Edson Lacayo, de 29 años de edad y residente de San Francisco, falleció por lesiones a causa de un disparo que recibió el martes. La policía sigue en busca de dos sospechosos.

Los agentes respondieron al aviso de que hubo disparos en la cuadra de numeración 800 de la calle Hampshire a aproximadamente las 11:30 de la noche de martes. Cuando llegaron, encontraron a un hombre con tres lesiones de bala. Lo declararon muerto en el lugar de los hechos, precisó el agente Carlos Mandredi.

Una mujer, quien se negó a dar su nombre, declaró que Lacayo vivía a algunas casas de distancia de donde le dispararon.

Un residente cercano, quien también se negó a dar su nombre por miedo a represalias, dijo haber estado viendo la tele cuando escuchó seis disparos muy fuertes.

“Sonaron como a cohetes”, dijo, “no es cuatro de julio, ¿qué está sucediendo?”

El hombre, quien ha vivido en el barrio por más de 20 años, declaró que la última vez que escuchó un tiroteo en el área fue hace diez años cuando alguien intentó asaltar la tienda de abarrotes de la esquina. Sin embargo, añadió que no se siente seguro por las noches y que prefiere manejar en lugar de caminar.

La mujer, quien dijo conocer a la víctima, la describió como un padre de familia quien a menudo era visto caminando en el barrio con su perro pitbull.

“Era un tipo muy agradable”, dijo, “me siento mal por su familia. Si uno no está seguro hoy, en este mismo instante no estaría seguro”.

En un grupo de personas reunidas esta mañana en el lugar de los hechos había un hombre sollozando que estaba caminando con un pitbull. Todos se negaron a dar comentarios. Se instaló un altar con velas y un muñeco de peluche del demonio de Tasmania.

Este es el tercer asesinato en la Misión este año, después del tiroteo del martes en Hog & Rocks en donde un cocinero recibió un disparo después de que lo hubieran confundido con un miembro de la pandilla de Sureños, declaró la policía.

No está claro si el tiroteo de la calle Hampshire está vinculado con la balacera de ayer, dijo la policía.

“Tenemos a muchas personas en la calle en espera de represalias”, dijo Greg Corrales, jefe de la policía de la Misión, en una reunión para la comunidad que se llevó acabo el día de ayer. “Y hemos regresado a tener la sala de prensa llena”.