El pasado dos de junio volvieron a pintarrajear a la bestia, mejor conocida como el Proyecto Digital de Murales de Galería de la Raza. Había dos mensajes, uno con el nombre Kanos que no es gran cosa. Y el otro con un mensaje que decía: Yo soy una mierda, lo cual indica un cambio drástico en la mentalidad de la gente que hace rayones. El mural fue desfigurado por primera vez antes del jueves por la mañana, y fue restaurado esa misma tarde.

Las personas que alteraron el mural a altas horas de la noche, se han convertido en guías de murales. Su aportación es una manifestación de su deseo por explicar el trabajo de Spencer. Muchos de nosotros en el barrio nos hemos preguntado perplejos la misma pregunta: ¿qué es esa imagen?

Algunos lo llaman una papa, un frijol o un inmigrante, pero para Spencer Keeton Cunningham, el artista detrás de la obra, es la imagen de una bestia, un símbolo del mal acurrucado sobre un crucifijo que brilla.

“Para mí, el mural es sobre lo falso, las nociones del mito católico/cristiano y los efectos que estas nociones tienen en las mentes moldeables de los consumidores tanto de ellos históricamente como de la sociedad de hoy en día”, dijo.

Los que alteraron el mural, o como me gusta llamarlos, los Maestros de la Calle Bryant, brindaron una aclaración de la imagen. En realidad, su interpretación artística quedó destilada en un solo rayón; evidentemente han expresado sus ideas en primera persona, desde la perspectiva de la imagen.

Cunningham sabe que la alteración al mural es parte de la experiencia de ser un mural artístico. “Se espera que los muchachos rayen cualquier cosa”, dijo después de que rayaron por primera vez el mural. “No estoy sorprendido ni espantado ni siquiera enojado”.

Pero en serio, espero que puedan limpiar las letras antes de la inauguración de la exposición en Galería de la Raza. El alcalde asistirá.

George Lipp es un colaborador de Mission Local.