Fiscal de la ciudad de SF dice que los policías mataron a un hombre sin hogar en autodefensa

Benjamin Bac Sierra, friend of Alex Nieto and spokesperson for his family since his death, speaking at the rally on Tuesday. Photo by Joe Rivano Barros.Benjamin Bac Sierra, friend of Alex Nieto and spokesperson for his family since his death, speaking at the rally on Tuesday. Photo by Joe Rivano Barros.

La fiscalía de la ciudad de San Francisco dijo el jueves que dos policías de San Francisco mataron legalmente a Luis Gongora Pat, un inmigrante guatemalteco, cuando lo enfrentaron a principios de este año en el campamento de desamparados de Shotwell Street donde vivía.

La declaración de la oficina del fiscal de la ciudad, Dennis Herrera, fue en respuesta a la familia de Gongora Pat, quien inició una demanda hace dos meses nombrando a la ciudad y a los dos oficiales involucrados en el tiroteo. En su respuesta, el abogado de la ciudad dijo que los oficiales actuaron con legítima preocupación por sus vidas.

“Creo que el mensaje de la Fiscalía de la Ciudad es: “No vamos a resolver” – pero eso está bien para nosotros”, dijo Adriana Camarena, escritora y activista de la vecindad, miembro de la Coalición Justicia para Luis Gongora Pat, formada para busca la responsabilidad policial en el tiroteo.

El objetivo de la coalición, dijo Camarena, es establecer un precedente en el cambio de la narrativa policial predominante en los casos de tiro policial -que los oficiales actuaron en legítima defensa- al demostrar el delito de oficial con evidencia.

“Los oficiales siempre argumentarán que hubo una amenaza”, dijo.

Los abogados del fiscal de la ciudad están buscando la destitución de la demanda, y el jueves pidieron al tribunal un juicio por jurado si la demanda sigue adelante. Pero los activistas de la coalición dicen que acogen con beneplácito un juicio por jurado.

“La estrategia del Abogado de la Ciudad es: ‘Si no descartan el caso, iremos a juicio’. En primer lugar, esa es la expectativa que tiene la familia cuando demandan”, dijo Camarena, agregando que “muchos de estos casos se resuelven”.

Gongora Pat, de 45 años, estaba armado con un cuchillo de cocina de 13 pulgadas y presuntamente acusó al sargento Nate Steger y el oficial Michael Mellone, el ex jefe de policía Greg Suhr dijo a los medios inmediatamente después del encuentro fatal el 7 de abril.

Un video de vigilancia de un edificio de oficinas cercano capturó el incidente, aunque Gongora Pat no es visible en el marco, mostrando que los agentes se le acercaron y luego le dispararon en una interacción que se desarrolló en menos de 30 segundos.

Unos ocho testigos se presentaron después del incidente -unos vecinos cercanos y otros campistas sin hogar que vivían en el campamento de la calle Shotwell- para desafiar la narrativa policial de que Gongora Pat representaba una amenaza para los oficiales. Dijeron que estaba sentado en la acera, su cuchillo escondido en su cintura.

Gongora Pat era de descendencia maya y monolingüe. Los activistas han señalado que probablemente no entendió los comandos de los oficiales en inglés para dejar caer su cuchillo – gritando “Get on the ground” repetidamente en los segundos antes que les dispensaran una ronda de balas no letales, seguido de siete disparos.

Esas cuentas fueron rechazadas por abogados de la oficina del fiscal de la ciudad Dennis Herrera.

Por su parte, Camarena y otros activistas respondieron en su sitio web a algunos de los hechos que ya han surgido en el caso, específicamente los resultados de la autopsia mostrando que las balas ingresaron al cuerpo de Gongora Pat por detrás.

“Parece que todos los disparos iniciales le dieron en la espalda. Esto coincide con declaraciones de testigos que afirman que él no estaba atacando a los oficiales sino tratando de protegerse al dar la espalda a los oficiales”, anunció la coalición en una declaración en respuesta a la historia de Chronicle.

“Entonces tienes este estilo de ejecución de disparado y el video apoya esta teoría”, dijo Camarena.

Un informe de la autopsia publicado en septiembre mostró que Gongora Pat recibió un disparo en la cabeza, pecho, brazo y parte superior de la espalda. Fue golpeado en la cabeza por una bala que entró en el lado izquierdo de su frente y viajó hacia abajo antes de salir por encima de su oreja izquierda, lo que indica que fue fusilado mientras estaba sometido en el suelo, dijo Camarena.

La autopsia también reveló que Gongora Pat probó positivo para la metanfetamina – la oficina del fiscal de la ciudad atribuyó el uso de drogas del hombre a lo que los agentes habían descrito por primera vez como “comportamiento errático”.

Camarena dijo que la cobertura de los medios de comunicación en referencia a la condición de Gongora Pat como un hombre sin hogar perpetúa aún más la narrativa policial al deshumanizar al padre de tres hijos.

“Era un hombre de familia, un hermano, un hijo, un padre que estaba perdido pero amado por su familia y los campistas de la calle Shotwell”, dijo. “Nuestro principal objetivo [con la demanda] es hacer que la gente entienda esto”.

Traduccion por El Mundo.

Filed under: En Español

You may also like:

Comments are closed.

Full name required to post. For full details, read our Policy