Este verano, un muchacho de 21 años de edad originario de Fair Oaks, California, fue detenido por agredir sexualmente a dos menores que conoció a través de la popular aplicación de redes sociales llamada MeetMe.com.

El joven, Orest Shaynyuk, quien publicó una fotografía de perfil sin playera en Facebook, creó un supuesto perfil falso en MeetMe.com como si hubiera sido un muchacho de 16 años de edad. De acuerdo con documentos federales, Shaynyuk usó el sitio para enviar mensajes sexualmente explícitos y provocadores, así como fotografías a una niña de 12 años de edad, con quien después tuvo sexo (ella afirma que él sabía la verdadera edad que tenía). Poco después, se supo de un caso parecido entre Shaynyuk y una muchacha de 15 años de edad; ambas menores declararon haberlo conocido en MeetMe.com.

Por el momento, las imputaciones en contra de la aplicación de redes sociales se han hecho camino a San Francisco. Este mes, el consejero legal de la ciudad Dennis Herrera demandó a MeetMe.com, al decir que el sitio le permite a los predadores como Shaynyuk acosar a menores. La aplicación utiliza el GPS para que los usuarios puedan registrarse y encontrar instantáneamente a otros cerca de ellos.

Herrera argumentó que el monitoreo geográfico, junto con la publicación ilícita de fotografías de menores e información de perfil quebranta la ley estatal. El año pasado, conforme a la demanda, ha habido por lo menos tres casos de delitos sexuales en California en donde la víctima menor de edad está vinculada con un adulto en MeetMe.com. El director ejecutivo de la compañía, Geoff Cook, se ha negado a comentar sobre la demanda, pero en una declaración publicada en el Chronicle dijo que “nos importa sumamente la seguridad de todos los usuarios de MeetMe”.

Sin embargo, el problema con el sitio no es solo que esta información se publica, o que tenga un filtro especial que le permite a los usuarios revisar el sexo y edad (o sea, que pueden hacer una búsqueda por muchachas de 12 años de edad). Tal vez la parte más inquietante del asunto es que es extremadamente fácil crear la maniobra de Shaynyuk. La página de registro es sencilla: ingrese su nombre, dirección de correo electrónico, contraseña, código postal, sexo y fecha de nacimiento (que varía de 1900 a 2014), y listo; podrá, en palabras de la compañía “¡hacer nuevos amigos y conocer a nuevas personas cerca de usted!”

De acuerdo con la querella de Herrera, aproximadamente el 25 por ciento de la base de usuarios de MeetMe.com es menor de 18 años. El sitio solo le permite a los usuarios buscar a otras personas dentro de su rango de edad (13-17, por ejemplo), pero no es un obstáculo para los usuarios que están dispuestos a mentir sobre la edad que tienen.

Además, el proceso de registro es sorprendentemente fácil. Me registré con mi cuenta de Facebook, la que sincronizó inmediatamente toda mi información personal y subió mi foto de perfil. Después, navegué a la página “local”, la que desplegó cientos de fotografías de usuarios cercanos, así como la precisa distancia entre ellos y yo. Un muchacho, que llamaremos Alex, del “Distrito de la Misión, CA”, estaba a solo 700 pies de distancia. Yo estaba en una oficina en las calles 22 y Misión donde había un sinfín de usuarios (la mayoría hombres) en los alrededores generales. Di clic en el botón morado “Filtro” para redefinir mis resultados, y me di cuenta que no podía buscar a nadie fuera de mi rango de edad (o menor de 18). Shaynyuk ha de haberse enfrentado a este problema.

Así que cancelé esa cuenta y creé una nueva. Esta vez, modifiqué la verdad y cambié mi fecha de cumpleaños a 1998, lo que me colocó justo en el rango de edad que los predadores a menudo buscan. En una hora, recibí tres nuevos mensajes: “¿qué hay?”, “Heyyy”, y “¡Gracias por añadirme!” (Nota: No agregué a nadie). Cuando hice clic a la página “Local” esta vez, inmediatamente me enfoqué a varios usuarios que no parecían tener la edad apropiada –normalmente, el “músico indie” de tez amarillosa y con una gran barba que a menudo publica fotografías de él mismo fumando cigarrillos American Spirit. Y aunque la gran mayoría sí aparentaba tener la edad escolar de preparatoria, no fue difícil –al menos por la foto de perfil– para evitar las reglas y publicar fotografías falsas de sí mismos, o fotografías de una edad más joven.

Asimismo, al hacer clic en la fotografía de perfil de una posible pareja, el sitio le permite a los usuarios ver un historial de chat. De acuerdo con la querella de Herrera, “estos chats a disposición del público incluyen comúnmente preguntas sobre qué fotografías pornográficas u otro contenido sexual gráfico estaría dispuesta a enviar una muchacha adolescente”. No vi ninguno de esos chats mientras estaba en línea, pero no estuve en el sitio mucho tiempo. Poco después de haber revisado mi bandeja de correo, desactivé mi cuenta.

Superficialmente, MeetMe no se ve muy diferente de otras aplicaciones como Tinder, que sin remordimientos facilitan la cultura de encuentros sexuales. No obstante, el factor característico, por supuesto, es que Tinder solo está disponible para usuarios de 18 a 45 años de edad. Y, aunque otros sitios de redes sociales están abiertos a menores, el objetivo explícito no es simplemente conectar a alguien con extraños. Herrera aclaró las distinciones en un reciente artículo en el Chronicle: “Es muy diferente de otros sitios de redes sociales como Facebook o MySpace que están hechos para que los usuarios se vuelvan a conectar y se mantengan en contacto con gente que ya conocen. El propósito de MeetMe es permitirle a los extraños interactuar y conocerse en línea”.

Ly Rivera, representante de servicio al cliente en Verizon Wireless en el 2654 de la calle Misión, declaró que normalmente ve a padres que están preocupados por las huellas virtuales de sus hijos y quieren rastrear el uso telefónico. “Todo el tiempo sucede”, dijo. “Los padres están preocupados por lo que hacen sus hijos”.

Para tranquilizar sus temores, muchos padres optan por el plan Verizon FamilyBase, el que les permite ver quién está incluido en la lista de contactos de sus hijos, quién y cuándo llaman; así como quién envía mensajes de texto, qué aplicaciones usan y por cuánto tiempo. También pueden controlar contenido Web y establecer alertas de correo electrónico, como “llamadas durante horas nocturnas”, informándoles cuándo las diferentes líneas tuvieron conversaciones telefónicas y con quién. Además, los que tengan iPhones podrán obtener información sobre la actividad en la computadora de sus hijos (correos electrónicos, sitios web visitados, etc)., si están vinculados con su cuenta de iTunes.

“Casi todas las personas que están interesados en esto son padres de adolescentes”, dijo Rivera. “Cada día, instalo alrededor de seis o siete”. Aclaró que los clientes del plan familiar de Verizon también podrán establecer alertas parecidas para sus cónyuges. “Es un poco temible”, especuló. “Pero si en verdad quieren tener privacidad, entonces tienen que tener su propia línea”.

Por el momento, es más fácil ser sorprendido.