Photo by Alison Le Roy

Traducción por: Neus Valencia

En las funerarias, el proceso cotidiano de luto se ha visto interrumpido por el COVID-19.

Debido a las medidas de precaución, las ceremonias deberán limitarse a 10 personas con un tiempo de visita de 30 minutos. San Francisco Columbarium ya no está recibiendo visitas.

Las funerarias han tenido que reinventar sus procesos para abordar problemas como la identificación de cuerpos y otros servicios a través de medios digitales; han pospuesto servicios hasta el próximo año, y han establecido un estricto distanciamiento social, así como que las personas esperen en sus vehículos cuando esperan su turno a entrar a la casa funeraria.

La abundancia de precaución es necesaria: En un funeral que se realizó en febrero en Albany, Georgia, hubo un contagio masivo que eventualmente afectó a más de 900 personas.

En la costa este, las funerarias han tenido que duplicar su capacidad para almacenar restos humanos debido al gran número de fallecimientos debido a COVID-19. Al mismo tiempo, han tenido que garantizar los debidos cuidados que se deben tener al manejar cuerpos que han tenido enfermedades infecciosas.

Por otra parte, según Amanda Gómez, directora de la funeraria Driscoll, existen entre 25 a 30% de asuntos de repatriación que no podrán realizarse porque, por el momento, el consulado está cerrado y no hay vuelos internacionales.

Follow Us

Julian grew up in the East Bay and moved to San Francisco in 2014. Before joining Mission Local, he wrote for the East Bay Express, the SF Bay Guardian, and the San Francisco Business Times.

Leave a comment

Please keep your comments short and civil. We will zap comments that fail to adhere to these short and very easy-to-follow rules.

Your email address will not be published.