, fueron arrestados y de acuerdo a KGO-TV no se han presentado cargos, aunque todavía falta una investigación.

Selina Rodriguez, quien vestía una chamarra rosa, y cuyo hermano Orlando Rodriguez fue uno de los detenidos, dirigió a los manifestantes con un megáfono, cantando consignas de “¿Qué queremos? ¡Justicia! ¿Cuándo la necesitamos? ¡Ahora!”

“Mi hermano publicó en Facebook que nunca antes había sentido que le faltaran tanto el respeto y que se sentía como si fuera basura”, le dijo Selina al público.

Cuando Mission Local habló con Orlando el día martes declaró que toda la atención era un poco “sobrecogedora y vergonzosa”. Orlando declaró que la policía lo detuvo por algunas horas el viernes antes de que lo hubieran dejado ir. Antoine Bradford, quien también fue detenido, asistió a la marcha pero se negó a hablar: “estoy lastimado”, dijo.

La manifestación comenzó en la estación de policía de la Misión en las calles 17 y Valencia mientras los agentes vigilaban enfrente del edificio y desde la azotea de la estación. Otros agentes estaban en motocicletas en la calle Valencia.

Selina preguntó cuántos de los manifestantes habían visto los videos de teléfonos celulares de lo sucedido el viernes. Muchos alzaron la mano. “Necesitamos los nombres de los agentes que hicieron esto”, le dijo a los manifestantes. “Si no obtenemos sus nombres, no habrá justicia”.

Otro manifestante habló a través del megáfono para preguntar por qué los agentes no están capacitados para usar “la psicología” en lugar de la fuerza. “Hace veinte o treinta años… habrían dicho: ‘¿Podrías por favor bajarte a la calle en la bicicleta?’ Como cualquier otra persona”, dijo Jesse Ponce, de 48 años de edad, quien creció en la Misión. “Sería lo humano. Es algo humano. Una sugerencia que hubiera funcionado”.

Norm Mattox, quien fue profesor de Williams en James Lick Middle School, declaró que cuando escuchó de lo sucedido con Williams no lo podía creer. Mattox recordó a Williams con cariño y asistió para demostrar que le importaba su exalumno.

“Estoy estupefacto por el control de fuerza cuando no es necesario, en especial cuando parece que el poder policial y la autoridad es cuestionada o desafiada por un individuo masculino negro o moreno”, escribió Mattox en un correo electrónico a Mission Local antes de la manifestación. “Está a punto de ser algo no sorprendente cuando uno escucha que otro muchacho moreno o negro o un hombre fue “vigilado” por la misma oficina que se supone que ‘protege y ayuda”.

Ahkeel Mestayer, de 18 años de edad, quien asistió a la secundaria con Williams, dijo que la situación era “un caos”. Mestayer dijo que “simplemente comprueba que no hemos llegado al punto que creemos haber llegado en términos de nuestra perspectiva entorno a raza, clase ni qué tan seguros estamos en los Estados Unidos como personas de color”.

Juana Ramirez, quien vive en Valencia Gardens, se unió a la manifestación porque su hijo pasó por algo parecido, dijo. Hace mas o menos dos años, dijo, la policía empujó a su hijo al piso y luego fue detenido. Fue liberado sin cargos dos días después, dijo Ramirez. “Quiero que esto ya no suceda”.

Las familias de todos los hombres que estuvieron en el incidente se reunirán con abogados y han amenazado con demandar, dijo Selina. Una vigilia a luz de vela se realizará en las calles 15 y Guerrero el viernes a las 5 p.m. para marcar una semana del aniversario del incidente.