Mayor London Breed. Photo by Abraham Rodriguez

Traducción por: Neus Valencia

El jueves, la alcaldesa London Breed anunció una serie de reformas similares a otros intentos de reforma con los que lleva lidiando el Departamento de Policía de San Francisco desde hace tres años. No obstante, la alcaldesa añadió una nueva propuesta: limitar la respuesta del departamento de policía a llamadas no relacionadas con delitos.

“Se ha derramado mucha sangre, sudor y lágrimas, que nos han llevado hasta este momento”, dijo Breed durante un panel matutino sobre reformas policiales que ella organizó el jueves. “Y es por eso que quiero que seamos muy deliberados en nuestro uso de esta promoción, con esta energía, para lograr un cambio real”.

El plan de Breed intenta poner fin a la respuesta policial ante “actividades no delictivas”. Dijo que durante el próximo año, el gobierno de la ciudad trabajará para crear un “plan de respuesta sistemática” que conectará los servicios comunitarios y municipales para responder a llamadas que tienen que ver con crisis, personas en situación de calle y otras llamadas no relacionadas con delitos. También tiene como objetivo reducir la necesidad de “intervenciones policiales armadas en las escuelas”.

Y, en general, el plan de Breed refleja el compromiso que hizo a principios de este mes de redestinar los fondos del Departamento de Policía de San Francisco a organizaciones en apoyo a la comunidad afroamericana.

Sin embargo, muchas de las otras propuestas de reforma que plantea Breed, especialmente las relacionadas con “enfrentar las prácticas discriminatorias de los policías y fortalecer la rendición de cuentas”, llevan años siendo impulsadas y se encuentran entre las 272 recomendaciones del Departamento de Justicia, de las cuales únicamente se han logrado establecer 60.

Phelicia Jones, fundadora de Wealth and Disparities in the Black Community – Justice 4 Mario Woods, dijo que Breed debería prestar atención a las 272 recomendaciones del Departamento de Justicia.

“Eso fue lo que le prometió hacer a los ciudadanos de San Francisco hace más de tres años – no sólo a la comunidad afroamericana, sino a todos los residentes de San Francisco”, dijo Jones. “Esa fue una promesa que tiene que cumplir, pero el departamento de policía es demasiado lento. Necesitan de supervisión”.

Al mismo tiempo, Jones celebró la propuesta de Breed acerca de redestinar el presupuesto de la Policía de San Francisco a la comunidad afroamericana, que ella cree es la que más lo necesita. “La comunidad afroamericana es la que más ha sufrido, y continúa sufriendo”, comentó Jones.

No obstante, algunas de las recomendaciones de la alcaldesa ya se están logrando, como la de ordenar “al Departamento de Responsabilidad Policial que indague más allá de los casos individuales relacionados con mala conducta, ejerciendo sus facultades jurídicas dentro del Departamento para evaluar los patrones y las prácticas discriminatorias dentro de la Policía de San Francisco”.

El Departamento de Responsabilidad Policial ha estado evaluando las prácticas discriminatorias dentro de la SFPD, ha formulado recomendaciones continuas y a menudo se ha enfrentado a la resistencia de los funcionarios del departamento de policía.

“En general, parece como si la alcaldesa de la ciudad apenas está empezando el proceso de reforma, en lugar de que parezca que ya ha estado trabajando [activamente] en ello”, dijo John Crew, abogado jubilado de la Unión Americana de Libertades Civiles que lleva décadas dando seguimiento a la reforma policial de San Francisco.

“Lo que vemos es una declaración – más promesas – completamente fuera del contexto de todo lo que hemos hecho”, dijo Crew. “Y eso es extremadamente desalentador”.

De hecho, el Departamento de Policía de San Francisco ya está en un proceso de reforma que comenzó desde que el Departamento de Justicia de EE.UU. emitió las 272 recomendaciones en octubre de 2016.

El Departamento de Justicia del Estado, que asumió la supervisión en 2018, criticó al departamento a principios de marzo por avanzar demasiado lentamente en la aplicación de esas reformas. En ese entonces, el Departamento de Justicia informó que la SFPD ha implementado apenas 40 por ciento de las reformas. El jefe de policía Bill Scott dijo el jueves durante el panel que el departamento ya ha logrado implementar alrededor de 60 de las reformas.

En muchas de las recomendaciones de la alcaldesa se pide al departamento que comience a trabajar en cuestiones con las que lleva lidiando durante años, como el “fortalecimiento” del “sistema de intervención oportuna” del departamento, un sistema que alerta a los superiores sobre comportamientos problemáticos. El departamento ha empleado a sabiendas un sistema defectuoso durante casi un año y todavía no ha sido cambiado.

Otras de las medidas anunciadas por la alcaldesa, como “mejorar el intercambio de información entre los departamentos”, “mejorar los sistemas de capacitación”, e “identificar y detectar factores que indiquen que hay prácticas discriminatorias”, fueron vagas y se anunciaron sin detalles, y la mayoría ya están incluidas en el informe del Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés) con recomendaciones específicas.

A principios de marzo, el departamento ya había implementado unas seis de las 17 recomendaciones contra prácticas discriminatorias del DOJ. El departamento aún no ha logrado implementar las más importantes, como atender “las prácticas de la organización que reflejan prácticas discriminatorias explícitas e intervienen con respuestas disciplinarias firmes y oportunas”.

En mayo, la Comisión de Policía aprobó un proyecto inicial de una política de “policía sin prejuicios”, elaborado durante años por politólogos, miembros de la comunidad y policías. Ahora se ha entrado en un proceso de negociación de reunirse y consultar con la Asociación de Policías de San Francisco, el sindicato de los policías, un proceso que puede debilitar las reformas.

No está claro dónde encaja el plan de Breed en lo que ya está sucediendo y cómo intentará fortalecer los esfuerzos de las tantas personas, entre ellos policías, que han estado trabajando en estas reformas.

El “sistema de ruta” como lo llamó Breed también intenta que la “SFPD y la Comisión de Policía… fortalezcan su deber afirmativo de proponer políticas y vincular cualquier violación disciplinaria de manera transparente”.

Sin embargo, recientemente, Breed presionó para que hubiera una Comisión de Policía más moderada, nominando a Geoffrey Gordon-Creed, quien una vez representó a los policías cuando era fiscal municipal adjunto, así como a Nancy Tung, una ex candidata a fiscal de San Francisco que recibió una donación de la reaccionaria Asociación de Policías de San Francisco, conocida como la candidata de “la ley y el orden”.

La Junta de Supervisores rechazó la candidatura de Tung el martes, Gordon-Creed se retiró de la contienda cuando se dio cuenta de que no iba a reunir los votos, y le pidieron a Breed que nominara a candidatos mejor preparados en cuanto al tema de reformas. Breed aún no ha propuesto nuevas nominaciones.

Crew dijo que para que las nuevas reformas de Breed sean significativas, la alcaldesa primero debería intentar entender por qué el departamento no ha logrado aún implementar las reformas a lo largo de tres años.

Y, sabiendo que ha llevado años lograr apenas una fracción de las reformas del DOJ, la alcaldesa debería actuar más rápidamente. “Que fije un plazo”, dijo Crew. Si el departamento no puede cumplir dichos plazos, el gobierno de la ciudad debería solicitar una supervisión federal independiente.

Mission Local ha estado cubriendo continuamente las reformas policiales que se han intentado desde 2016.  Si desea que sigamos haciéndolo, por favor apóyenos si aún no lo ha hecho.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *