Traducido por Andrea Valencia

Durante la semana pasada se suspendieron las aprobaciones de la Comisión de Urbanismo para cualquier nueva antena telefónica celular de AT&T y T-Mobile después de que el Departamento de Urbanismo hubiera encontrado varias violaciones en los sitios de las compañías, según encontró Mission Loc@l.

Las violaciones y la suspensión temporal en las nuevas antenas ha sucedido en un momento en el que cuando los opositores de las antenas telefónicas celulares, respaldadas por algunos supervisores, están luchando fuertemente la extensión de las redes existentes. La decisión del Departamento de Urbanismo de suspender los nuevos sitios y el resultado de la investigación de la Comisión de Servicios Públicos de California podría reafirmar el caso para por lo menos alentar la instalación de nuevas antenas.

Jonas Ionin, urbanista superior, confirmó que el Departamento de Urbanismo encontró violaciones en diversos lugares en los que T-Mobile y AT&T poseen antenas. Dijo que las aprobaciones de las nuevas antenas se encuentran en suspensión hasta que las compañías solucionen sus violaciones.

Ionin declaró que dichas violaciones han sucedido en el pasado pero que no son comunes, y el equipo urbanista está trabajando con los proveedores de servicio para ayudarlos a lograr el cumplimiento. Esto podría tomar varios meses.

“Las tomamos en serio”, dijo sobre las violaciones.

T-Mobile posee aplicaciones para que la Comisión de Urbanismo instale antenas en varios lugares en la Misión, incluyendo el edificio del Banco U.S., ubicado en el 2601 de la calle Misión y un edificio residencial en el 2789 de la calle Harrison.

Ionin se negó a nombrar los lugares en los que las violaciones han sucedido o la naturaleza de ellas dado que se han dado a conocer algunos detalles. Las violaciones más comunes que el departamento ha percibido incluye antenas que se han instalado en un lugar diferente del que se había dicho en la aplicación, así como antenas instaladas sin permiso.

T-Mobile planea triplicar sus antenas en la ciudad de 528 a 1,530 en los próximos cinco años.

La compañía ha llamado la atención por violaciones similares en el pasado. El periódico San Francisco Chronicle informó en 2008 que la Comisión de Servicios Públicos de California comenzó a investigar a T-Mobile por supuestamente “haber puesto nuevos lugares de transmisión de antenas telefónicas celulares en todo el Norte de California sin haber cumplido con las leyes locales de construcción”.

La investigación de la Comisión de Servicios Públicos está en curso y ofrecerá detalles a medida de que surjan, dijo el vocero Christopher Chow.

T-Mobile publicó una declaración que decía que los lugares que no estaban en cumplimiento encontrados por el Departamento de Urbanismo fueron construidos hace muchos años y que habían sido adquiridos por otra compañía en el año 2005.

“Nos reunimos rápidamente con el departamento de urbanismo de San Francisco para modificar nuestras antenas en estas ubicaciones para hacer que estuvieran en cumplimiento. T-Mobile está actualmente revisando las opciones de remediarlo”.

AT&T no hizo ningún comentario al momento de publicación.

El Supervisor John Ávalos presentó una legislación el día martes que le dificultaría a los proveedores que querían instalar un equipo inalámbrico en propiedad pública. La ley propuesta obliga a los proveedores a pagar más permisos por equipo inalámbrica en sondeos de servicios y que publicará avisos cuando intentaban obtener un permiso.

La legislación se presentó después de que los residentes en varios distritos se hubieran quejado de que el equipo se había instalado sin su conocimiento, dijo Frances Hsieh, asistente legislativo de Ávalos.

“La gente iba a trabajar y al regresar literalmente encontraban unas cajas en los postes cerca de sus casas”, dijo Hsieh.

Un grupo de residentes de Bernal Heights ha presentado, según se informa, una apelación en contra de una instalación inalámbrica de Clearwater la cual quería ubicar varias antenas en la parte superior de Bernal Hill. El grupo tiene el apoyo de seis supervisores, de acuerdo con el documento.

Hsieh dijo que los residentes están más preocupados con posibles problemas de salud. Sin embargo, la Comisión de Comunicaciones Federales ha impuesto pautas para antenas telefónicas celulares, y las oficinas locales no pueden tomar en consideración la salud cuando el proyecto se propone. Como resultado, muchos residentes argumentan que las antenas simplemente no son deseadas en sus barrios.

Los efectos de la radiación en la salud provenientes de las antenas telefónicas celulares todavía están bajo estudio, y hasta ahora se puede aprobar un proyecto siempre y cuando la cantidad de radiación emitida cumpla con las normas de la Comisión de Comunicaciones Federales.