Traducción de Anabelle Garay

A partir de esta semana, se garantizará que los trabajadores de San Francisco que se vieron obligados a estar en cuarentena debido a COVID-19 reciban apoyo de ingresos durante dos a cuatro semanas.

La porción inicial de $2 millones de fondos estará “en las calles esta semana”, dijo la supervisora ​​del Distrito 9, Hillary Ronen, durante una reunión con el Grupo de Trabajo Latino y los investigadores de la UCSF.

El fondo cubrirá pagos a residentes y trabajadores que dieron positivos a COVID y no contaban con licencia por enfermedad, beneficios de desempleo o ninguna otra ayuda financiera pública.  

“La clave del programa Right to Recover (Derecho a recuperarse) es que es fácil obtener este ingreso de reemplazo, que eliminemos los obstáculos”, dijo Ronen. 

El Departamento de Salud Pública se pondrá en contacto con todos aquellos que dieron positivo a COVID-19, y se les preguntará si cuentan con los ingresos necesarios durante las dos o cuatro semanas que necesitan para recuperarse. “Nos basamos completamente en lo que nos informan las propias personas”, dijo Ronen.

Si alguna persona no cuenta con los ingresos, se le pondrá en contacto con un trabajador social para asistirle en la obtención de fondos a través de alguna de las organizaciones comunitarias. 

Los trabajadores recibirán un mínimo de $1,285.60 por dos semanas y un máximo de $2,2571.20 por cuatro semanas. Las subvenciones están basadas en el salario mínimo de San Francisco que es de $16.04 y una semana laboral de 40 horas.

Hasta ahora, los trabajadores que no contaban con pago por enfermedad o seguro de desempleo no tenían ninguna otra posibilidad de recursos para mantenerse a sí mismos y a sus familias, lo cual representa un obstáculo crítico a medida que el gobierno de la ciudad trata de alentar a los trabajadores esenciales a aprovechar y hacerse pruebas gratuitas.

El programa Right to Recover, financiado por el fondo Give2SF de la ciudad, surgió a raíz de las necesidades que el Grupo de Trabajo Latino y UCSF observaron en su estudio de pruebas de COVID realizado en abril en el Distrito de la Misión.

En dicho estudio se identificó que la población Latinx representaba el 95 por ciento de los casos que dieron positivo a COVID-19 en el área de estudio. Además, el 93 por ciento de los casos positivos no tienen la posibilidad de trabajar desde casa, y el 53 por ciento eran asintomáticos.

Los hallazgos recalcan la necesidad de alentar pruebas masivas entre los trabajadores esenciales. Pero para hacer eso, los investigadores y el Grupo de Trabajo Latino consideraron esencial el programa Right to Recover.

Diane Jones, una enfermera jubilada especializada en VIH que trabajó en la campaña de pruebas en la Misión y en la reciente campaña en Bayview, dijo que el último día que hicieron pruebas en Bayview, cuatro trabajadores, que vestían camisetas del mismo restaurante, hicieron varias preguntas, entre ellas: “Si obtengo un resultado positivo, ¿tendré acceso a fondos que me ayuden económicamente mientras estoy aislado?”

En ese momento, todavía se estaba desarrollando el programa Right to Recover, por lo que Jones tuvo que contestar negativamente. Los cuatro trabajadores entonces  decidieron no hacerse la prueba.

Mission Economic Development Agency  y Young Community Developers administrarán la primera entrega de dinero proveniente del programa Right to Recover en el Distrito de la Misión. 

Posteriormente, la asistencia se ampliará a otras organizaciones comunitarias en Chinatown, Tenderloin y Soma. 

El Grupo de Trabajo Latino ya está trabajando con el gobierno de la ciudad para implementar un sitio de pruebas móvil en el Distrito de la Misión.

Corrección de Nota: En una versión anterior informamos que si alguien se recuperó de COVID-19, pero perdió ingresos durante el período de recuperación y no tuvo acceso a otros fondos es también elegible para recibir fondos del programa Right to Recover. Esto es erróneo. Esta ayuda es solo para individuos que actualmente dieron positivo a COVID y no tienen otro recurso.