Mary Swope tiene una carpeta en sus piernas llena de Polaroids con imágenes del programa de televisión “Seinfeld”. Swope se ríe.

“Mire aquí, Elaine ha tomado muchos relajadores musculares y le están presentando a una mujer que se llama Stella. Así que por supuesto, grita…” y de la boca de Mary se escucha un “Stella” en una voz baja y gutural.

Después de terminar de imitar a Elaine (uno de los personajes principales), Swope, con su cabello gris corto, se ríe.

En un año, Swope tomó más de 500 fotografías Polaroid de su pantalla televisiva con subtítulos mientras transmitían el programa.

En colaboración con Vince Donovan, copropietario de Photobooth, una galería de fotografías, tienda y estudio sobre la calle Valencia, revisó y seleccionó 102 fotografías que se exhibirán en las paredes de la galería en la exposición titulada “I Can’t Hold It Anymore: Polaroid Interpretations of Seinfeld”.

Donovan sólo ha visto dos episodios de “Seinfeld”. Swope ha visto cada episodio entre 20 y 30 veces. No obstante, ambos aprecian las fotografías.

“Había tantas fotografías que sin ningún conocimiento del programa seguían siendo chistosas”, dijo Donovan. “Le preguntaba a Mary: “¿qué es esto?” algunas veces y se empezaba a reír”.

Swope y Donovan se conocieron en una conferencia de fotografías hace algunos años. Donovan le tomó un retrato y comenzaron a hablar de Polaroids. Su pasión fue evidente.

Cuando Donovan abrió Photobooth el año pasado, Swope llegó sin pensarlo.

“Preguntó si podía mostrar sus Polaroids. Me preocupé un poco de que iba a tener que ver Polaroids de sus nietos, y cuando llegó con sus carpetas y empezamos a verlas fue como abrir la tumba de Tutankamón”.

“Nos quedamos sentados, hojeando las carpetas completamente hipnotizados”.

Inmediatamente, Donovan le dijo que quería hacer una exposición aunque tomó un poco de tiempo hacer que todo funcionara.

“En realidad estaba preocupado de que se iba a ir a otra galería”, dijo.

Swope, quien es de un pueblo de las afueras de Boston y se mudó a San Francisco en 1960, siempre ha hecho del arte algo de su vida.

“El arte ha sido mi afición”, dijo. “Lo hice por amor, pero también como profesión”.

A Swope le encantan las Polaroids porque son instantáneas de alta calidad y accesibles. Para la serie de Seinfeld, vio y tomó fotografías de su televisión de forma obsesiva durante más de un año.

Las Polaroids y Seinfeld son un buen equipo, dijo.

“Para Seinfeld sólo hay una imagen. Habla por sí misma. Él está loco, quiero decir loco. Hicieron cosas que nadie nunca haría”.

Swope está lejos de ser una artista novata.

“He tenido otras exposiciones con el paso de los años. Las inauguraciones son divertidas. Me siento en las nubes, no sé qué es lo que pasa. Balbuceo. Todas las partes de la vida están en conjunto. La gente viene de diferentes partes de la vida. Es agradable mostrar tu trabajo y obtener sus reacciones”.

Swope enseñaba arte por las avenidas en 1995 —un trabajo que le encantaba. De hecho, la obra de una de sus exalumnas de primaria, Jenny Samson, logró llegar a un muro en Photobooth cuando abrió —el mismo muro en el que Swope mostró su obra. 

“Los niños a esa edad no tienen restricciones”, dijo Swope. “Están dispuestos a lograr cosas pero cambian un poco en el tercer o cuarto año porque empiezan a concientizar la forma en que se ven las cosas. Su mundo es más grande, así que cuando dibujan ven la falta de conexión”.

Con el paso de las décadas, la propia obra de Swope ha tomado varias formas —serigrafía, dibujo, fotografía. No obstante, por cada acto creativo, el proceso permanece igual.

“Uno tiene un impulso, uno lo doma, lo trabaja y se siente lo suficientemente contento como para mostrarlo”, dijo. “Uno siempre puede mejorar; nunca se llega ahí”.

Cuando se le preguntó cómo formaría parte con las fotografías, ya que las Polaroids son únicas, se emocionó y dijo: “en realidad, muy bien. Para mí, obtengo tanta alegría del proceso y es emocionante para otros”.

I Can’t Hold It Anymore: Polaroid Interpretations of Seinfeld fue inaugurada el sábado 4 de agosto y estará en exhibición hasta el 24 de agosto en Photobooth, 1193 de la calle Valencia entre las calles 22 y 23.