Los esbozos del parque que se hará en las calles 17 y Folsom han pasado por muchos cambios desde que la fase del diseño comenzó hace más de dos años. El pasado jueves por la tarde, los urbanistas dieron a conocer el avance más reciente: los jardines comunales.

Steven Cismowski, quien administrará el parque, le explica el diseño a una de las asistentes a la reunión.

Alrededor de 40 personas se reunieron en la casa club del parque Columbia para echarle un vistazo a los esbozos del parque que todavía no tiene nombre. John Dennis, un arquitecto paisajista para el proyecto, declaró que la construcción comenzará en el verano del 2013 después de que la Comisión de Artes de la ciudad apruebe el diseño final; seguramente, el parque abrirá el año siguiente. El parque es tan sólo una parte de un proyecto más grande que dividirá en dos el espacio que actualmente ocupa el estacionamiento de UCSF y dará entrada a vivienda y al parque.

De momento, el parque ocupará apenas 32.000 pies cuadrados y alrededor del 8% del parque se usará como parcelas de jardín, de acuerdo con Dennis. Se designará una mayoría de los jardines para espacio compartido y para cultivar productos alimentarios, declaró Dennis. Ya sea que cualquier persona del público tenga permitido atender los jardines, o ya sea que se reserven para grupos comunitarios es algo de lo que todavía se está discutiendo.

Lo que sí es seguro es que sólo el 5% de los jardines se designarán para uso individual. Bajo el sistema actual de la ciudad, cualquier persona puede solicitar una parcela designada para uso individual en cualquier parte del parque y así adquirir un control exclusivo del espacio a cultivar.

Las parcelas de uso compartido en nuevos parques como el que estará en las calles 17 y Folsom se ha planeado desde hace tiempo, declaró Teresa Almaguer, directora del programa para jóvenes en PODER (organizando a personas para defender sus derechos económicos y medioambientales, por sus siglas en inglés)

Las parcelas de jardín para uso individual “no funcionan para darle acceso a los niños”, dijo Almaguer en referencia al espacio de jardín que hoy día está afuera del alcance en el parque Niños Unidos, ubicado en la calle 23, entre las calles Folsom y Treat. PODER luchó durante 10 años a lado de alumnos provenientes de varias escuelas locales para crear ese parque, precisó Almaguer.

“El jardín está ahí, pero está todo cerrado”.

Almaguer declaró que PODER aprendió una lección importante del parque Niños Unidos: a menos de que se aseguren de que las parcelas de jardín serán de uso compartido, la gente sólo podrá reclamarlas como propias.

“Puede que viva en Pacific Heights y estar en la lista de espera para adquirir una parcela en este nuevo parque y se la podrían dar”, dijo Oscar Grande, organizador de la comunidad para PODER y quien ha estado trabajando con la ciudad en el nuevo parque.

Además, una vez que entra puede mantener dicho pedazo de suelo por mucho tiempo.

No obstante, estas políticas pronto obtendrán un segundo vistazo ya que cada vez más y más residentes de San Francisco, en especial la gente joven, ha desarrollado “una concientización de la importancia del cultivo local”, y desea usar jardines comunitarios para cultivar comida, dijo Connie Chan, vocera del Departamento de Parques y Recreación..

“Vamos a trabajar con los miembros de la comunidad que viven en el barrio para ver cuál es el mejor modelo de administración”, dijo Chan.

Los grupos de la comunidad esperan que los espacios compartidos se abran a escuelas, grupos juveniles u otros miembros del barrio para compartir y administrarlos bajo sus propios términos y condiciones.

“En lugar de tener a un solo individuo trabajando en una parcela, es posible que seis personas de su edificio trabajen en una sola parcela”, dijo Grande, quien considera que los jardines son vitales para los hogares en el barrio que no tienen acceso a patios.

No obstante, la reunión no fue solamente sobre jardines. Los urbanistas declararon que la vegetación en otros parques incluye apenas 50 árboles frutales que colorean el paisaje con peras, manzanas, cerezas y limones —una petición de la comunidad desde la primera etapa de diseño, declaró Denis.

Y lo que es más, los niños podrán echar agua y jugar en un chapoteadero interactivo que se colocará encima de un muro bajo; el agua del chapoteadero echará agua y burbujas cuando alguien le dé vuelta a la rueda u opere el equipo de ejercicio, precisó Denis. Los diseños actuales colocan al chapoteadero en la esquina noreste y ocupará casi un cuarto del parque.

Las bancas del parque tendrán descansos para los brazos en medio de las bancas para evitar que la gente duerma ahí, dijo Denis. Se colocará una cerca de ocho pies de altura en el perímetro, aunque esa parte del diseño todavía no se termina, dijo Steven Cismowski, del Departamento de Parques y Recreación y quien administrará el parque cuando abra.

De noche, las lámparas que alinean los caminos del parque iluminarán el interior para desalentar la delincuencia, ya que habrá visibilidad desde afuera, dijo Cismowski. La cerca y los caminos también controlarán el flujo del tránsito peatonal por todo el parque ya que resguardará los jardines comunitarios de la gente caminando.

Poniendo de lado la victoria del espacio compartido de jardín, uno de las cosas más importantes de la reunión sucedió cuando Dennis anunció que la artista de San Francisco Carmen Lomas Garza decorará las puertas de la entrada al parque, a lo que siguió una ronda de aplausos en la sala.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *