Nota del editor: Esta columna es parte de una serie de conversaciones que Mission Local tiene con el supervisor David Campos para hablar de temas y eventos en la Misión y en la ciudad de San Francisco. Si tiene preguntas para Campos, envíe un correo electrónico o deje un comentario.

Mission Local: La Misión está pasando por muchos cambios. Los propietarios de negocios y los residentes están preocupados por el aburguesamiento y el desplazamiento. En su opinión, ¿cómo está cambiando el barrio, y cómo puede abordar dichas preocupaciones?

David Campos: Las preguntas importantes son: ‘¿Qué estamos haciendo para lidiar con parte del aburguesamiento y para ayudarle a estos negocios a permanecer en este barrio? Y, para algunos de los residentes para quienes es más difícil quedarse en San Francisco: ¿cómo les ayudamos a quedarse aquí?’ No sé si tenemos la respuesta apropiada por el momento.

Creo que hay un número de cosas que tenemos que hacer. Creo que una de ellas es ayudarle a los negocios a entender algunos de los programas que están disponibles para ellos, ya sean programas municipales que les ayuden financieramente o programas federales que les ayuden financieramente. También creo que necesitamos hacer una inversión financiera como ciudad para ayudarle a estos negocios a quedarse. No sé exactamente cómo se verá, pero creo que debemos explorar y debemos hablar.

ML: ¿Cómo ve su papel en ayudar a mantener un equilibrio entre las grandes y pequeñas compañías en el barrio, así como una variedad de tipos de negocios?

DC: Es nuestro propósito darle la bienvenida a nuevos negocios que llegan, pero también es nuestro propósito asegurarnos de apoyar a los pequeños negocios, ayudarles a navegar la burocracia municipal, ayudarles en cómo quieren crecer. Creo que mi trabajo es seguir platicando con pequeñas empresas para ver cómo podemos ayudarles. Creo que hay una responsabilidad que tenemos que poner en las grandes corporaciones para asegurarnos de que si siguen llegando a la ciudad también tendrán que contribuir a la ciudad y que estén ayudando.

ML: ¿En qué maneras ve a las grandes corporaciones llegar y ayudar en la ciudad?

DC: Una de las cosas que señalo es que dentro de la Misión tenemos algunas de las escuelas de más bajo rendimiento en la ciudad. Me encantaría ver algunas de dichas compañías participar más en la comunidad para ayudar a las escuelas locales.

Otra cosa es: ¿cómo creamos oportunidades laborales para los residentes? ¿cómo nos aseguramos de crear un camino para la gente que vive en nuestro barrio para que en algún momento terminen trabajando en estas compañías? Tuvimos una audiencia sobre esto hace algunos meses para hablar de lo que estamos haciendo para ayudarle a la gente joven a obtener trabajo en la industria tecnológica. Hay algunos esfuerzos, pero no estamos haciendo lo suficiente.

ML: Mission Local cubrió la iniciativa de inversión en los barrios recién lanzada, cuyo objetivo es mejorar el corredor comercial de la calle 24, entre otros en la ciudad. Los miembros de la comunidad están interesados en un esfuerzo legislativo que protegería a los negocios de los agentes predatorios de bienes raíces para abordar el tema del desplazamiento. ¿Es eso una posibilidad?

DC: El reto es que a fin de cuentas las leyes estatales coloquen limitaciones en lo que podemos hacer de manera local y hay muy poco, si no es que nada, que podamos hacer de manera local en términos de aprobar leyes que hagan eso. Una posibilidad es idear maneras para cambiar las leyes estatales.

Sin embargo, creo que lo que hemos intentado hacer, si ve los corredores como la calle 24, es apartar dinero específicamente para el urbanismo del corredor para ver los tipos de problemas que tienen los comerciantes y residentes; mejorar el alumbrado; mejorar la limpieza de la calle; lidiar con la seguridad pública. Eso fue una especie de proceso impulsado por la comunidad.

