Traducido por Andrea Valencia

El día de hoy, las autoridades de la ciudad se han preparado para tomar en consideración la petición de que High Bridge Arms tenga permitido vender armas de fuego a minoristas en San Francisco. El Distrito de la Misión se ha convertido en una zona cero debido a problemas relacionados con el control de armas de fuego, por plantear temas sobre el derecho a vender armas, la consecuencia que tendría la venta de armas sobre la violencia y en particular la consecuencia de las ventas de armas de fuego en un barrio que posee una historia de violencia.

“El Tribunal Supremo le dio a la gente ese derecho fundamental para comprar un arma”, dijo Chuck Michel, abogado de derechos civiles para la Asociación Nacional de Rifles y la Asociación de California de Rifles y Pistolas.

La tienda de venta de armas al por mayor ha estado en funcionamiento en la Misión y Powers desde 1988, y ahora quiere vender a minoristas. La oposición, según dijo Michel, es simplemente “ridícula” y ha ofrecido sus servicios legales sin cargo alguno.

La audiencia para obtener un permiso se llevará acabo hoy a la 1 p.m., en la Estación de Policía de San Francisco en el Departamento de Permisos ubicado en la calle Bryant 850.

Steve Alcairo, gerente de la tienda, dijo que ha tomado en consideración la oferta de Michel pero que en este momento no cree que le hayan dado un trato justo al local. La gente tiene sus preocupaciones sobre el local y tienen el derecho de expresarlas, dijo. Sin embargo, permaneció seguro de sí mismo en tanto que la comunidad lo apoyará una vez que lo escuche.

La organización Alianza Bernal del Noroeste envió un correo electrónico masivo pidiéndole a sus miembros que enviaran un correo electrónico a la Oficina del Departamento de Permisos de la Policía de San Francisco para protestar ante el local de armas de fuego. “Hemos tenido éxito en retrasar el proceso de permisos al obligar al propietario a cumplir con el Código de Urbanismo de San Francisco, pero la audiencia sucederá el 8 de septiembre y creemos que a menos de que haya una gran protesta por parte del barrio, el permiso se otorgará y volveremos a ser el hogar de la ÚNICA TIENDA DE ARMAS DE FUEGO EN TODO SAN FRANCISCO”, según informó el correo electrónico.

El servicio de rastreo de delitos del Departamento de Policía de San Francisco informó que hubo 240 delitos relacionados con armas de fuego en la Misión en los últimos tres meses.

El propietario de High Bridge Arms, Andy Tamakashi, compró la tienda en 1988 y colocó la vitrina actual sobre las calles Misión y Powers. A principios de este año, decidió cerrar porque era “mucho trabajo y quería convertir la parte de enfrente en un edificio de oficinas”.

Alcairo dijo que Takamashi cambió de parecer, aunque la venta de armas es un negocio en el que es difícil de permanecer. “Esto es todo lo que conoce”, dijo Alcairo. Para volver a abrir el local, Takamashi decidió remodelar. Esta área es una zona de minoristas, y Takamashi tuvo que obtener un permiso para que le permitan volver a vender armas de fuego.

Los propietarios de negocios cercanos tienen sentimientos encontrados. Parawarti Roy, propietario del Centro de Copiado de a lado, dijo que “estoy completamente en contra. Ni siquiera sé qué hacer. Antes cuando solían vender sólo a la policía no me sentía amenazado, pero ahora cualquier persona que quiera un arma podrá ir y comprar una”.

Roy, quien ha vivido en el área durante 22 años, dijo que no se siente cómoda con el hecho de que haya un local de venta de armas de fuego tan cerca. “No necesitamos armas de fuego para que haya seguridad. Si alguien quiere comprar un arma de fuego, la pueden ir a comprar en las exhibiciones de armas”.

Alcairo apuntó que para comprar un arma, un cliente debe pasar por un riguroso proceso que incluye una revisión de antecedentes, un examen y una revisión de huellas digitales ante el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. “Somos uno de los negocios más regulados. Nosotros respondemos a tres oficinas: al Departamento de Policía de San Francisco, al Departamento Federal de Armas de Fuego, Tabaco y Alcohol y al Departamento de Justicia de California.

“Si alguien quiere tener un arma de fuego, entonces tiene el derecho fundamental de tener una. La misma protección que le otorga el derecho de expresión, la Primera Enmienda, nos da el derecho de estar en funcionamiento con la Segunda Enmienda”.

Kim Njuyen, quien trabaja en Queen’s Nails, un salón de uñas cerca del local de armas, dijo que High Bridge Arms ha estado ahí por mucho tiempo. Sus colaboradores asintieron con la cabeza mostrando estar de acuerdo. “Desde hace mucho, y no es ningún problema”, dijo ella.

El comandante en jefe de la Estación de Policía de la Misión, el Teniente David Smith, dijo que debido a que las órdenes del local de armas de fuego sólo se tramitan bajo cita “la presencia del local no es un problema”.

Follow Us

Fay Abuelgasim was surprised to find taquerias side by side with Senegalese, Chinese and Greek restaurants in the Mission. She thought they would only be Latin. The homeless people outside the 16th street BART station also amazed her. From Sudan, a war ravaged nation, she has seen poverty, but was not expecting so much in the United States.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *