Traducido por Andrea Valencia

Los dueños de propiedades en la cuadra de numeración 2500 de la calle Misión, entre las calles 21 y 22, quieren pagar más impuestos que sus vecinos por al menos cinco años más.

Es probable que la Junta de Supervisores les otorgue su petición en algún momento del próximo mes. La ganancia del impuesto adicional y las donaciones pagan por servicios como la limpieza de la calle, la eliminación del graffiti, el mantenimiento de cámaras de seguridad y arreglos florales.

La junta del distrito maneja los impuestos y donaciones así como servicios adicionales que la junta paga. Su presupuesto para funciones del próximo año es de $85,000.

Los impuestos más altos sólo abarcan la cuadra donde se encuentra Foreign Cinema, el Hotel Elements y Medjool, un lugar en donde los propietarios han establecido un Distrito para el Mejoro Empresarial en 2005. Le han pedido a los supervisores que lo aprueben por otros cinco años más.

El supervisor David Campos elogió el programa durante la reunión del Comité de Finanzas y Presupuesto que se llevó acabo el día miércoles, lugar donde se pronunció la petición del grupo.

“Déjenme decirles que en esta difícil época económica, los recursos de la ciudad están limitados y creo que debemos pensar en maneras para crear estas asociaciones”, dijo.

Existen otros distritos de mejora parecidos a éste en otros barrios de San Francisco, como se puede ver en Union Square.

Las metas que se propusieron hace cinco años –hacer del área un lugar más “limpio, seguro y ecológico”- se han completado, de acuerdo con Philip Lesser, presidente de la junta del distrito.

Uno de los servicios clave son las cámaras de seguridad, las cuales están a disposición de las personas y operan en todo momento. Lesser le mostró a un periodista el video en vivo desde su teléfono Palm.

Desde que se instalaron las cámaras, los vendedores de droga y la gente que vendía documentos falsos dejaron de estar en la cuadra, y los que hacen rayones en las paredes han dejado en paz la propiedad, dijo. Las llamadas telefónicas de servicio al área han disminuido, y la policía ha usado el video para identificar a criminales.

Una consecuencia que no se tenía en mente es el control de calidad: alguna vez Lesser envío imágenes de video a un supervisor de un trabajador de DPW que fue filmado observando el graffiti en lugar de haberlo quitado.

Hoy día, los propietarios quieren ampliar el programa.

“Nuestra meta es que los conserjes le digan a sus huéspedes que tomen el BART, que se bajen en las calles 16 y Misión y caminen por el área para ver a dónde van los residentes del área a pasar su tiempo”, dijo Lesser. Añadió que el grupo quiere embellecer la calle Misión para que los residentes puedan sentirse orgullosos de donde viven.

No está claro si el programa ha tenido éxito en levantar los valores de bienes raíces o no, pero ha creado una estabilidad en dicha calle y en la economía actual eso es algo positivo, comentó.

El programa ha creado controversia porque aumenta los impuestos y le permite a la ciudad poner embargos preventivos en los lugares en los que los propietarios no pagan. Pero el distrito se aprobó por una mayoría de los propietarios de la cuadra, cuyo poder de votación se basa en la cantidad de propiedades que poseen.

“Les gustan los servicios pero no quieren pagar por ellos”, dijo Lesser.

El cambiar la reputación de la calle Misión es una batalla difícil, reconoció Lesser, pero él cree que la mejora en el distrito es un comienzo.

“Cuando la gente pregunta ‘¿en dónde está esa cuadra?’ ya no tengo que decir que en la cuadra de los 2500”, dijo. “Sólo tengo que decir que es la cuadra en donde están todas las plantas y todo mundo sabe donde está”.