Members of the Latino Task Force discuss police traffic enforcement at a listening session. Photo by Eleni Balakrishnan

Read in English

En la primera de varias sesiones de escucha, los miembros de la comunidad latina compartieron el martes sus experiencias personales de ser blanco de la policía y sus persistentes dudas sobre una nueva política de paradas de tráfico para el Departamento de Policía de San Francisco.

El borrador de la política, tal y como está redactado, prohibirá las paradas con sesgo racial o de otro tipo y limitará las “paradas de pretexto”, en las que un agente de policía utiliza una infracción de bajo nivel como pretexto para buscar e investigar otros posibles delitos.

“Hay una desconexión entre los oficiales de policía e incluso los miembros de la comunidad que piensan que está bien detener a la gente porque va a salvar vidas, cuando en realidad, la experiencia de muchas personas es que les ha costado la vida, injustamente”, dijo Sheryl Davis, jefe de la Comisión de Derechos Humanos, que dirigió la reunión.

Durante el desayuno en la Mission Language And Vocational School -o el “City Hall” de la Misión, como lo llamó uno de los asistentes, ya que se ha convertido en el centro de todas las actividades del Latino Task Force y otras organizaciones sin ánimo de lucro latinas-, grupos de tres o cuatro personas se dividieron para debatir sobre sus experiencias vividas.

Joanna Hernández, que trabaja con el San Francisco Pretrial Diversion Project (Proyecto de Desvío Previo al Juicio), dijo que su joven sobrina fue detenida cuando conducía su coche con una pegatina de “Mission Pride”. El agente, para consternación de Hernández, aconsejó a su sobrina que quitara la pegatina.

En contraste con las reuniones del grupo de trabajo en la sede del SFPD este mes para discutir el mismo tema, muchos de los presentes en la reunión del martes por la mañana no querían entrar en la jerga de la nueva política.

En su lugar, los asistentes estaban más preocupados por saber si la nueva política se aplicaría de forma efectiva, si los agentes recibirían una formación adecuada sobre la nueva política y si los agentes que la infringieran se enfrentarían realmente a medidas disciplinarias.

La sesión, dirigida por la Comisión de Derechos Humanos, tenía por objeto aportar la opinión de la comunidad a la revisión en curso de la política del Departamento de Policía de San Francisco sobre la aplicación de las normas de tráfico, con el fin de reducir las disparidades raciales extremas en cuanto a quiénes son detenidos, registrados o arrestados por la policía en San Francisco.

Davis mencionó los casos en los que incluso los pasajeros de un coche acaban siendo interrogados o se les pide su identificación durante las paradas de pretexto. Estas prácticas, dijo, pueden agravar un encuentro innecesariamente.

Otros de los presentes tuvieron dificultades para articular la discriminación que habían experimentado, pero mencionaron el lenguaje degradante o el tono descortés utilizado por los agentes durante las paradas de tráfico.

“Es sólo la forma en que lo dicen”, dijo uno de los asistentes, recordando encuentros pasados con las fuerzas del orden. Otros miembros de la comunidad murmuraron en acuerdo.

Michael Brown, que trabaja con Five Keys Charter Schools, dijo que se trataba de una comunicación eficaz entre la policía y la comunidad en la que trabajan. “Se supone que nos sirven y protegen. Así que sírvannos y protéjannos”, dijo Brown.

Hernández dijo que recordaba los días en que los miembros de la comunidad podían ir a Mission Station y recapitular lo sucedido durante la última semana, o reunirse con los nuevos oficiales para asegurarse de que estaban familiarizados con la cultura del barrio.

“Hoy en día es más difícil”, dijo Hernández. Señaló la valla que rodea la estación de policía de Mission como ejemplo de la separación entre la policía y la gente. “Te encuentras con todas estas paradas de pretexto y paradas sesgadas porque no entienden nuestras comunidades, porque viven en, como, Stockton o algo así”.

Hernández destacó la importancia de celebrar otra sesión de escucha con la comunidad monolingüe española para garantizar que sus voces puedan ser escuchadas.

El Comisionado de Policía Kevin Benedicto, que asistió a la reunión del martes, dijo que era útil escuchar directamente a los miembros de la comunidad que a menudo son los más afectados por la política de tráfico del SFPD, en lugar de sólo los oficiales y las organizaciones legales que asisten al grupo de trabajo oficial.

“Creo que es muy valioso el número de personas que han tenido experiencias de primera mano con paradas de tráfico que consideran injustas, y las lecciones que creen que el departamento puede aprender de ello”, dijo Benedicto.

Durante el próximo mes, la Comisión de Derechos Humanos celebrará sesiones similares con diferentes grupos comunitarios de la ciudad. Davis dijo que estaba satisfecha con el debate del martes, pero dijo que tenía que pensar en cómo su equipo iba a “conectar los puntos” y presentar un conjunto completo de recomendaciones al grupo de trabajo.

En octubre, el grupo de trabajo de abogados y partes interesadas volverá a reunirse para finalizar el proyecto de política.

Follow Us

REPORTER. Eleni is our reporter focused on policing in San Francisco. She first moved to the city on a whim over eight years ago, and the Mission has become her home. Follow her on Twitter @miss_elenius.

Leave a comment

Please keep your comments short and civil. We will zap comments that fail to adhere to these short and very easy-to-follow rules.

Your email address will not be published.