¿Qué haría con respecto al persistente y arraigado problema de prostitución en las calles Shotwell y Capp? 

Iswari España

Al haber trabajado con jóvenes/familias que se ven explotadas bajo este fenómeno, puedo dar testimonio del poco apoyo, recursos y programas de protección que hay para resolver este problema.

Como Supervisior, desarrollaré leyes amplias basadas en los derechos humanos las cuales dediquen los fondos necesarios para apoyar a aquellos que sufren explotación y para quienes se encargan de que se cumpla la ley. Propongo como solución inmediata, asignar patrullas a pie permanentes del Departamento de Policía en estas áreas para dar seguridad a nuestros residentes y a los sexoservidores.

A largo plazo, crearé una fuerza que patrulle de forma estratégica, defienda y dirija a las víctimas a los programas adecuados.  Generaré una unión entre los proveedores de servicios, la policía, y las oficinas del fiscal de distrito y del departamento de policía para evitar que se culpe a las víctimas. Debemos triplicar las multas a los “clientes”.

Hillary Ronen

Desafortunadamente la prostitución en las calles ha sido un medio de supervivencia para mujeres que no tienen en hogar o que se encuentran en extrema pobreza a lo largo de la historia.

El sistema actual de redadas periódicas de la policía solo hace que dichas mujeres se vayan a calles como Shotwell, Treat y San Carlos, creando un ciclo para los residentes de estos barrios. El arresto de estas mujeres en situación de pobreza significa que en poco tiempo vuelven a la calle con multas y registros criminales, lo que solamente limita más sus oportunidades futuras de empleo. 

Como Supervisora, me enfocaría en dar a estas mujeres recursos como comida, albergues y, más importante aún, apoyo y oportunidades económicas para que logren salir del ciclo de arrestos y prostitución.

Melissa San Miguel

No podemos tolerar que haya personas que vienen a nuestro barrio a pagar por servicios sexuales en la calle. Yo crecí en estas calles y debemos asegurarnos de que estas se mantengan seguras para nuestras familias y para las personas vulnerables que se envuelven en la prostitución por motivos de supervivencia. 

Para reducir la actividad en estas calles debemos enfocarnos en responder a las necesidades de aquellos que venden sexo y arrestar a los que pagan por ello. Por ejemplo, podemos dar a las personas que se prostituyen por motivos de supervivencia la opción de recibir servicios sociales de forma que tengan un hogar, educación, y oportunidades laborales. Cualquier persona que está atrapada en la trata de blancas debería tener acceso a varios servicios sociales. La policía debería enfocarse en aprehender a quienes pagan por estos servicios y a los tratantes de blancas, y no a quienes se prostituyen. 

Josh Arce

La prostitución en general es peligrosa no solo para los sexoservidores, o aquellos a quienes se prostituye, sino también para la comunidad que los rodea.

Cada persona tiene derecho de elegir su manera de ganarse la vida, pero la verdad es que la prostitución sigue siendo un crimen con una cantidad ridículamente insuficiente de medidas de reducción de daños. La prostitución, en su forma actual, es de forma frecuente una amenaza para la salud y la seguridad de la mayoría de las personas involucradas. También incluye la explotación de mujeres vulnerables y es una amenaza a la seguridad pública de los vecinos que están expuestos a los peligros asociados con este negocio y actividad.

Como Supervisor, yo trabajaría para mejorar las oportunidades económicas y alternativas que ayuden a las personas a desarrollar habilidades, y a recibir capacitación para trabajar. Esto no solo beneficiaría a personas que hayan caído en la prostitución, sino que también haría que nuestras calles sean más seguras.