Traducción por: Anabelle Garay

Los miembros de la Comisión de Policía de San Francisco dijeron que estaban preocupados por los registros del departamento de policía, ya que los datos más recientes del SFPD sugieren un prejuicio racial dramático y persistente por parte de los policías en sus interacciones diarias con personas de color (término que incluye a los latinos).

“Estas cifras son inquietantes para mí”, dijo la comisionada Cindy Elias el miércoles por la noche durante un acalorado intercambio de una hora con el jefe Bill Scott sobre las estadísticas y lo que éstas revelaron sobre el progreso de la reforma del departamento.

Elias estaba haciendo referencia a informes que detallan detenciones policiales, es decir, cada vez que los oficiales detienen a una persona a pie o en su automóvil, en todo 2019 y los primeros tres meses de 2020. El informe de la Junta de Perfil Racial e Identidad del SFPD mostró que, en 2019, personas de color constituyeron el 65 por ciento de estas detenciones fue a personas de color, mientras que el 35 por ciento restante fue a personas blancas.

Además, señaló Elías, en el cuarto trimestre de 2019, de octubre a diciembre, las personas de color constituyeron el 65.6 por ciento de los que la policia detuvo y el 72.1 por ciento de los que registró. Sólo el 34.4 por ciento de quienes la policía detuvo eran blancos, y sólo el 28.7 por ciento de ellos fueron registrados.

“Esos números son alarmantes … estamos registrando a las personas de color con más frecuencia que a nadie”, dijo Elias. “Pregunté en el 2019 por qué estaba sucediendo esto y cuáles son las soluciones, y todavía no las he escuchado”.

“Quiero saber qué está haciendo SFPD al respecto”, continuó Elias. “Sabemos cuáles son estos números. … La pregunta debe ser, ¿qué estamos haciendo al respecto y cómo logramos acabar con ello?”

Police Commissioner Cindy Elias questions Capt. Steven Ford on the SFPD’s disproportionate use of force on black men. March 6, 2019. La comisionada de policía Cindy Elias interroga al capitán Steven Ford sobre el uso desproporcionado de la fuerza por parte del SFPD en hombres negros. 6 de marzo de 2019.

Scott dijo que estuvo de acuerdo con que las desigualdades siguen siendo un problema persistente. Pero argumentó que el departamento en realidad está progresando. Señaló específicamente la llamada “tasa de rendimiento” de los registros, que muestra con qué frecuencia los oficiales encontraron algo ilegal cuando detuvieron y registraron a alguien. Una tasa de rendimiento alta significa que los oficiales son más precisos al detener y registrar personas, y que estan detenido y registrando con menos frecuencia a personas, incluídas personas de color, basándose en presentimientos prejuiciados o malos.

Dijo que cuando el Departamento de Justicia de los Estados Unidos revisó al SFPD en 2016, la tasa de rendimiento de los registros de afroamericanos fue del 10 por ciento, lo que significa que solo uno de cada 10 afroamericanos registrados portaba contrabando. En los primeros tres meses de 2020, Scott señaló que ese número incrementó al 29 por ciento. “Ese factor ha mejorado”, dijo Scott.

De hecho, la policía está registrando a las personas con menos frecuencia: entre finales de 2018 y principios de 2020, la policía ha realizado 47 por ciento menos registros, según sus números. Durante el mismo período se vio una caída del 42 por ciento en las detenciones.

El jefe también señaló que el departamento ahora ofrece una mejor capacitación a los oficiales sobre cuándo sí y cuándo no detener a las personas, y cuándo emplear mejor la “sospecha razonable” y la “causa probable”, las cuales son justificaciones legales para detener y registrar a las personas. “Esperamos que la capacitación mejore esos indicadores y reduzca algunas de estas desigualdades”, dijo Scott.

También dijo que las nuevas y revisadas políticas de “Policía sin prejuicios” y “Detenciones para investigar”, ambas destinadas a frenar el prejuicio en los encuentros policiales cotidianos, deberían ayudar. (Aún no se han implementado).

Pero Elias respondió que el departamento podría estar haciendo más, señalando que el SFPD todavía depende demasiado de los oficiales que usan “sospecha razonable” y “causa probable”, y está registrando a demasiadas personas simplemente porque pueden estar en libertad condicional o libertad a prueba. Este tipo de revisiones depende en gran medida de la subjetividad de un oficial y, quizás, de sus prejuicios internos.

Mission Local ha estado cubriendo los esfuerzos de reforma policial de manera constante desde 2016. Si desea continuemos, y aún no lo ha hecho, por favor apóyenos ahora.

En los primeros tres meses de 2020, de hecho, las personas de color fueron registradas con más frecuencia que los blancos usando estas bases legales subjetivas, y, a menudo, los oficiales estuvieron equivocados. Entre enero y marzo de 2020, los oficiales encontraron contrabando ilegal solo el 34 por ciento del tiempo en personas negras y latinas, respectivamente, durante estos tipos de registros, lo que significa que no encontraron nada el 66 por ciento del tiempo.

“Estábamos fallando”, dijo Elias. “Esta es una calificación reprobatoria porque estamos registrando a personas de color y no encontramos nada”.

Elias fue, a veces, implacable en su interrogatorio de Scott sobre por qué los números eran como eran. Y el jefe continuó señalando las mejoras del departamento, queriendo que Elias y los observadores de la reforma policial reconocieran que el SFPD había mejorado.

“Los tiroteos han pasado de un promedio de seis por año a menos de dos en los últimos dos años y medio”, dijo Scott, visiblemente nervioso. “¿Cómo podemos decir que no es un progreso significativo?”

Dijo que el uso de la fuerza ha bajado un 49 por ciento desde 2016, y señaló el hecho de que, en general, ese número ha disminuido con los afroamericanos. “Lo que digo es que se han hecho progresos concretos”, dijo Scott.

Elias no estuvo en desacuerdo, pero señaló que estar satisfecho con el progreso incremental no es lo suficientemente bueno, especialmente porque sigue siendo a costa de las minorías.

“Mi punto es: como departamento ¿qué hacemos para que los oficiales lleguen a un punto en el que no tengan miedo cuando ven a una persona de color?” preguntó Elias. “Porque, lo que estos números … me dicen es que estamos usando armas contra personas de color más que contra personas blancas. Los estamos deteniendo más que a los blancos. Los estamos buscando más que a los blancos “.

El comisionado John Hamasaki estuvo de acuerdo. “¿Cómo te sientes si estás en tu propio vecindario, yendo a la tienda y te topas con una fuerza especial antipandillas o un equipo antidroga te registra?” él dijo. “Ya no se siente como tu vecindario, ya no se siente como parte de la comunidad porque te han quitado tus derechos como ciudadano”.