Victor Gomez comes to the Mission Food Hub two to three times every week so he can feed his family. Photo by Juan Carlos Lara.

¿Existe alguna solución para pagarle a los caseros en reducciones arrendatarias?

Víctor Gómez renta un estudio por $2,000 mensuales donde habita con su pareja, sus dos hijos y el hermano de su pareja. Antes de covid, solía trabajar tiempo completo en remodelaciones de interiores, pero con la aparición del virus, la mayor parte de los clientes prefiere no tener a trabajadores dentro de la casa.

Al día de hoy, Gómez le debe a su casero más de $10,000 aunque sin poder tener trabajo seguro, confiesa no tener idea de cuánto más crecerá su deuda o cuánto tiempo le podrá tomar saldar la deuda. 

Gómez menciona que su casero le ha propuesto establecer un plan de pago una vez que él retome su trabajo, “Pero aun así, no puedo dejar de pensar en la deuda…Además, va en peor”, dijo Gómez.

Actualmente, miles de residentes viven una realidad muy parecida a la de Gómez; algunos trabajan menos horas que antes y otros se han quedado sin empleo  por completo,  lo cual solo hace que la deuda siga creciendo mes con mes. 

De acuerdo con la Oficina del Analista Legislativo y Presupuestario de San Francisco, en su informe del pasado mes de octubre, hubo una cantidad de entre $13.5 millones y $33.2 millones en alquileres residenciales que no se pagaron entre los meses de abril a septiembre. Si dicha cifra se mantiene constante hasta diciembre, San Francisco tendrá entre $122 y $294.3 millones solo en deuda por alquiler residencial para el año 2021.

“La cifra podría ser baja porque el alquiler impago probablemente haya aumentado desde septiembre”, dijo Fred Brousseau, director de análisis de política de la Oficina del Analista Legislativo y Presupuestario.

“Inicialmente,  un gran número de personas contaba con recursos personales disponibles”, dijo Brousseau, en referencia a ahorros personales o préstamos entre familiares. “Se convierte en una cifra más desalentadora a medida de que pasa el tiempo porque uno sabe que esos recursos se van a acabar”. 

Brousseau también mencionó que los inquilinos necesitarán un largo plazo para poder saldar su deuda una vez que puedan reanudar los pagos del  alquiler. Además, es inevitable que haya cierto grado de condonación del alquiler, dijo.

“Seguramente habrá varios arreglos de pago para que se recupere parcialmente o se pague en el transcurso del tiempo”, dijo Brousseau. “Pero no veo posible que se pueda saldar toda la deuda”.

En el caso de Gómez, suponiendo que volviera a trabajar a tiempo completo a partir de hoy, y si pagará un $250 adicionales cada mes al propietario para amortiguar la deuda, (lo que para muchos es insostenible), aun si fuese posible, le tomaría más de tres años eliminar la deuda.

Scott Weaver, voluntario del Sindicato de Inquilinos de San Francisco y abogado supervisor del  Eviction Defense Collaborative, ha manifestado que muchos residentes con situaciones financieras similares a la de Gómez podrían declararse en bancarrota para eliminar la deuda.

“Mucha gente no quiere considerar la opción de la bancarrota”, dijo Weaver. “Ven el estigma y no los beneficios de declararse en bancarrota”.

Weaver fue claro al mencionar que la bancarrota no es una solución para todos, pero los residentes que enfrentan deudas masivas y que no cuentan con un plan claro de pago, podrían estar mejor si eliminan su deuda aunque ello signifique esperar siete años para que la bancarrota desaparezca de su historial crediticio.

Por otra parte, Weaver también lo ve como una forma de que los inquilinos permanezcan en su donde habitan.

El proyecto de ley de la asamblea 3088, que estableció la moratoria en desalojos en California, establece que los propietarios pueden comenzar a demandar a los inquilinos por alquiler impago a partir del primero de marzo, lo que podría resultar en una una orden judicial que los obligue a pagar.

“El casero podría obtener un fallo en su contra, y si se declara en quiebra, el fallo se anulará”, dijo Weaver.

Asimismo, Weaver explicó que los residentes que están siendo demandados podrían usar la amenaza de quiebra como un medio para ganar cierta influencia y poder negociar un plan de pago. Por otra parte, con la disminución actual de la demanda de alquileres en San Francisco, los propietarios podrían estar más atentos a admitir a inquilinos.

“Los alquileres en la ciudad están bajando significativamente, por lo que los inquilinos estarán en una mejor posición para negociar, incluso si no han estado pagando”, dijo Weaver. 

Sobre este aspecto, es posible que un inquilino ni siquiera necesite usar la amenaza de quiebra como solución.

Charley Goss, quien está a cargo de asuntos gubernamentales y comunitarios en la Asociación de Apartamentos de San Francisco, dijo que los propietarios están tratando de retener a los inquilinos.

“Lo que hemos visto es que la gente está tratando de retener a sus inquilinos. Es realmente difícil cubrir las vacantes en este mercado … estamos tratando de ser lo más indulgente posible “, dijo Goss. Y esto puede significar una salida ante la crisis.

Mission Local reportó en un artículo sobre alquileres residenciales en San Francisco, que había inquilinos que estaban obteniendo descuentos de $150 a 300 al mes.  Si un inquilino como Gómez puede negociar un nuevo contrato de arrendamiento pagando $250 menos al mes, pero abonando $250 mensuales a la deuda, básicamente estará  pagando la misma cantidad de renta.

La Asociación de Apartamentos de San Francisco, que representa a los propietarios, encuestó a 172 de sus miembros, que representan cerca de 4,741 unidades residenciales. La encuesta mostró que el 11,8% de los inquilinos no pudo cumplir con parte o la totalidad del pago del alquiler de diciembre.

En la misma encuesta, el 56,9% de los propietarios manifestaron haber recibido una solicitud de reducción de alquiler temporal o permanente y el 54,4% las concedió.  Por otra parte, comparativamente, sólo el 4,4% de los propietarios recibió algún tipo de condonación o aplazamiento en el pago de sus prestamistas.

Weaver y Goss especularon que en caso de que los propietarios no puedan recuperar las deudas de los inquilinos y los bancos no estén dispuestos a trabajar con ellos,  los propietarios más pequeños podrían quedar fuera del negocio.

“Habrá algunos propietarios que no podrán permanecer en el negocio”, dijo Weaver, “y los intereses más grandes controlarán cada vez más las viviendas”.

“Creemos que un propietario que es local, que tiene inversiones, que tiene una relación con los inquilinos es un mejor propietario para los inquilinos que un fideicomiso de inversión en bienes raíces como Blackstone”, dijo Goss.

Brousseau, Goss y Weaver señalaron otra solución al creciente problema: “la condonación del alquiler”, preferiblemente  por medio de fondos estatales y federales.

En San Francisco, el programa de Estabilización de Vivienda Give2SF, de la Oficina de Vivienda y Desarrollo Comunitario de la Alcaldía, ha asignado casi $6.5 millones para asistencia de alquiler, desembolsados ​​a través de cinco organizaciones comunitarias, con un pago promedio de $4,500 por hogar, según el informe de Brousseau. Sin embargo, la demanda de solicitudes llegó a casi 9,000.

En un informe actualizado del programa publicado por la oficina del Contralor de San Francisco el ocho de enero, se lee: “1,443 solicitudes priorizadas están en proceso de recibir hasta $5.8 millones en asistencia combinada”.

No obstante, estas cifras no han cambiado desde la última actualización publicada el 4 de noviembre, lo que significa que no se han seleccionado nuevos aspirantes para recibir asistencia desde hace dos meses. Algunos miembros de la comunidad también objetaron los requisitos para recibir asistencia.

Aun si los fondos se desembolsan de manera oportuna, los $6.5 millones disponibles son solo una fracción de los casi $42 millones destinados para solicitudes que recibió el programa y una fracción aún menor de los cientos de millones adeudados.

A nivel estatal, el asambleísta demócrata de San Francisco David Chiu, presentó el Proyecto de Ley de la Asamblea 16 en diciembre,  en el cual se establecería un programa de asistencia para el alquiler en California llamado Programa de Estabilización de Vivienda Asequible para Inquilinos, Pequeños Propietarios, lamentablemente, el proyecto de ley tiene pocos detalles hasta ahora.

El proyecto de ley de ayuda federal aprobada en diciembre incluye $25 mil millones en asistencia para el alquiler y según documentos del Departamento del Tesoro, se muestra que California podría obtener hasta $2,6 mil millones, pero no está claro cuánto llegará a San Francisco. Y si el dinero se desembolsa a través del Programa de Estabilización de Vivienda, no está claro cuánto tiempo tardará el dinero en llegar a manos de los residentes.

“Es como si estuviera a punto de desatarse una lluvia de mierda –esa es la única forma que se me ocurre para describir la situación”, dijo Weaver.

Juan Carlos Lara

Juan Carlos Lara covers business and development in the Mission. Juan Carlos, a San Francisco State alum, is as much a photographer as he is a writer and previously worked as the campus news editor at...

Join the Conversation

2 Comments

  1. Estamos en una situación muy difícil .. yo no tengo trabajo y debo $8000 de mi renta lo poco que tengo de dinero lo ocupo para comprar comida y billes pequeños … estoy muy estresada .

    1. Claudio: Lamento mucho escuchar esto. Hay muchas personas en situaciones difíciles, pero también hay personas que pueden ayudar. Aconsejaría ir al centro en 701 Alabama Street para recoger comida (lunes, miércoles y viernes), pero también para hacer una cita y hablar con alguien sobre la asistencia de alquiler. También, Causa Justicia en el edificio de MEDA – 19th y Mission. Lydia

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *