Un grupo de manifestantes destrozó docenas de negocios, autos y cualquier pertenencia con la que se encontraron al protestar en la Misión el lunes por la noche. Según el sargento Daryl Fong, se detuvo a una persona aunque no hay detalles sobre el arresto todavía.

El trayecto de una milla de largo de vandalismo comenzó en las calles 18 y Dolores, en donde un grupo de más de 100 manifestantes se reunió como parte de una manifestación temprana del Día del Trabajador. Los manifestantes caminaron hacia la calle 18, dieron vuelta a la izquierda sobre Valencia —justo en la avenida Duboce— y dieron vuelta a la derecha en la calle Misión antes de que los granaderos los confrontaran en las calles 14 y Misión, según Justin Beck, un periodista independiente que siguió a los manifestantes.

La policía dispersó a la multitud en el área de las calles 12 y Folsom, dijo Fong.

Es una declaración dada a conocer el martes por la mañana, Occupy San Francisco declaró que los vándalos no están asociados con el movimiento, pero poco después quitaron la declaración.

Scott Anansi Rossi, quien estuvo presente anoche, escribió en un blog que las revueltas no se habían planeado.

“Creo que nos raptaron y fue un completo grupo. Comenzó como parte de un “mitín de preparación” en el Parque Dolores, aunque tal vez 20 minutos después de que estuvimos ahí, se convirtió en una manifestación”, escribió Rossi en su blog.

La destrucción comenzó casi inmediatamente después de que el grupo partió del Parque Dolores a alrededor de las nueve de la noche. Los manifestantes aventaron bombas de pintura a la Panadería Tartine en las calles 18 y Guerrero. Cuando llegaron a Farina, un manifestante agarró una silla e intentó romper una ventana aunque no tuvieron éxito, declaró el agente D. Daza.

Varios manifestantes, vestidos de negro y con las caras cubiertas, aventaron sacos llenos de pintura en las ventanas del restaurante, dibujaron símbolos anarquistas y con pintura en spray escribieron “¡Que se vayan los yuppies!”

La policía confrontó a los manifestantes enfrente del restaurante y un pequeño grupo de ellos se dispersó, aunque el grupo principal continuó por la calle Valencia. Aventaron globos con pintura y rompieron algunas ventanas de la Estación de Policía de la Misión, según Daza. Para entonces, un grupo de alrededor de 50 personas se habían ido a otros restaurantes al norte de la calle Valencia.

Con palos, bats y otros objetos de metal, algunos de los manifestantes rompieron las ventanas de negocios a lo largo de cinco cuadras de la calle Valencia, entre las calles 18 a la avenida Duboce.

El gerente del bar en Locanda, Gabriel Lowe, declaró haber escuchado tres golpes fuertes, y cuando se asomó por la ventana vio a un manifestante aventar sacos de pintura al local. Varios testigos declararon haber visto a un manifestante intentar romper las ventanas del restaurante con el letrero de valet parking. El suplicio duró alrededor de cinco minutos, dijo Lowe.

Un grupo reducido de manifestantes continuó rompiendo los parabrisas de los autos, espejos laterales y rajando las llantas mientras marchaban por la calle Valencia. Parecían tener como objetivo a los automóviles de lujo como BMWs y Mercedes-Benz, aunque también destrozaron una combi Sienna Toyota de 1990.

Steven Lopez estaba cenando con sus amigos en su casa en Glen Park cuando recibió la llamada telefónica de su compañía de alarmas que le informó que alguien había roto las ventanas de su Galería ArtZone 461 en la calle Valencia.

“Somos una pequeña galería de arte, no somos elitistas”, dijo López, perplejo ante la razón por la que su galería haya sido un blanco.

Heather Brodie, una alumna que es empleada en Locanda, declaró que los vándalos destrozaron el parabrisas y ventanas de su auto estacionado.

“Están lastimando a la gente [que son] como ellos”, dijo en referencia a sí misma como ciudadana de clase trabajadora.

Algunos negocios, como la compañía cafetera Four Barrel, no sufrieron gran daño gracias a los buenos samaritanos que intentaron detener a los manifestantes.

Según el propietario de Four Barrel, Jeremy Tooker, un talachero estaba arreglando la puerta del local cuando un manifestante se acercó. El señor recibió un golpe con una barra de metal pero pudo evitar que los manifestantes destrozaran las ventanas del negocio. El señor está bien, dijo Tooker.

A medida de que los manifestantes se acercaban a las calles 14 y Valencia, destrozaron la SUV Infinity de Ronny Ghosh. Un vecino grabó el incidente en video y le dio una copia a Ghosh.

“No tienen respeto por la propiedad ni por la ley y el orden”, dijo Ghosh después de haberle mostrado el video a un periodista, en el que se puede ver a la gente rompiendo las ventas de los autos y rajando llantas.

Mientras los manifestantes se acercaron a la avenida Duboce y la calle Misión, una patrulla detuvo a otro automóvil, según Beck.

Un agente le dijo a las víctimas que estaban paradas cerca de los automóviles que la policía había recibido 500 llamadas de denuncia por daños que incluían ventanas destrozadas y llantas rajadas.

Las ventanas destrozadas de Therapy. Foto de Hadley Robinson

FSC Barber, Live Fit, las tiendas de ropa Weston Wear y Therapy, y restaurantes como Tartine Bakery, Bar Tartine, Locanda y Farina fueron blancos. Los tres ventanales de Weston Wear quedaron destrozaron.

Se aventaron bolsas de pintura a los negocios, lo que dejó grandes manchas de pintura en sus fachadas.

Una de las ventanas de Bar Tartine.

Todas las ventanas de un auto estacionado enfrente de Locanda quedaron destrozaron. Una puerta de vidrio fue destrozada en Art Zone, un negocio sobre Valencia entre las calles 15 y 16, así como las ventanas de autos. En Valencia, cerca de la calle Market, las llantas de los autos quedaron rajadas y pintaron símbolos anarquistas en las ventanas.

El restaurante Farina.

ArtZone.

Pintura en Locanda.

Weston Wear.

Un auto estacionado cerca de Locanda.

Un agente intenta limpiar una de las ventanas llenas de pintura en la Estación de Policía de la Misión.

Granaderos se movilizan en la calle Valencia.

Pintaron símbolos anarquistas en los autos.

La gente sobre la calle 14 y Valencia le avisaron a la policía.

En empleado de Locanda limpia la pintura en el restaurante.

Afuera del 299 Valencia. Algunos manifestantes se subieron por la reja, rompieron algunas ventanas y rayaron el pilar con graffiti.

Una grúa se lleva el auto de Heather Brodie.

Bar Tartine fue uno de los negocios afectados.

Los empleados de una compañía de ventanas trabajaron durante la noche para colocar tablas en donde había ventanas.