La nueva iniciativa del alcalde es construir sobre el trabajo que ya hemos hecho en ese corredor. Entonces, necesitamos hacer más de eso, pero también necesitamos asegurarnos de que esté impulsado por la comunidad y no impuesto en la comunidad para que la comunidad juegue un papel en cómo se verá.

ML: ¿Hay otras maneras en las que la ciudad pueda evitar que los negocios sean desplazados?

DC: Aparte de intentar apoyarlos al ayudarles a navegar la burocracia municipal y apoyarlos a través de beneficios de los programas federales y locales, intentar promover el corredor e intentar promover el barrio, intentamos trabajar con individuos a los que les hemos ayudado a negociar contratos arrendatarios individuales que han sido problemáticos.

No podemos legalmente hacer más que eso, pero estamos abiertos a la discusión si la gente tiene ideas. También hemos hablado de las medidas de urbanismo que se podrían colocar para proteger algunos de estos negocios. Ha habido platicas sobre colocar restricciones de zonificación en la calle 24 o Valencia. Entonces, eso es algo que también estamos explorando.

ML: Hace poco amplió la ayuda a algunos negocios en el distrito que se enfrentan a problemas, el más conocido fue el bar Esta Noche y Virginia Ramos, mejor conocida como la Tamale Lady. ¿Cómo decide a qué negocios del barrio ofrecerles ayuda personal?

DC: Nosotros ayudamos a quienquiera que se dirija a nosotros, y escuchamos de miembros de la comunidad sobre negocios que pueden estar en problemas. Intentamos estar alertas. En cada uno de dichos casos hemos escuchado de individuos en la comunidad que dichos negocios están padeciendo, y nos involucramos. Hay un par de otros negocios en los que hemos hecho lo mismo. Intentamos ver qué es lo que está sucediendo en la comunidad y responder a eso.

ML: ¿Usted cree que esto pueda enviar el mensaje de que algunos negocios pueden ser más importantes que otros a sus ojos? ¿Le preocupa eso?

DC: No. creo que cada negocio tiene algo que ofrecer, además intentamos ser útiles para todo mundo. Así que, en realidad no creemos en tener preferencia para un negocio o el otro. Nos involucramos e intentamos ayudar en donde hay necesidad.

ML: La Galería Encantada también va a cerrar en la Calle Valencia. ¿Está involucrado en ayudar a la propietaria?

DC: He hablado con la propietaria. También hemos hablado con la Asociación de Comerciantes de la Calle 24, la cual le ha ayudado a encontrar un nuevo lugar. Nuestra preferencia hubiera sido que se quedara donde estaba, pero no tenemos control del contrato de arrendamiento en este caso.

ML: Cada año, cada supervisor de distrito obtiene aproximadamente $100,000 para gastos discrecional. ¿Cómo planea usar los fondos en el distrito?

DC: Nos hemos tratado de enfocar en lo que ha sido el programa de recompra de armas de fuego y ha sido un reto porque la ciudad en realidad no tiene un proceso establecido. Además estamos brindado financiamiento adicional para el DPW para limpiar algunas de las calles. Queremos centrarnos en la mayor parte de dicho dinero para mantener el barrio seguro y mantener el barrio limpio.

ML: Se anunció que la Universidad Comunitaria de San Francisco perderá su acreditación el próximo año. ¿Cómo está participando su oficina en impedir que la universidad cierre?

DC: Tenemos una comunicación muy cercana con la Universidad Comunitaria, no solo con los funcionarios electos ahí, sino con el liderazgo de la Universidad Comunitaria. También estamos muy involucrados con los estudiantes.

