Traducción de Neus Valencia

Veritas, la enorme compañía de bienes raíces que posee más de 200 propiedades en San Francisco y que en los últimos años reportó un valor superior a los $3 mil millones de dólares, fue la beneficiaria de un préstamo del Programa de Protección de Nómina (PPP, por sus siglas en inglés) del tipo ostensiblemente destinado a las pequeñas empresas. 

“Solicitamos y recibimos un préstamo del Programa de Protección de Nómina, que, a su vez, comunicamos a toda la fuerza laboral de Veritas”, dijo la compañía en una declaración después de que, esta mañana, Mission Local llamara al CEO de Veritas, Yang-Pat Au. “El préstamo del PPP nos permite salvar los trabajos de nuestros empleados de primera línea, y es fundamental para nuestras operaciones comerciales y para mantener a estos trabajadores de San Francisco en la nómina”.

Veritas declaró que recibió un préstamo de $3.6 millones de dólares. La compañía ha dado días de permiso sin remuneración a 26 de sus 196 empleados, y estos fondos estaban destinados a que volvieran al trabajo. 

Sin embargo, políticos y activistas en favor de inquilinos en San Francisco se quedaron atónitos con la noticia de que Veritas solicitó – y recibió – este dinero. 

“Es totalmente indignante que el arrendatario más grande de San Francisco, con más de 3,000 millones de dólares en activos y un historial de acoso a arrendatarios, haya recibido un préstamo condonable que se supone es para pequeñas empresas con dificultades”, dijo Fred Sherburn-Zimmer, el director ejecutivo del Comité de Derechos de la Vivienda. 

“Les estamos pidiendo que devuelvan todo el préstamo y utilicen sus ganancias adquiridas a lo largo de los años producto del aprovechamiento de eliminación de viviendas de renta controlada y lo usen para permitir que sus inquilinos no tengan que pagar rentas durante estos meses. Sin duda pueden costearlo”

El supervisor Aaron Peskin, un crítico conocido de Veritas, añadió que “Una de las inmobiliarias e inversionista más poderosas de San Francisco no debería estar acumulando dinero que debería ser destinado a la gente que está batallando”. 

Varias empresas de alto perfil han recibido préstamos del PPP durante la crisis de COVID-19, incluso mientras las empresas más pequeñas – incluyendo muchas aquí en San Francisco – no han recibido nada.

Después de un torrente de prensa negativa, la cadena nacional de restaurantes Shake Shack devolvió el mes pasado un préstamo del PPP de $10 millones de dólares y el mes pasado Ruth’s Chris Steakhouse devolvió un préstamo del PPP de $20 millones de dólares. 

Sin embargo, ninguno de los anteriores tiene un valor cercano al valor reportado por Veritas. Si bien es cierto que una compañía de bienes raíces no funciona con el mismo modelo económico que una cadena de restaurantes o una franquicia deportiva profesional, es posible que el valor reportado de Veritas supere incluso el de Los Angeles Lakers – que también recibió, y tuvo que devolver, un préstamo de 4.6 millones de dólares. 

Además de ser el mayor arrendatario de San Francisco – dueño de unos 5,000 inmuebles de la ciudad – Veritas también suele encontrarse en la mira de los funcionarios electos y activistas en favor de los arrendatarios. 

Ha sido acusada, en múltiples demandas, de eludir realizar reparaciones de sus edificios con renta controlada y de acosar a inquilinos que son adultos mayores que viven en unidades de renta controlada. En un análisis realizado por Public Press en 2019 se reveló que aumentaron fuertemente las quejas y multas en los edificios justo después de que Veritas los adquiriera.  

Por último, en marzo, Veritas fue acusado de realizar construcciones innecesarias durante los primeros días de la orden de resguardo en casa, un acto que enfureció a los funcionarios de la ciudad y que parece haber provocado un endurecimiento de las restricciones para construcción. 

“Una vez más, los idiotas de Veritas intentaron pasarse de listos y nos perjudicaron a todos los que sí sabemos controlar nuestros impulsos”, dijo Peskin a Mission Local. 

Cuando contactamos hoy a Peskin para que comentara acerca de este préstamo recibido por Veritas, nos dijo que la compañía debería devolver el dinero para que “pueda ser redistribuido entre la gente que realmente lo necesita”. 

Veritas declaró que la compañía no tiene intención de hacer esto. 

“Debido a que los ingresos de nuestra empresa de gestión han sido profundamente afectados y no tenemos acceso al capital, hemos tenido que dejar de pagarle a una parte significativa de nuestro personal y hemos implementado recortes salariales en todos los ámbitos”, según su declaración.

“Estos trabajadores son del personal de mantenimiento, administradores de edificios y equipo que presta servicios a los residentes que trabajan muy duro todos los días para asegurarse de que nuestros inquilinos que se están quedando en casa sigan manteniendo la alta calidad de vida que se merecen”.

Si visita esta página habitualmente es hora de contribuir. El periodismo de investigación de calidad no es gratuito.