El fotógrafo Ted Pushinsky que nos muestra el barrio a través de los años se tomó un momento para platicar con nosotros.

Mission Local: ¿Cómo se interesó en la fotografía?

Ted Pushinsky: Cuando tenía nueve o diez años de edad, mi tía abuela, quien pintaba e imprimía sus propias fotografías, me llevó al Museo de Arte Moderno para mostrarme el espectáculo de “Family of Man”. Ese fue el principio, de camino a casa me dio un Kodak Brownie. Una década después salió el Blow Up de Antonioni y me compré mi primera Nikon. Fotografié la compañía de danza de mi esposa (Tumbleweed) a principios de los 70. Eso me llevó a un trabajo en el que tomé fotografías para publicidad para el SF Ballet así como asignaciones para revistas de lucha y boxeo.

ML: ¿Qué le da inspiración en la Misión? Y, ¿por qué?

TP:  Viví en la ciudad de México durante un año cuando todavía era adolescente. No quería nunca cerrar los ojos, por temor a perderme algo. Han pasado más de 40 años, y todavía tengo nostalgia de esos días. Está a menos de cinco minutos caminando de mi casa a la 24 y Potrero; los 40 años desaparecieron y regresé a un lugar al que no me quería perder nada.

ML: ¿Qué busca cuando sale a tomar fotos en el barrio?

TP: En donde sea que esté, espero tener la suficiente fortuna de sorprenderme.

ML: ¿Tiene algún consejo para fotógrafos de la Misión?

TP: En realidad no soy nadie para dar consejos. Tal vez: vean lo que están observando, pero sospecho que un fotógrafo no necesita escuchar eso de mí.

ML: ¿A qué se dedica cuando no toma fotos?

TP: Trabajo con el proyecto Children’s Book, una organización sin fines de lucro aquí en San Francisco. El proyecto brinda libros gratuitos para niños y está abierto a las familias, profesores y organizaciones que necesitan libros para niños.

ML: ¿En qué está trabajando?

TP: He sido lo suficientemente afortunado como para conocer a varios artistas que trabajan en San Francisco y estoy haciendo un esfuerzo (poco a poco) de construir un portafolio de retratos.

Para más información de las fotos de Ted Pushinsky, haga clic aquí.