SFMade Pone de Relieve al Sector de Manufactura de la Ciudad

Al caminar por las calles de San Francisco es posible que vea más gente con iPhones que gente martillando, más gente comiendo en restaurantes que comiendo su almuerzo casero, más cascos para bicis que cascos de construcción, más espacios para aficionados a la tecnología que gente con lentes de seguridad y, tristemente más de esos horripilantes zapatos guante para los pies que botas con punta de acero.

Entre toda esta maraña urbana es fácil olvidar que estas cosas (las cosas verdaderas que no existen en las nubes, pero que se pueden agarrar o ponerse en el cuerpo) se hacen aquí en San Francisco.

“Todo mundo dice que aquí no se fabrica nada, pero hay muchas cosas que se hacen aquí. Simplemente la gente no está al tanto”, dijo Janet Lees, directora de programas y comunicación en SFMade, una organización sin fines de lucro que busca apoyar y respaldar al sector de manufactura de la ciudad.

El sábado, SFMade Week empezará con un local temporal de productos producidos de manera local en i/o Ventures en el edificio de Summit, así como una edición especial del mercado Off the Grid en las calles McCoppin y Valencia.

La semana presentará una serie de recorridos en fábricas y eventos diseñados para recabar un perfil de artículos que se producen dentro de los límites de la ciudad y que resalten el futuro de la manufactura de San Francisco. Haga clic aquí para ver un horario completo.

Este es un momento ideal para comenzar a pensar sobre el crecimiento del sector de manufactura de San Francisco, dijo Lees. La ciudad necesita crear trabajos, y existe una “tormenta perfecta” de rentas bajas en bienes inmuebles comerciales, un grupo de talentosos diseñadores y consumidores que cada vez más están más dispuestos a pagar un poco más por productos artesanales únicos. Al mismo tiempo, las operaciones de manufactura de técnicas como costura tienen tiempo libre ya que gran parte de su trabajo se ha terciarizado.

“Tenemos la manufactura, tenemos a los diseñadores: hay que juntar las dos cosas”, dijo Lees.

Juntar a los dos es exactamente el objetivo de SFMade. El grupo, el cual comenzó en 2010, tiene 150 miembros que varían de compañías pequeñas como el diseñador de ropa de la Misión Dema o Anchor Brewing en Potrero Hill. Cualquier compañía que produzca por lo menos parte de sus artículos en San Francisco puede unírseles.

El grupo ayuda a los diseñadores a ponerse en contacto con fabricantes, así como asesoría a bajo precio para ayudar a los negocios a navegar cosas como área, impuestos y urbanismo estratégico.

Además ayuda a correr la voz de negocios que hacen sus propios productos. El grupo espera que su elegante logo color dorado y marrón que dice SFMade ayude a vender productos hechos de manera local.

Dema Grim, propietaria de Dema, ha anunciado desde hace tiempo el hecho de que sus productos se diseñan y fabrican en la ciudad. Dema diseña la línea y hace pruebas en su local sobre la calle Valencia. La mayor parte de la costura se realiza en una pequeña fábrica en las calles 18 y Capp que frecuentan muchos diseñadores locales. El resto, alrededor de seis piezas a la semana, lo hacen costureras expertas que ya casi tienen 80 años pero que todavía cosen para ganar dinero que luego usan para ir a jugar.

Es ahora cuando es el momento natural para poner de relieve a los productos hechos localmente, dijo Grim. “Es muy puntual, ya que todo mundo está comprando local y comiendo local”.

Aquéllos que quieren comprar productos hechos en la Misión pueden estar interesados en saber que parte de la manufactura todavía se realiza ahí, aunque no tanto como en Bayview-Hunters Point y SoMa, donde existen por lo menos tres locales de costureros, dos fabricantes de puertas y ventanas en las calle 17 y dos locales donde trabajan con madera en la calle Alabama. También hay un puñado de fabricantes de muebles y tapiceros.

Aunque Lees de SFMade no tiene ninguna ilusión de que las fábricas de la ciudad puedan algún día competir con China ha visto la oportunidad para algunos tipos de fabricantes. “Estamos peleando por el derecho a hacer que las cosas tengan sentido”, dijo.

Dos cosas que tienen sentido son la ropa y la comida, dijo Lees. Ambos productos son relativamente sencillos de producir y los consumidores están dispuestos a pagar más por producciones pequeñas y únicas.

Dema Grim

Hay algunos huecos en la industria de manufactura que están a la espera: aunque Lees no tiene problema en referir a fabricantes de ropa a locales de costureros o serigrafías, opinó que la ciudad podría apoyar a más trabajadores de madera y metales.

Asimismo, la ciudad necesita una instalación de refrigeración para la manufactura de alimentos, dijo Lees. Aunque las incubadoras como La Cocina en la Misión han ayudado a empresarios en ciernes de comida a que puedan comenzar, existe un hueco en las instalaciones e infraestructura para apoyarlos una vez que se hayan salido del nido.

Los fabricantes de barras de granola, 18 Rabbits, por ejemplo, se “están muriendo por ser parte de SFMade”, dijo Lees. Sin embargo, todavía no existe un subcontratista apropiado para empacar comida por lo que por ahora los productos de la compañía se hacen en Sacramento.

Para Grim, cultivar una generación más joven de costureros expertos también es importante. La gente que cose la mayor parte de la ropa en la ciudad son mujeres de mediana edad que comenzaron cuando la ciudad todavía era la meca de artículos de tejidos. No obstante, una vez que estas mujeres se jubilen en una o dos décadas, no habrá una generación más joven con las mismas técnicas para que tomen sus puestos en las máquinas de coser.

Eso podría hacer que diseñadores como Grim se queden en el aire. “Cuando esas mujeres se jubilen, es posible que yo también lo haga”, dijo.

La ropa de Dema se fabrica en las calles 18 y Capp.

Mientras que San Francisco busca crear trabajos, no debería centrarse tan sólo en atraer a compañías tecnológicas ni descuidar su sector de manufactura, dijo Lees. Los trabajos en fábricas, que a menudo no exigen un título universitario, pueden pagar de $25 a $45 dólares además de beneficios en algunas compañías de SFMade.

La ciudad necesita una economía diversa, dijo Lees, una que ofrezca trabajos con una paga decente para obreros y ejecutivos. “Gran parte del trabajo en la ciudad está en cosas suaves como asesoría, finanzas, mercadotecnia. Esto es tangible y real y lo necesitamos”.

Además, como señaló Grim, el crear dichos trabajos bien pagados a nivel local le ayuda a todo mundo en la cadena económica de la ciudad. “Si estuviera manufacturando en Los Ángeles, esos salarios se gastarían ahí en lugar de en San Francisco”.

El local temporal del sábado en i/o Ventures, en el 780 de la calle Valencia, estará abierto de 10am a 6 de la tarde.

 

 

Share!FacebookGoogle+PinterestRedditLinkedInEmail

Filed under: En Español

Comments are closed.