Nuestros vecinos en Blockboard, una aplicación para iPhone que lo pone en contacto con sus vecinos, servicios municipales, etc., tienen un informe de basura. Hace poco, calcularon algunas cifras de la categoría “Cityfix” de su aplicación, la cual reúne información de cuando la gente baja la aplicación y la usa para reportar cosas como el graffiti, la basura y baches en la ciudad a través del Centro de Servicio al Cliente 311 (con la puesta en marcha de la norma Open311). Desde que Blockboard se puso a disposición del público hace algunos meses, CityFix ha sido una de las aplicaciones de uso más popular.

Sin embargo, sólo porque uno haya tomado una fotografía de algo y la haya ubicado geográficamente para la ciudad no significa que algo se haya en realidad hecho al respecto. Y por lo tanto, el cofundador de Blockboard Stephen Hood echó un vistazo a 100 problemas válidos (o sea, los que se enviaron al departamento adecuado, etc.) y que la ciudad pudo procesar.

Los resultados:

-65 resueltos.

-35 estaban todavía sin atender.

Al echar un vistazo a la información, construyó esta gráfica:

Estas no son exactamente las categorías que la ciudad usa porque, como Hood lo ha dicho, la forma en que la ciudad toma las denuncias en cuenta “reflejan la estructura burocrática de la ciudad en lugar de cómo la gente percibe la ciudad”. Escribir la aplicación necesitó de la colaboración con el departamento 311 en las etapas iniciales, en parte para asegurarse de que Blockboard no tapara el sistema 311 con denuncias bajo categorías que no corresponden o categorías basura. Open311, el cual tiene por objetivo integrar a la nueva tecnología con los sistemas preexistentes al 311, fue un colaborador entusiasta.

Incluso el observador más casual notará, como lo hizo Hood, que los “problemas relacionados con la basura son por mucho los más comunes, y la ciudad resuelve la mayor parte de ellos (más de 96%)”. Las denuncias por basura, en promedio, se resuelven en 2.5 días.

Sin embargo, el graffiti y el vandalismo fueron el segundo problema reportado más comúnmente, pero también fue el que tuvo la peor tasa de resolución con un resultado del 21 por ciento. En la Misión hubo 25 incidentes reportados, pero sólo 3 resueltos.

Y pasando a lo siguiente…

¡Otra gráfica! Hood obtuvo el tiempo de resolución promedio para cada categoría:

La mayor parte de las categorías se resuelven dentro de uno a tres días, lo cual se mantiene al tanto con las metas establecidas de la ciudad. Si embargo, uno notará que el graffiti y el vandalismo son los verdaderos personajes malvados con un tiempo de resolución promedio de más de 23 días.

¿Por qué? Hood tiene una teoría: Mientras que la ciudad puede cubrir el graffiti en propiedad pública o municipal, las cosas se complican bastante rápido cuando se trata de propiedad privada.

Hood escribe que: en dichos casos, la ley de reducción de graffiti (Artículo 23 del Código de Obras Publicas de San Francisco) determina qué sucede después. Una vez que se le ha notificado a la ciudad, se envía a un inspector para confirmar el graffiti. La ciudad entonces le notifica al propietario, quien a su vez tiene 30 días para “lidiar” con el graffiti (por ejemplo, cubrirlo con pintura). Si el propietario no cumple, se le dan advertencias adicionales y por último, puede haber multas. Si el propietario lo prefiere, le puede otorgar a la ciudad el permiso para que se ocupen del problema a su nombre, pero sin dicha autorización la ciudad no puede tomar acción hasta mucho después.

Este proceso puede tomar mucho tiempo y parece ser la causa de la baja (y lenta) tasa de resolución que hemos observado. Planeamos rastrear dichos problemas en un largo periodo de tiempo para poder entender mejor la verdadera tasa de resolución.

Esto significa que los edificios como el 3246 de la calle 18 y el que está en el 18886 de la calle Misión son el tipo de personas que se quejan a menudo, mientras que la ciudad pasa por el largo proceso de lidiar con ellos.

Cuando el graffiti no se incluye en la ecuación, la tasa de resolución de la ciudad aumenta al 83 por ciento. Nada mal.

El informe de Blockboard concluye esto: un mapa térmico (creado con OpenHeatMap) el cual muestra en dónde se han reportado la mayor parte de los problemas en la Misión.

Hood escribe que “podrá notar algunas zonas conflictivas en Valencia entre la calle 18 y 21, así como en la 22 y Shotwell y en el área circundante a las calles 16 y Misión.

“Sería interesante tener una correlación de esto con otras fuentes como la delincuencia o el sector demográfico Si está leyendo esto y tiene algunas ideas, por favor ¡siéntase libre de hacérnoslo saber!”

Para leer el informe completo escrito por Hood sobre el proceso, haga clic aquí.