Después de estar cuatro años en el negocio, la concesionaria Hyundai en la calle 16 y la avenida South Van Ness cerró el mes pasado. Su partida deja a la Misión, que alguna vez fue conocida por ser un “corredor automovilístico”, con solo una concesionaria en el barrio y cuatro terrenos altamente codiciados recién disponibles.

Los cuatro terrenos, que alguna vez fueron una sala de exhibición, un estacionamiento y un taller de servicio para la compañía coreana están en el mercado arrendatario. Las propiedades, que tienen un total de más de 12,000 pies cuadrados, se podrían rentar individualmente, o a $30,000 los cuatro, dijo Benjamin Durham, agente de bienes raíces que representa al dueño. Tres de los cuatro lotes podrían convertirse en condominios bajo la zonificación de las áreas, pero el taller mecánico debe permanecer como industrial. No obstante, el propietario no está interesado en vender, agregó.

“Mucha gente está vendiéndolos a los constructores. Nosotros no”, dijo Durham. “Ya veremos qué llega”.

Los propietarios, la familia Albera, solía tener una concesionaria Jeep antes de cerrar en 2008, y no tienen interés en vender por el momento porque están apegados al edificio, según Durham.

No está claro qué hizo que Hyundai se fuera, ya que los exdueños de la concesionaria se negaron a comentar para este artículo. Las ventas de autos han aumentado 8.7 por ciento en el área de la bahía desde el año pasado y en todo California ha habido 15 trimestres consecutivos de crecimiento, según muestran las cifras de la Asociación de Concesionarias de Autos Nuevos de California.

No obstante, las concesionarias en San Francisco tienen que luchar contra la falsa percepción de que sus autos son más caros que el de los lotes suburbanos. Las altas rentas y el limitado mercado de bienes raíces significa que no es probable que otra concesionaria regrese a la Misión, dijo Andy Heston, propietario de Royal Automotive Group.

“Mi abuelo comenzó el negocio en la Misión en los 30 y nuestra familia es propietaria de la mayor parte de los inmuebles lo que nos ha permitido que nos vaya bien”, dijo. “Así sucede con la mayor parte de las demás concesionarias en San Francisco”.

El Royal Automotive Group, que vende Volkswagen y Mazadas está a tres meses de terminar un lote de 20,000 pies cuadrados en la esquina de las calles 14 y South Van Ness es el único en el barrio.

Aparte de South Van Ness, la Misión alguna vez fue conocida por concesionarias cerca de las calles Misión y 24, aunque tuvo un breve periodo como “corredor automovilístico” en las calles 16 y Bryant, en donde ahora se encuentra el Safeway.

“El centro no duró mucho, pero mientras estuvo ahí le dio a las concesionarias un lugar a dónde ir y apresuró al departamento de concesionarias de la avenida Van Ness”, de acuerdo con un informe del Departamento de Urbanismo sobre concesionarias.

Heston lamenta la partida de Hyundai, la cual todavía tiene concesionarias en la península y en la bahía del este, pero declaró que planea estar al tanto durante otros 80 años.

“Incluso con el aumento en la venta de autos, sería muy difícil para una nueva concesionaria sobrevivir en San Francisco”, dijo Heston. “Me encanta trabajar en San Francisco y en la Misión pero todas las regulaciones y el costo del inmueble dificulta competir con las concesionarias en la región que no tiene los costos agregados”.