Traducción por: Neus Valencia

Una persona que se aloja en el Centro de Navegación en 13th Street ha dado positivo para COVID-19, dijo el jueves el Departamento de Personas sin Hogar y Viviendas de Apoyo.

En este momento, la persona no se encuentra en el Centro de Navegación, “su condición es buena y, actualmente, se está recuperando en un hotel para aislamiento”, anunció el departamento.

Como respuesta al caso de la prueba positiva, el Departamento de Salud Pública envió a un médico y personal de salud al albergue de personas sin hogar para realizar exámenes de detección de síntomas y tomar la temperatura en todos los residentes del lugar. Cualquier persona que muestre síntomas será analizada para detectar la enfermedad e inmediatamente será trasladada a un hotel para aislamiento, señaló el departamento. Asimismo, se está examinando al personal del albergue.

El Centro de Navegación, compuesto de una estructura de tienda de 150 pies de largo y 60 pies de ancho, ubicado en la calle 13 y la avenida South Van Ness, cuenta con 186 camas y con un equipo de limpieza que está desinfectando el albergue.

El departamento encargado de supervisar los servicios para personas sin hogar dijo que el miércoles se enteró por el Departamento de Salud Pública (DPH, por sus siglas en inglés) que la persona dio positivo.

“Llevamos semanas preparándonos para esta situación, el HSH y el DPH se están encargado de la atención médica y apoyo para el paciente”, dijo Abigail Stewart-Kahn, directora interina del Departamento de Personas sin Hogar y Viviendas de Apoyo (HSH, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, desde apenas el 22 de marzo, el departamento no había proporcionado los protocolos a los operadores de los albergues en caso de que un residente del albergue diera positivo. Días más tarde, el departamento decidió dejar de aceptar nuevas personas en los albergues y redujo las estancias de una noche en un esfuerzo por facilitar el distanciamiento social y prevenir la interacción. No obstante, incluso en aquel momento, los operadores no habían estado examinando a los pacientes de manera sistemática, además de que no contaban con los insumos básicos y esenciales como los termómetros, los equipos de protección y materiales de limpieza.

Shari Wooldridge, directora ejecutiva de St. Vicent De Paul, que opera el Centro de Navegación, dijo que la persona había estado residiendo en el albergue por un tiempo y dio positivo durante una prueba de rutina realizada a la entrada cuando la persona regresaba al albergue después de atender unos asuntos. “Estamos examinando a todos a medida que entran y salen”, dijo Wooldridge, señalando que la gente aún no duerme manteniendo seis pies de distancia, pero que el personal estaba trabajando para que esto pudiera ser posible pronto.

“Esta es una señal de alerta importante”, dijo Jennifer Friedenbach, directora ejecutiva de la Coalición para Personas sin Hogar (Coalition on Homelessness), refiriéndose a la prueba positiva en el Centro de Navegación. “Habíamos estado diciendo que iba a suceder, y ya sucedió. Se sospecha que todas las personas en el Centro de Navegación han sido expuestas, de las cuales casi todas son de frágil salud.

“¿Por qué no estaban en los hoteles?”, continuó. “¿Por qué hemos dejado que esto suceda?”

A pesar de que la Junta de Supervisores y los defensores de las personas sin hogar han estado pidiendo y abogando para que se traslade en masa a la población sin hogar a habitaciones de hotel vacías, hasta ahora, el gobierno de la ciudad solo se ha enfocado en reubicar a las personas sin hogar con problemas de salud y mayores de 60 años, así como a aquéllos que han dado positivo.

A partir del miércoles, dicha cantidad era de 123 personas, aunque no está claro qué porcentaje son casos positivos y cuántos están simplemente “siendo investigados”. Chandra Johnson, portavoz de la Agencia de Servicios Humanos, no pudo dar el desglose preciso, pero dijo que el 90 por ciento de las personas en los hoteles eran personas sin hogar y que los demás vivían en lugares donde resultaba difícil ponerse en cuarentena, como un hotel con habitaciones individuales que comparten los baños.

A Friedenbach no le sorprende que muchas personas sin hogar ya han dado positivo o estén esperando resultados; sin embargo, el gobierno de la ciudad no ha tenido la iniciativa de reportar esto.

El día de hoy, el gobierno de la ciudad comenzó a trasladar a sus primeros residentes a corto plazo a un albergue redestinado con 400 camas en el centro de convenciones Moscone West, como parte de un esfuerzo para crear un albergue que permita a las personas sin hogar vivir de forma menos apretada.

Sin embargo, actualmente, según Friedenbach: “Todavía se encuentran en esos albergues donde duermen uno encima del otro”, y, en el Centro de Navegación en el que un residente dio positivo: “No se está practicando el distanciamiento social. No es posible, a menos que saquen a la gente a la calle”.

Joe Eskenazi contribuyó a este informe.