Los negocios en el noreste de la Misión han comenzado a organizarse en contra de un plan que aumentará el número de parquímetros en las calles 17 y Folsom.  La oficina de Transporte Municipal de San Francisco (SFMTA, por sus siglas en inglés) se reunirá con la comunidad en septiembre para discutir el plan de administración de lugares para estacionar propuesto para el área.

Cuando Angela Sinicropi, vicepresidenta de asuntos públicos para la Asociación de Negocios del Noreste de la Misión (NEMBA, por sus siglas en inglés), escuchó del plan de agregar parquímetros, pensó “no pueden hacer eso, nos van a sacar del negocio”.

La SFMTA dio a conocer su plan de parquímetros para el este de la Misión en enero, pero la respuesta de la comunidad fue una negativa rotunda, lo que hizo que la oficina regresará a la etapa de planeación. Todavía no está claro si el nuevo plan de la SFMTA incluye más parquímetros o no, según Kristen Holland, vocera de la agencia.

Los negocios del noreste de la Misión están organizados a través de NEMBA por temor a que los nuevos parquímetros disminuyan el negocio y le compliquen la vida a los empleados, e incluso los saque del negocio.

Los lugares de estacionamiento en el área son de los más disponibles en la ciudad, según Holland; y los espacios abiertos serán cada vez más escasos cuando el estacionamiento de las calles 17 y Folsom cierre en verano de 2013.  Hay un parque para la comunidad programado para ser construido en el sitio, el cual eliminará apenas 250 lugares de estacionamiento.

Gwen Kaplan, fundadora de NEMBA y propietaria de Ace Mailing en el 2757 de la calle 16., declaró que la organización expresó sus esfuerzos de membrecía porque sabía que sin poder político de negociación, los comerciantes del barrio no podrían tener una oportunidad.

Desde comienzos del año, NEMBA ha duplicado su membrecía a 20 negocios. En gran parte, se han unido nuevos negocios porque esperan que los parquímetros tengan un efecto negativo en sus negocios.

“La SFMTA tuvo problemas con aceptar que la gente necesite estos vehículos, aunque mis clientes no podrían trabajar aquí si estacionan sus autos todo el día”, dijo Sinicropi, propietario de Sintak Studio, un espacio arrendatario de estudio para fotógrafos, cineastas y diseñadores.

Otros propietarios de negocios del noreste de la Misión se preocupan por sus empleados.

Hans Art, propietario de Hans Art Automotive en el 3121 de la calle 17, dio a conocer su participación con NEMBA a principios del año cuando escuchó del plan sobre agregar parquímetros. Art ofrece lugar de estacionamiento para sus empleados pero no puede encontrar lugar para todos los autos. Si se instalan los nuevos parquímetros, su equipo tendrá que pagar para venir a trabajar. Sus empleados manejan al trabajo porque todos tienen niños chicos, dijo Art.

“Cuando llaman de la escuela y algo pasa con los niños, uno tiene que irse. Esperar el BART no funciona”.

Charlie O’Hanlon, recién integrado a NEMBA y propietario del taller de motociclistas Charlie’s Place en el 3084 de la calle 17, precisó que los parquímetros seguramente no lo incluirán.

Durante horas de trabajo, O’Hanlon usa un solo lugar de estacionamiento y la cochera de su taller para estacionar motocicletas que serán arregladas. Su taller está demasiado lleno para tenerlas todas a puerta cerrada. A principios de año, la SFMTA declaró que habría siete lugares de estacionamiento que se instalarán en su lugar, ya que no caben tantas motocicletas en el espacio, le dijo O’Hanlon a Mission Local. Ahora está esperando a ver si los planes de la oficina todavía incluyen dichos parquímetros.

O’Hanlon, quien cree haberle pagado a la ciudad demasiado ya en impuestos y recargos, declaró que los parquímetros sólo representan otro impuesto —uno que es posible que lo saquen de sus casillas.

“[Los parquímetros] terminarán por hacerme cambiar de negocio o harán que me vaya de la ciudad”, dijo.

Asimismo, la situación de estacionamiento hace que Mike York, quien también es propietario de Ocean Sash and Door en el 3154 de la calle 17, desde 1996, le dan vergüenza ajena. Aunque no es miembro de NEMBA, concuerda con que los parquímetros son otra complicación.

York vende artículos que a menudo son demasiado grandes como para llevar en Muni o BART: ventanas, puertas y varios materiales para edificios. Sus clientes necesitan poder estacionar los autos cerca de la entrada del local.

“Ahora mismo pueden venir y estacionar en el estacionamiento”, dijo York, en referencia al estacionamiento de las calle 17 y Folsom.

“Una vez que ya no esté, los lugares de estacionamiento en la calle van a valer oro”.

Con esto en mente, York ha solicitado dos lugares de estacionamiento comercial enfrente de su negocio. Si la SFMTA los aprueba, se los dará a sus clientes.

Incluso si le dan los lugares, York se preocupa que la escasez de lugar disponible de estacionamiento cercano haga que su personal sea “monitores del sistema de estacionamiento”, ahuyentando a conductores que quieren tomar ventaja de los lugares disponibles.

“Así que de repente somos los malos en el barrio”, dijo, y agregó que ya ha tenido que sacar a dos conductores de su estacionamiento de dos lugares, el cual reserva para clientes.

A pesar del número de negocios en el noreste de la Misión que se opone a los nuevos parquímetros, el presidente de NEMBA Doug MacNeil no es optimista en cuanto a que se saldrán con la suya.

“La actitud de la SFMTA parece ser ‘lo escuchamos, pero no vamos a hacer nada’. Creo que los parquímetros ya son un trato”, dijo.

Follow Us

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *