Prop. C backers buzz the John's Grill Election Day luncheon in 2018. Photo by Abraham Rodriguez

Traducción por: Sandra Gutierrez

La misma semana que la International Municipal Lawyers Association dio el nombre del fallecido fiscal municipal adjunto Buck Delventhal a un prestigioso premio, el fallo de una Corte de Apelaciones confirmó la teoría legal que el experto del Ayuntamiento codesarrolló sustentando la Proposición C.

Dicha iniciativa de 2018, la cual los votantes generaron, establecía un impuesto a negocios con el fin de reunir cerca de $300 millones al año para destinarlos a ayudar a las personas en situación de calle y para causas relacionadas con la vivienda..

En lo que resulta un progreso importante para una ciudad corta de efectivo, el fallo del 30 de junio pone a la ciudad de San Francisco un paso más cerca del acceso a cientos de millones de dólares que se han reunido y los cuales se tienen en suspenso.

La Proposición C, que fue aprobada con un 61% de votos en noviembre de 2018, estableció un impuesto a las empresas con ganancias que exceden los $50 milliones. Aunque el 61% es una gran mayoría, no representa dos tercios.  En el caso de algunas excepciones notables, las medidas de impuestos en California requieren el apoyo de dos tercios de los votantes. Delventhal y Scott Reiber, de la oficina del Fiscal Municipal en parte sentían que, como la Proposición C fue una iniciativa generada por los votantes, podía ser aprobada legalmente con una mayoría pequeña.

La Howard Jarvis Taxpayers Association, la California Business Properties Association y la California Business Roundtable no pensaron igual.

Esto inició una litigación. El año pasado, un Juez de una Corte Superior apoyó a la ciudad. El 30 de junio, dicha opinión fue validada por un panel de tres jueces en la Corte de Apelaciones del Primer Distrito.

“Tomando en cuenta dos casos de la Suprema Corte de California en los que se realizó una interpretación del lenguaje de las Proposiciones 13 y 218, podemos discernir que los requisitos de tener una mayoría cualificada que estas proposiciones añadieron a la constitución estatal, son en coexistencia y no en desplazamiento del poder de las personas para implementar iniciativas por mayoría de votos”, lea el fallo del 30 de junio..

“Puesto que una mayoría de votantes de San Francisco que marcó sus boletas en noviembre de 2018 estaba a favor de la Proposición C, la implementación de esta iniciativa fue válida”.

Buck Delventhal, a la izquierda y su ‘familia’ en el City Hall. La teoría legal de que fue co-desarrollador se comprobó el 30 de junio en la Corte de Apelaciones, lo que dio al Procurador de 49 años una validación póstuma. Buck Delventhal, left, and his ‘family’ at City Hall. The legal theory he co-authored was affirmed today by the Court of Appeal, providing the 49-year deputy city attorney with a posthumous validation. 

Los demandantes pueden apelar el caso ante la Suprema Corte de California en los próximos 40 días. No obstante, ya que la Corte de Apelaciones hizo referencia a dos precedentes estatales en la Suprema Corte, y la estrategia legal de la ciudad se deriva de esta, parecería que San Francisco tiene la ventaja legal.

En un futuro no muy distante San Francisco podría estar cobrando impuestos a compañías de ingresos elevados y utilizando dicho dinero en causas para las personas sin hogar y viviendas debido a un asunto, aparentemente arcano, en el que la California Cannabis Coalition, perdió una batalla con un municipio en el condado de San Bernardino sobre los dispensarios de marihuana.

Dicho caso de 2017 — California Cannabis Coalition contra la ciudad de Upland —  incluye cuestionamientos sobre si la tarifa de $75,000 que se aplicó a un dispensario de San Bernardino constituye un impuesto. Si es el caso, se busca saber si se puede poner a votación una medida fiscal en elecciones especiales, en lugar de elecciones generales. Simplemente, surge el cuestionamiento de cómo debemos interpretar el artículo XIII C de la Constitución estatal.

En pocas palabras, es complicado.

Pero, en cuanto a San Francisco, las diferentes opiniones sobre este caso fueron lo más relevante. “De ahora en adelante”, escribieron dos insatisfechos jueces, “una mayoría simple puede implementar impuestos especiales siempre y cuando los proponentes puedan conseguir la cantidad de apoyo adecuado para la medida”.

El 30 de junio, la Corte de Apelaciones se negó a limitar a la gente de California de ejercer su poder político mediante iniciativas con firmas de votantes.

Se informó a Mission Local que los cientos de millones de dólares que se han recabado gracias a la Proposición C y que se han mantenido en suspenso en espera de aprobación legal para su uso se liberarán a discreción del contralor de la ciudad. Es muy poco probable que el contralor Ben Rosenfield autorice dicho movimiento antes de que este caso concluya definitivamente.

“Se ha presentado este asunto en la Corte de San Francisco en tres casos recientes. En las tres ocasiones, la corte ha apoyado la decisión de los votantes e indicó que solo se requiere una mayoría simple” dijo el Fiscal Municipal Dennis Herrera. “Ahora la Corte de Apelaciones también concordó con esta decisión. Los votantes de San Francisco tienen derecho a dirigir su democracia y autonomía. Seguiremos luchando por defender ese derecho el tiempo que sea necesario”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *