Chief Bill Scott.

Traducción por: Anabelle Garay

El Departamento de Policía de San Francisco está en proceso de cambiar la política de uso de fuerza específicamente en prohibir que los oficiales usen maniobras de inmovilización en las cuales se aplica la rodilla, o cualquier otra herramienta o parte del cuerpo sobre el cuello de la gente.

El departamento también ha destacado una política existente del departamento que requiere que los oficiales “intervengan” cuando ven a un compañero usando fuerza excesiva.

La medida llega un poco más de un mes después de que Derek Chauvin, un policía de Mineápolis, haya puesto la rodilla sobre el cuello de George Floyd por más de ocho minutos habiendo matado a Floyd mientras otros tres oficiales observaban el suceso. La medida llega también después de un video en el que se observa a un policía de San Francisco que aparenta usar la maniobra en un muchacho de 19 años en Hunters Point, en enero.

Mientras miles de personas marchaban por las calles de San Francisco en protesta por el asesinato de Floyd y el injusto desempeño de la policía, el jefe Bill Scott dijo en una reunión de la Comisión de Policía del 3 de junio que habría cambios. El viernes pasado, el departamento publicó un borrador con dichos cambios que serán sometidos a votación en la reunión de la Comisión de Policía.

El portavoz de la policía, el sargento Michael Andraychak, se negó a comentar si la medida fue una reacción directa a lo sucedido con Floyd o al video de enero.

“A luz de la reciente atención a las técnicas de control que utilizan las fuerzas del orden público que resultan en fallecimiento o lesiones”, el supuesto boletín del departamento agrega secciones que prohíben el “uso del control físico” de la cabeza, el cuello o la garganta.

“Los oficiales no podrán ejercer presión al utilizar cualquier otra herramienta de fuerza, control físico o armas personales, u otras técnicas sin armas como la rodilla, otra parte del cuerpo sobre la cabeza, el cuello o la garganta de una persona mientras efectúan el arresto de una persona para evitar resistencia o evitar el escape a menos que surjan circunstancias apremiantes ”, según dice el cambio propuesto (énfasis nuestro).

“Circunstancias apremiantes” significa emergencias en las que un oficial percibe un peligro inmediato contra ellos u otra persona. Incluso en estas circunstancias, según el cambio de reglamento propuesto, el oficial debe evaluar continuamente si es necesario continuar el uso de ese tipo de fuerza, detenerse lo antes posible, evaluar la condición médica de la persona y “hacer todo lo posible para evitar el contacto con, o presionar la tráquea o la vía respiratoria de la persona … “

El boletín también les dice a los oficiales evitar que le ordenen a los detenidos que se sienten o se acuesten en el suelo,” a menos de que se trate de una circunstancia apremiante”.

Además de estos cambios, el boletín recomienda que los oficiales intervengan si saben que un oficial está a punto de usar, o está usando, fuerza innecesaria. Esto es un cambio ya incluido en la política de uso de fuerza del SFPD. “Los oficiales deben informar de inmediato a un supervisor de cualquier uso de fuerza innecesario y los esfuerzos realizados para intervenir”, dice el reglamento.

También le aconseja a los oficiales revisar la parte del reglamento que prohíbe los estrangulamientos y la “restricción carótida”, una maniobra de inmovilización que impide que la sangre llegue al cerebro, deja a una persona inconsciente y es potencialmente mortal.

Además, si la Comisión de Policía aprueba las modificaciones, el reglamento de uso de fuerza pasará a denominarse como “reglamento del uso de la fuerza y ​​control adecuado de una persona”.

“Queremos ser claros para que no haya dudas en la mente de nadie sobre lo que se puede y no se puede instituir por medio de la fuerza en el cuello”, dijo Scott.

Actualización, 3 de julio: 

En la reunión del miércoles por la noche, la Comisión de Policía aprobó de manera unánime la nueva política sobre el uso de fuerza y optó por no permitir que el sindicato de policías opinara antes de tomar la decisión a favor del cambio.

El sindicato, San Francisco Police Officers Association, dijo hoy que están listos para tomar una postura legal agresiva.

“Esta mañana le indique a nuestros abogados a asesorarse sobre todas la opciones legales y tomar la postura legal más agresiva en responder al trato irrespetuoso por parte de la Comisión de Policía contra el departamento de policías y nuestra membresía”, escribió Tony Montoya, presidente del sindicato, en un correo electrónico a los policías el viernes por la mañana.

Mission Local ha estado cubriendo los esfuerzos de reforma policial de manera constante desde 2016. Si desea mantenernos en ello, y aún no lo ha hecho, por favor apóyenos ahora.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *