En el Restaurante Serpentine, Recuerdan a Víctima de Riña en Calles 16 y Valencia

El domingo 11 de noviembre, la gente se reunió en el conocido restaurante Serpentine para una subasta silenciosa y beneficencia en celebración de la vida del popular cocinero de Serpentine, Caesar Chuc, quien falleció en octubre después de haber estado en una pelea en las calles 16 y Valencia.

Entre cócteles elegantes y tacos picosos bajo una luz tenue, los presentes hablaron de la amabilidad, generosidad y compromiso con la comunidad que Chuc tenía, quien fue un querido miembro de la comunidad de restaurantes de San Francisco y una parte crucial del equipo de cocina de Serpentine desde su creación hace cinco años.

Aunque trabajaba en San Francisco, Chuc dejó a su esposa y cuatro niños en un pequeño pueblo en México. Chuc se mudó a la ciudad hace años para poder darle a su familia una vida mejor al enviarles dinero a casa en pagos regulares. Después de su muerte, los amigos y familiares se movilizaron para recaudar fondos para su familia en México, para cubrir los gastos funerarios así como el costo de transportar el cuerpo a casa. Brandy Rocha, colega y amistad de Chuc en Serpentine, ayudó a organizar la recaudación de fondos que se llevó acabo en el restaurante.

“Puede ver de la gente que se presentó, qué tan importante es la familia del restaurante”, dijo Eric Ehler, excocinero de Serpentine, en un brindis para Chuc al terminar la recaudación de fondos. “Todos estamos lastimados, pero nos hemos unido para celebrar una vida que se perdió. Ha sido difícil, pero somos una familia y lo superaremos juntos”.

Los restaurantes y negocios locales donaron artículos artesanales para la subasta, con todo y una cena de cuatro platillos para dos personas con un vino de Jardinière, con un valor de $340; un menú de degustación para dos personas con un vino de Fifth Floor, con un valor de $325; y una tarjeta de clases ilimitadas por un mes en Giggling Lotus Yoga.

Las canastas temáticas para la subasta incluían una canasta de quesos con una bolsa reusable, una tabla para quesos de mármol, cuchillos para queso, botanas y un certificado de regalo de $20 para Cowgirl Creamery; una canasta con instrumentos de cocina y etiquetas de regalo hechas a mano; una canasta de café de granos cultivados localmente, dos tazas de cerámica y una tarjeta de regalo de $20 para Starbucks.

En total se donaron entre $4,000 y $5,000 en artículos subastados y el 100 por ciento de las ganancias se destinarán a la familia de Chuc. Asimismo, el restaurante pidió una donación de $20 a la entrada. Para el final de la noche, la subasta recaudó más de $7,000 dólares para Rocha.

“Es muy bueno hacer esto. Es el barrio el que ha salido esta noche”, dijo Lisa Sorani, cliente asidua del área en Serpentine.

Rocha estuvo de acuerdo con el propósito, y agregó que por lo menos el 50 por ciento de los que asistieron a la recaudación de fondos son clientes regulares del restaurante y viven en el barrio.

“Todo mundo entendió realmente lo difícil qué es”, dijo. “La gente ha sido increíblemente generosa”.

Los empleados de Serpentine y los negocios locales fueron igual de generosos. Los barmans donaron sus propinas al final de la noche, y vario proveedores con todo y Sutton Cellars y Reno’s Liquor donaron el vino y el licor al bar.

“Todos los restaurantes tienen un Caesar”, dijo Ehler. “Él era muy importante para nosotros. Él era el que más duro trabajaba. Siempre estaba sonriente, siempre alegre, siempre bromeaba. Tenía muchos amigos. Había mucho en él”.

 

Filed under: En Español

Comments are closed.