Traducción por: Neus Valencia

Los negocios minoristas comenzaron a reabrir con servicio para recoger en tienda desde el lunes, dando inicio a la “Fase 2” de la reapertura gradual de San Francisco. Es posible que pronto se relajen más de las restricciones, incluyendo las que regulan a escuelas, oficinas y servicios de tiendas minoristas en los interiores.

No obstante, la apertura de la economía depende más de si la curva se mantiene plana durante las próximas dos semanas, y “la gente continúa siguiendo las medidas de distanciamiento social, higiene y uso de cubrebocas”, dijo el Dr. Grant Colfax, director del Departamento de Salud Pública de San Francisco durante una discusión pública en línea con la alcaldesa London Breed el lunes por la mañana.

Colfax dijo que en las próximas “dos a cuatro semanas” podría darse el tránsito a la siguiente fase en San Francisco conforme a los lineamientos de reapertura del Gobernador Gavin Newsom – quien considera que las escuelas, oficinas, servicios de guarderías y servicios de tiendas minoristas en interiores podrían ser “adaptados” para reabrir – si todo va bien con la fase actual, que permite que sigan los servicios para recoger productos en establecimientos, así como el sector manufacturero.

Colfax dijo que es probable que no se reabran al mismo tiempo todas las categorías denominadas por el gobernador como la “Fase 2b”, que son las escuelas, oficinas, comercio minorista y guarderías, pero aun así mencionó que el proceso comenzará más pronto que tarde.

“Creo que, en general, podemos anticipar otras dos o cuatro semanas de observación de los datos, y seguir aprendiendo de lo que hemos aprendido” de la actual fase de reapertura, dijo Colfax.

Breed habló de lo que eso significa para la fase tres: cines, iglesias, estéticas y restaurantes. “Seguimos discutiendo el tema de estos establecimientos incluso a un mes de distancia”, dijo.

“Por lo menos, sí”, respondió Colfax.

Breed y Colfax ni siquiera tocaron el tema de la “Fase 4”: grandes reuniones de personas como eventos deportivos, conciertos y convenciones.

Advirtieron que cualquier progreso depende de muchos factores: un número estable o decreciente de casos y muertes, que haya más que suficientes camas de hospital, poder realizar pruebas a 1,600 personas por día, un sólido rastreo de contactos y un suministro de equipo de protección personal para 30 días.

Y si no tenemos cuidado, dijo Colfax, podríamos perder todo el progreso, sin importar la fase. “Mientras seguimos trabajando para entrar en esta nueva fase de reapertura gradual”, dijo, “es realmente importante enfatizar que, si bien nos sentimos esperanzados, la situación puede cambiar rápidamente”.

“Cuando este virus despega”, continuó, “despega muy rápido”.

Si usted lee nuestros reportajes a menudo, le pedimos que nos apoye. Dependemos de ustedes.