En el campus de la Misión tenemos 8,500 estudiantes. Ahora sabemos lo importante que es la universidad para la comunidad, no solo por los estudiantes que están inscritos sino también por el número de programas que ofrece a la comunidad —ya sean programas de idioma o capacitación para varias profesiones. Juega un papel muy importante en la comunidad. Hemos hecho una declaración pública sobre la necesidad de salvar a la Universidad Comunitaria. Hemos asistido a un número de reuniones. He hablado con el rector interino sobre la importancia de esto. También acabamos de copatrocinar una petición de audiencia de la Junta de Supervisores de un informe de estatus sobre cómo están las cosas. Sería una gran tragedia que la Universidad Comunitaria cerrara.

ML: ¿Qué efecto cree que tendría en el Distrito de la Misión si el campus de la Misión cierra?

DC: Creo que la Universidad Comunitaria abre las puertas para muchas personas. Es así que la gente obtiene una educación. Es el combustible que usan para lograr el sueño americano. Si la Universidad Comunitaria no estuviera disponible para miles de personas, creo que serían miles de personas que no tendrían las mismas oportunidades que tienen hoy. Creo que sería algo muy triste de ver. Tenemos una industria de tecnología floreciente en San Francisco. La Universidad Comunitaria es una manera en la que muchos de estos jóvenes pueden acceder a trabajos en esta industria. Sin este conocimiento se está cerrando la puerta de la oportunidad entorno a ciertos trabajos. Creo que sería difícil imaginarse San Francisco sin la Universidad Comunitaria. Sería difícil imaginarse a la Misión sin el campus en la Misión.

ML: Hace poco que empezó a hablar en Twitter sobre algunos temas, incluyendo el veredicto en el caso de Trayvon Martin. ¿Puede hablar más de lo que piensa sobre el veredicto?

DC: Creo que ha sido muy difícil para muchos de nosotros ver lo que sucedió, en donde un joven muchacho que no estaba armado y fue asesinado sin ninguna consecuencia en términos de hacer al individuo responsable legalmente por dicha acción. Quise asegurarme que indicaba [en Twitter] mi desacuerdo con dicho veredicto.

Al mismo tiempo, creo que es importante para la gente unirse y asegurarse de que cualquier sentimiento que tengan se exprese de manera pacífica. Creo que esta es una oportunidad para nosotros, como comunidad, para tener más debate sobre cómo nos podemos unir y yo creo que del desafío llega la oportunidad, y de este desafío llega la oportunidad de tener más discusión sobre nosotros, como sociedad, asegurarnos de que todo mundo sea tratado de la misma forma. ¿Cómo aseguramos que no ha habido un perfil racial y que no hay discriminación, y que podemos tener un desacuerdo?

ML: ¿Cuál fue su reacción al fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre DOMA y la Proposición 8?

DC: Estaba emocionado y muy entusiasmado como hombre gay de ver que la comunidad LGBT por fin recibió igualdad de trato bajo la ley por parte de la Corte Suprema de los Estados Unidos, y es triste que estamos logrando avances en algunas áreas, luego tenemos algo como lo que pasó con Trayvon Martin. No fue nada más Trayvon Martin. Alrededor de la misma fecha en que la Corte Suprema tomó dicho fallo en DOMA y el matrimonio entre parejas del mismo sexo también emitieron un fallo bastante malo entorno a los derechos de votación. Así que, es de todo un poco, pero intento permanecer optimista. Creo que al final, la historia está del lado de la justicia y la igualdad

ML: ¿Estuvo presente para alguna de las bodas que se llevaron acabo en el Ayuntamiento unos días después del fallo?

DC: Sí. Fue muy conmovedor. Una de las mejores cosas sobre trabajar en el Ayuntamiento en cualquier día es que hay un número de bodas que se llevaron acabo. Es algo maravilloso de ver, y estoy muy orgulloso del hecho de que todo comenzó en San Francisco. Tan solo hoy cuando iba a una reunión, pasé a lado de una pareja del mismo sexo que se estaba casando enfrente del busto de Harvey Milk afuera de las salas de la junta, y fue maravilloso.