El mes pasado en el condado de Sonoma, Andy Lopez Cruz, de 13 años de edad, tenía un arma de juguete que era una reproducción de un arma AK-47 cuando el agente Erick Gelhaus confundió el juguete por un arma verdadera y disparó, habiéndole disparado varias veces a Lopez. Los manifestantes en honor de Lopez se reuniron en ciudades de toda California, y ahora, los legisladores están considerando delimitar una llamativa directriz en los juguetes disponibles en las tiendas.

La tragedia tocó un punto sensible con padres de familia en California, quienes se preguntaron si lo mismo podría haberle sucedido a sus propios hijos. En la Misión, las armas de fuego realistas como la que Lopez traía consigo se pueden encontrar en la mayor parte de las tiendas que venden juguetes para niños. De 20 locales que visitamos el martes, 11 tenía armas de imitación a la vista que fácilmente podrían ser confundidas por armas reales.

La ley federal actual que regula armas de perdigón y armas de aire comprimido exige que tengan una línea naranja brillante en cañon, pero los fabricantes de juguetes a menudo lo hacen a su discreción al hacer el producto. Un juguete a la venta en Discount City en el 2748 de la calle Misión, escondía la pintura naranja a mitad del cañón, lo que hacía que fuera casi imposible de ver.

Para delimitar una separación visual más clara entre las armas reales y de juguete, el senador estatal Kevin de Leon presentó la Ley de Seguridad de Armas de Fuego de Imitación, una legislación que tiene como objetivo eliminar el uso de colores realistas en armas de aire comprimido y de perdigones al exigir que tengan una pintura más brillante y colores más obvios. La ley fue presentada el viernes pasado en respuesta a la balacera de López en Santa Rosa.

“Es una buena idea”, observó el propietario de Golden Plaza Trading Company, quien deseó permanecer en el anonimato. “Le hará saber a la policía visiblemente que es una pistola de juguete, no una pistola verdadera. Lo deberían haber hecho hace mucho tiempo”.

En Golden Plaza, el arma metálica de aire comprimido se puede comprar por menos de diez dólares. Asimismo, el local porta armas de plástico que tienen indicadores más obvios de que son falsas. Una escopeta gris de juguete tenía una marca naranja en el cañón que era de más de una pulgada de ancho, así como una calcomanía en el cuerpo del arma.

Además de Golden Plaza, Factory 2-U y A&A Bargain Store tenían armas de aire comprimido a la vista por menos de $20 dólares.

Las armas de plástico que muchas de las tiendas de la Misión tienen son grises, negras y camuflageadas lo que dificulta identificarlas como falsas sin agarrarlas o tocar el plástico.

Estos modelos son populares con los niños del área, quienes a menudo roban las armas al sacarlas del empaque, según una cajera de Discount City.

Walgreens, que tiene tres ubicaciones en la Misión desdela avenida Cesar Chavez a la calle 16, porta solo un número limitado de armas de juguete, todas con pintura amarilla o naranja brillante.

“Sí evitamos ofrecer armas de juguete realistas en todas nuestras tiendas”, dijo Phil Caruso, quien trabaja en el departamento de relaciones de medios de comunicación del local. “Ofrecemos pistolas de fulminantes de jueguete con colores brillantes, armas de juguete de fantasía como armas espaciales y productos Nerf”.

Sin embargo, otras tiendas como Aldea Niños en la calle Valencia, tienen políticas incluso más explícitas en contra de portar juguetes violentos.

“No vendemos armas ni espadas, pero sí tenemos baritas mágicas”, dijo Cantwell Muckenfuss, gerente de la tienda. El propietario del local se opone a portar cualquier juguete que sea una réplica de armas de fuego.

Hace dos años, de Leon presentó una legislación parecida a la Ley de Seguridad de Armas de Fuego de Imitación pero no fue aprobada. Los legisladores revisarán el nuevo proyecto de ley cuando la sesión se reanude en enero.