Un Trágico Final a una Caminata de Año Nuevo

El primer día del año nuevo, Francisco de Asis Gutiérrez Álvarez salió a dar un paseo temprano por la mañana en su día de descanso. No regresó a casa.

“Sólo estaba esperando a que el semáforo se pusiera en verde para poder cruzar, y luego de repente la muerte le llegó”, dijo su hermano Orlin Gutiérrez, en un programa de radio en español llamado “Ventana a la Comunidad”.

Gutiérrez, cuyos amigos conocían por el nombre de Brayan, estaba en la esquina de la calle 21 y la avenida South Van Ness cuando un auto blanco Toyota lo atropelló. Murió al instante, así como Silvia Patricia Tun Cun, la pasajera del auto que lo atropelló.

Minutos antes, los agentes habían intentado detener a un sospechoso, identificado como David Morales de 19 años de edad, que supuestamente le había disparado a tres peatones cerca de Valencia Gardens en las calles 14 y Guerrero. Morales huyó de la policía a alta velocidad sobre la avenida South Van Ness. Se pasó una luz roja y chocó contra el Toyota blanco, el cual a su vez mató a Gutiérrez.

La semana pasada, durante el velorio de dos días más de 100 personas se reunieron para recordar al nativo de Honduras de 26 años de edad en Driscoll’s Serra Mortuary sobre las calles Valencia y 26.

Los amigos de Gutiérrez trajeron consigo playeras blancas con la fotografía de Gutiérrez impresa sobre un fondo azul y las palabras “Te recordaremos siempre”.

Diferentes imágenes de él se exhibían en una pantalla encima de su ataúd. Dos de los sobrinos de Gutiérrez señalaban las fotografías y repetían: “ese es mi tío”.

“Estoy agradecida de ver que mi hijo tenía amigos. Me hace sentir fuerte”, dijo su madre, Vilma Álvarez, mientras estaba de pie a lado del ataúd en el velatorio.

“Vengo de una familia pobre y humilde y les agradezco que hayan venido y dejado lo que sea que estaban haciendo para venir a estar con nosotros”, dijo. “Este país es duro. Sé que han hecho sacrificios para venir”.

La hermana de Gutiérrez, Griselda, quien trabajaba con él en el restaurante de la California Academy of Sciences, también expresó su gratitud por los amigos y familiares que dieron dinero para ayudar a recaudar los $15,000 que se necesitan para enviar el cuerpo de regreso a Marcovia, en Choluteca, Honduras.

“Gracias a Dios sus amigos han mostrado apoyo y nosotros como familia lo agradecemos”, dijo.

Francisco Gutiérrez vino a los Estados Unidos en 2005. Aunque su madre estaba necesitada de dinero, ahorró los $8,000 que necesitaba para traer a su hijo con ella. Álvarez esperaba que su hijo obtendría un trabajo y ayudaría a mantener a su familia. Y eso fue exactamente lo que sucedió.

Cualquiera que fuera la oferta de trabajo, Gutiérrez la aceptaba. Trabajó como pintor, conserje, mesero y preparador de comida, dijo Griselda Gutiérrez.

La familia vivía junta en una casa en la calle Allison en Outer Mission.

En la víspera de año nuevo, Gutiérrez fue a cenar a Los Catrachos Hondureños, un restaurante sobre la calle Misión cerca de la calle Cotter. Griselda Gutiérrez vio a su hermano por última vez antes de dejar la casa.

“Lo vi que se veía muy hermoso el 31. Y luego ya no lo volví a ver vivo”, dijo.

“No va a ser fácil trabajar en un lugar en el que trabajaba con él”.

El 31, Gutiérrez habló por teléfono e intercambió mensajes de texto con Yolany García, su exnovia.

“Me preguntó si había hecho tamales porque quería unos de los que había cocinado”, dijo García. “Le encantaban los tamales, pero no había hecho nada porque tenía que trabajar al día siguiente”.

García no lo había visto en ocho meses, pero tenía recuerdos bonitos del tiempo que pasaron juntos.

“Compartimos momentos muy bonitos y cuidaba mucho de mi hija. Su familia y su mamá me quieren mucho. Y aunque estábamos separados, ha dejado un hueco en mi corazón”.

La hija de García, Sysy, declaró que él había sido como un padre para ella.

Afuera de la sala donde lo estaban velando había dos mesitas. Una de ellas tenía fotografías de un Francisco Gutiérrez sonriente y otra con su comida favorita: pan dulce, café y tamales de puerco y gallina.

Share!FacebookGoogle+PinterestRedditLinkedInEmail

Filed under: En Español

4 Comments

  1. griselda gutierrez

    Te amare por siempre te extraño, mucho,,fuistes especal y lo seras

    • Karen Castro

      Dios les de mucha fuerza a toda la familia Gutierres! Es duro eso q le paso a ese muchacho tan joven! Pero Dios de encargará de hacer justicia. Descanse en paz amigo y compatriota! :’(

      :’( </3 Q.D.D.G Brayan

  2. griselda gutierrez

    Mi hermanito,,

Comments are closed.