Fallece Jessica Lum: Periodista, Editora y Fotógrafa

Foto de Diana Jou

Foto de Diana Jou

Jessica Lum, periodista y editora de Mission Local, falleció la mañana del pasado 13 de enero. Lum tenía 25 años de edad. Todos la conocíamos como Jess, aficionada a la tecnología, al fútbol americano, su familia y la fotografía. Lo que muchos no sabían es que en diciembre de 2008, dos años antes de que comenzara su maestría en la escuela de periodismo de UC Berkeley y mientras era alumna en UCLA, Jess había sido diagnosticada con un cáncer inusual.

En la navidad de 2008, Jess escribió sobre su enfermedad en Facebook.

“Para ser perfectamente honesta, odio la situación en la que estoy: estoy muriendo. No importa lo que haga, la verdad es que estoy muriendo. Este cáncer seguramente me matará en pocos años si no es que antes” (Cita de Modesto Bee)

Para cuando llegó a Berkeley en el otoño de 2010, Jess no tenía síntomas y se las había arreglado para librarse de casi todas las publicaciones en línea, para que sólo pocos supieran que estaba gravemente enferma. Nadie lo hubiera adivinado.

La originaria de Sacramento se entregó por completo a la maestría. Algunos alumnos intentan escaparse de la tarea de difusión a la comunidad; no obstante, Jess lo convirtió en una oportunidad para crear una nueva serie de retratos: Mission Bikes.

Los alumnos se distribuyen al azar entre los sitios hiperlocales de la escuela, pero Mission Local se encuentra del otro lado del puente, algo que a Jess le importó muy poco. Jess se quedó en Mission Local los dos años de escuela trabajando fines de semana como editora y como asesora de proyectos multimedia. Su fotografía callejera refleja su amor por la variedad de residentes del barrio así como su habilidad de poder hablar con cualquiera.

Mission Local pudo haber sido suficiente para mantener ocupada a la mayor parte de la gente, pero Jess tenía muchos intereses que evitaron dejarla atada. Jess fue a Corea del Sur con su clase de video y produjo para el Washington Post.

Su proyecto de maestría se trató de varios viajes de fin de semana a Slab City. Al final, creó un sitio web ganador de imágenes y videos sobre aquéllos que deciden salirse del sistema para vivir en el desierto ocupado del sur de California. Para financiar su proyecto, creó una exitosa campaña en Kickstarter.

Jess se las arregló para mantener una vida social y en agosto se comprometió con Christopher Tanouye, un joven que permaneció a su lado durante la enfermedad.

Desde el principio, Mission Local se benefició de sus talentos. En su primer semana de escuela, Jess produjo un artículo de contribuciones a campañas para la Proposición 19 y las actualizó durante el periodo electoral.

Siendo admiradora del fútbol americano, se dio cuenta que Mission Local a menudo no cubría eventos locales de deportes, por lo que decidió escribir sobre el equipo de fútbol americano de la Preparatoria Misión. Junto con Lisette Mejia, otra alumna que también se convirtió en editora, creó la pieza interactiva: “Meet the Mission High School Football Team”.

Ese otoño, mientras los Osos se acercaban al juego de campeonato de la ciudad, Jess se ofreció a posponer el día de gracias con su familia si el equipo llegaba a la final. El titular sobre el resultado de la semifinal fue tanto un reflejo de sus emociones como lo fue una pérdida: “Mission Bears Lose in Heartbreaker Semi-Final Against Balboa”.

Jess tenía un sentido visual artístico y una habilidad técnica para el diseño por lo que asesoraba en el sitio y a menudo mandaba correos electrónicos para decir algo así como “estoy trabajando un poco en la foto de fulano para que se vea más nítida”.

Le encantaba el trabajo colaborativo, y cuando regresé una vez después de haber estado de viaje y la felicité sobre la producción de Heart Murmur in the Mission, me corrigió. Sí, ella había hecho el código del diseño, pero la idea de la apariencia surgió en una reunión con la clase completa.

Jess era inmensamente considerada y entendía las cosas pequeñas que hacen que la vida en una oficina sea tolerable. Recuerdo haber llegado un día a mi oficina. “Hay helado en el congelador”, dijo. Era chocolate mexicano con cacahuates con sal, uno de los favoritos por aquí.

“Fantástico”, escribió en una publicación de un viernes que tenía un enlace a un artículo de NPR: “¿Qué empacar para un viaje de siete años?

“Me comeré estos sin resentimiento”, escribió en una publicación del 9 de enero con una fotografía de una pila de galletas Oreo.

Fotografía de la imagen que Jessica Lum tomó en Instagram.

El 10 de enero, publicó una fotografía sombría de un reloj, seguramente en su cuarto de hospital. La leyenda: La hora.

Jess tenía muy poco tiempo.

Le sobreviven su madre, Anna Lum, su padre Bob Lum; su hermana, Bethany Ayres; su prometido Christopher Tanouye; una abuela, cuñado, sobrinos y una sobrina así como varias tías, tíos y primos. En los últimos meses, se complació en publicar fotografías de su familia en Facebook.

 

Filed under: En Español

Comments are closed.