En la reunión de la Comisión de Urbanismo, Sean Keighran, defensor de la construcción del condominio propuesto para el 490 de la calle South Van Ness, dijo que “ha sido un largo, largo proceso”, en relación a la gran oposición a la que se ha enfrentado la edificación del proyecto y cuyo proceso promete ser todavía más largo.

El proyecto, propuesto inicialmente en 2010 tendrá que esperar otras tres semanas mientras la comisión vota unánimemente para postergar la decisión final del proyecto al tres de septiembre. Esto, según fallaron, le dará a J.C.N Developers, los que respaldan el proyecto, tiempo de hacer más difusión en la comunidad.

La difusión será específicamente con los integrantes de la comunidad para hablar con la junta de padres de familia y maestros de la escuela primaria Marshall. Con el apoyo del supervisor del distrito 9 David Campos, los activistas de la comunidad pidieron la postergación del proyecto al argumentar que aunque los patrocinadores del proyecto hablen con la administradora de instalaciones y directora de la escuela, los padres de niños en la escuela cercana al proyecto no han recibido suficiente información para estar al tanto. No está claro qué quieren los padres, ya que no estaban presentes en la reunión de hoy.

“El proyecto se las ha arreglado para trabajar con los grupos de la comunidad en las recientes semanas, pero todavía hay partes de la comunidad que no han sido contactadas”, dijo Edward Lindo quien habló a favor de la oficina del supervisor Campos.

Phil Lesser, quien trabaja con el constructor del proyecto, le dijo a la Comisión que están dispuestos a aceptar la prórroga (aunque, mientras más breve mejor); sin embargo, no entendió por qué la asociación de padres de Marshall necesitaba estar al tanto ni cuál era la importancia de hacerlo ahora.

“Hemos hablado con casi todos los grupos en el barrio… Marshall está a tres cuadras”, dijo Lesser.

Los activistas e integrantes de la comunidad en la audiencia no estuvieron de acuerdo con ninguno de los puntos de vista de Lesser. Muchas de las personas que están en el barrio acaban de enterarse del proyecto ahora que ha habido una discusión. Marshall, ubicada en las calles 15 y Capp, es un vecino cercano al sitio del proyecto, cuya ubicación será las calles 16 y South Van Ness.

“Los padres de familia en Marshall sienten que su opinión no ha sido escuchada”, dijo Eddie Steel, integrante de Food Not Bombs. “Hay un problema en la oficina de urbanismo de la ciudad sobre cómo se le notifica a los vecinos”.

La plática de hoy se centró entorno a la difusión de la comunidad así como cuántas semanas la comisión podrá posponer el voto final; sin embargo, la oposición desde hace tiempo a este proyecto que creará 72 condominios de dos y una unidad se centra entorno a la vivienda asequible. El proyecto no tendría vivienda asequible en dicho sitio, además, estaría a lado del edificio Redstone Labor Temple, un edificio histórico en la historia obrera de San Francisco.

El sitio a construir solía ser una gasolinera y el largo proceso del proyecto llegó a un alto en 2012 cuando el Departamento de Salubridad emitió una carta de cese y suspensión cuando una excavación del terreno causó una preocupación de salubridad. En los últimos dos años, el constructor eliminó 300 cargas de suelo contaminado y regresó al proceso de urbanismo de nuevo el año pasado.

Por el momento, el futuro del sitio en construcción se decidirá en tres semanas. Si los comentarios de Michael Antonini son algún indicio entonces quiere decir que hay una buena oportunidad de que la comisión lo apruebe.

“Si el proyecto está en cumplimiento del plan de barrios del este”, dijo Antonini. Y en relación con la discusión a futuro con la comunidad de la primaria Marshall: “me imagino que los padres de los niños de la escuela preferirían un edificio bonito en lugar de un terreno sucio”.