Entrevista con un Techie, Residente del Distrito de la Misión

Diseño de Claudia Escobar

Este es uno de los muchos perfiles sobre las personas que hacen del Distrito de la Misión lo que es hoy en día. Son parte de nuestra guía My Mission Zine. Pueden comprar una copia aquí. 

Bhautik Joshi será el primero en decirles que es todo un geek de la tecnología, la fotografía, el arte, y hasta de ser geek.

Por eso, al descubrir la cultura amigable con los inadaptados que existe en San Francisco, Joshi y su familia decidieron sentar cabeza a las afueras del Distrito de la Misión, donde han vivido cerca de una década. Pero Joshi, ingeniero de software senior del sitio web de fotografía Flickr, está muy consciente de la ardiente guerra cultural que existe actualmente y de su papel en ella.

Se ha culpado a la reciente llegada masiva de trabajadores del sector de la tecnología por causar de forma indirecta el alza en los precios de los bienes raíces. Esto ha tenido como resultado el desalojo de residentes de mucho tiempo. Cuando el Distrito de la Misión empezó en 2012 a llenarse de mensajes que pedían a los trabajadores del sector de la tecnología que se fueran, Joshi dijo que fue un llamado de atención en más de una forma.

“Tiene tiempo que esto está pasando ¿verdad? Solo que nunca lo había visto en realidad,” dijo, “después de analizarlo pensé, ‘Creo que esto me aplica’ ”.

Sin embargo, también comprendió de forma instantánea el valor del arte como forma de activismo.

“¿De qué otra forma podrías enterarte fácilmente de los problemas de la comunidad?” agregó.

Desde entonces, Joshi camina por los callejones del vecindario, en donde encuentra murales de esquina a esquina, y espera hallar a los artistas mientras trabajan. Cuando esto sucede, los retrata y les pide que hablen sobre sí mismos. Es la forma que tiene Joshi de examinar las tensiones internas de la ciudad desde otro ángulo.

Para Joshi, esos artistas pueden ser las víctimas más trágicas de la crisis de vivienda accesible de la ciudad debido a que su partida podría resultar en que otros se pierdan el momento revelador que él experimentó.

Joshi dijo que lo que más le preocupa son las personas que “se han vuelto inmunes al problema, creyendo que la tecnología es igualitaria, hasta llegar al grado de no reconocer sus propios prejuicios”.

Al inicio, él compartía esa forma de pensar igualitaria. Fue a la universidad justo después de la preparatoria en Nueva Gales del Sur, Australia, para después estudiar una Maestría en ingeniería médica y biomédica y un Doctorado en el mismo campo poco tiempo después. En 2007, una vez terminados sus estudios, se fue a trabajar al sector de tecnología en San Francisco en Industrial Light and Magic.

En ese momento, nos comentó, “creía fervientemente que puedes hacer lo que quieras, siempre y cuando te lo propongas.”

Pero, vivir en la frontera entre el Distrito de la Misión y Potrero Hill, y tomar el largo trayecto en autobús para llegar su trabajo en Presidio todos los días lo llevó a interactuar , por primera vez “honestamente, con gente real”,  dijo él. A algunos les iba bien, mientras que otros eran pobres y no tenían educación seglar. Mientras más gente conocía, su visión del mundo parecía menos válida. Necesitaba ajustarla.

Sí. Llegó a la conclusión de que la mayoría de las personas son capaces de lograr grandes hazañas, siempre y cuando tengan dos cosas: la inclinación por ello, y mucho tiempo libre.

Joshi presenció esto de primera mano al ofrecerse como voluntario para enseñar fotografía en First Exposures, que es un programa de capacitación para adolescentes con antecedentes problemáticos.

“Algunos de ellos eran básicamente genios creativos”, dijo él. Pero al venir de familias de bajos recursos, algunos de ellos tenían que trabajar medio tiempo para ayudar a sus padres a pagar las cuentas, y les costaba trabajo seguir el horario de clases.

“Si estuvieran en un ambiente en el que dispusieran de tiempo libre, tendrían éxito y serían geniales. Pero la realidad es que la situación que enfrentan, y sobre la que prácticamente no tienen control, evita que alcancen su potencial”.

Joshi, por otro lado, siempre sabe dónde va a comer, y que tal vez nunca tendrá problemas para mantener a su familia. Dijo que le preocupa que su nivel de vida sea una barrera para comprender a las personas.

“¿Cómo muestras empatía a alguien que ha sido desalojado de su hogar? ¿Cómo? Es una situación que nunca he enfrentado. No es porque no me importe, me imagino que debe ser horrible. Pero no sé cómo es vivirlo”.

Sin embargo, pocos están a salvo del mercado de bienes raíces de la ciudad, y puede que algún día Joshi y su familia tengan que dejar su edificio, en el que no hay control de rentas. El área de Bayview-Hunters Point es un posible lugar a dónde ir, dijo, aunque sospecha que sus nuevos vecinos lo verán como un intruso más que contribuye al aburguesamiento.

“Y es difícil,” dijo. “Es nuestra responsabilidad mostrar a nuestros vecinos que nos importa”.

Otros perfiles

My Mission: Roger Marenco

Autos and Booze, a Mission Bartender with a Passion for Cars




Subscribe to Mission Local's daily newsletter


Filed under: En Español, Mobile

Tagged:

You may also like:

Comments are closed.

Full name required to post. For full details, read our Policy