Traducido por Andrea Valencia

El artista Brian Schmierer estaba en su computadora en la unidad de la parte de abajo del dúplex ubicado en el 2914 de la calle 21 cuando escuchó a alguien golpear la puerta y “gente gritando que el edificio estaba en llamas”.

Abrió la puerta para ver a una multitud de personas observando las llamas que provenían de un departamento exactamente arriba del suyo. “Agarré una manguera y me subí a la azotea para intentar apagarlo”, dijo Schmierer. “Eso no funcionó”.

Para entonces, casi la 1:20 p.m., los bomberos ya habían llegado y el incendio continuaba echando fuego por la ventana.

No había ningún inquilino en la unidad de la parte de arriba cuando comenzó el incendio.

“Fue un buen incendio”, dijo la Teniente Anita Paratley. Lo que quiso decir: que fue un incendio grande y muy ardiente. Una vez que llegaron los bomberos, pusieron una escalera en dirección a la fuente de fuego (la habitación frontal) y subieron hacia la azotea para abrir un orificio y liberar el calor que se había acumulado adentro. Después de eso, el incendio se disipó.

Enfrente de la casa se podía ver una gran pila de madera achicharrada y húmeda, colchones chamuscados y libros de literatura rusa todos provenientes de la habitación donde inició el incendio. Los bomberos arrastraron la cama fuera del edificio para ayudar en la investigación del incendio y para prevenir cualquier oportunidad de que el colchón se volviera a incendiar y alimentará el fuego.

Junto al colchón, los bomberos llenos de hollín estaban envueltos en mangueras y se cambiaban los pantalones inflamables preparándose para irse. El edificio se veía chamuscado pero se podrá arreglar.

Schmierer continuó de un lado para otro arreglando y vaciando una selección de cubetas y sartenes preparados para atrapar chorros de agua que se filtraban por el techo de yeso.

Se detuvo por un momento. “Perdón que no sea más amable. Es sólo que quisiera que ojalá no estuviera lloviendo en mi departamento”.

Los investigadores del incendio que estaban presentes en el lugar de los hechos dijeron que la causa del incendio era desconocida para ellos y que necesitarían de un estudio a profundidad. Ofir Uziel, un vecino, dijo que el incendio había comenzado en la habitación de uno de los inquilinos que no se encontraba en el edificio en dicho momento.

Hasta el momento, el primer servicio de noticias en publicar información sobre el incendio fue ‘Periodical: Power Outages’, un colaborativo de resumen de noticias escritas en pizarrones y el cual se monta en una serie de puertas de garaje a la vuelta de donde sucedió el incendio. Power Outages comenzó a publicar esta mañana. Más detalles sobre esto pronto.