El plan del gobierno de Obama de arreglar el sitio web HealthCare.gov propenso a fallas técnicas al contratar a más asesores y grupos de las personas más brillantes arriesga que el equipo de solución contratado sea demasiado eficaz, afirmaron los trabajadores de tecnología en el Distrito de la Misión.

Más gente significa más opiniones y más errores dijo el empresario tecnológico Doug Simpson, de 41 años de edad, al decir que “[con un equipo grande] llegar a un acuerdo mutuo solo significa que se hace un producto mediocre. El consenso grupal nunca construye grandes productos”.

Es una regla que la mayor parte de los programadores aprenden pronto. Acuñado por el científico informático Fred Brooks en la época de los setenta, la ley de Brooks establece que aunque integrar a más gente en ayudar a cumplir con una fecha límite parece ser algo lógico, a menudo alentar el proceso.

Las personas nuevas necesitan capacitación y familiarizarse con un proyecto complejo, lo que toma tiempo y recursos. Además, mientras más gente y equipos participen, más lenta se hace la comunicación, y más tiempo toma lograr el consenso en decisiones de diseño. En breve, muchas manos en el plato ponen el caldo morado.

“Con un equipo pequeño uno puede ser muy ágil y responder a cosas”, dijo Cristina Mercando, programadora que ayudó a diseñar el aprendizaje mecánico y Haunch.com, el sitio web que funciona como motor de búsqueda de recomendaciones, adquirido por eBay a finales de 2011. “Una vez que nos adquirió una compañía grande se hizo más difícil coordinar, y uno puedo sentir cómo se alentan las cosas”.

¿Cómo podría Mercando haber arreglado HealthCare.gov? Tener a uno de los mejores programadores y ponerlo a cargo de un equipo pequeño de profesionales con experiencia para lidiar con problemas de abajo para arriba.

Este fue un sentimiento con el que muchos expertos en tecnología estuvieron de acuerdo. Actualmente, hay más de 50 equipos trabajando en el intercambio de atención a la salud. Muchos equipos le impiden a cualquiera tomar un riesgo, y facilitan culpar a otros trabajadores por el trabajo que no se hace, explicaron los programadores.

“Uno necesita un administrador y un equipo central. Cuando las cosas crecen mucho, es muy difícil que todos sean responsables por su trabajo”, precisó Ritchie Zeng, de 20 años de edad, cofundador de una compañía de electrónicos que se pueden llevar puestos.

Nelson Zhang, de 19 años de edad, cofundador con Zeng, estuvo de acuerdo. “En este tipo de contratos, en especial al trabajar para gente que está en el gobierno y seguramente no son expertos, el incentivo en cobrar de más y dar un rendimiento menor es muy grande”.

Todos los programadores entienden los problemas de que una compañía start-up falle.

“En tiempo, presupuesto o con las características prometidas”, dijo Brady Forrest, especialista de start-ups y empresario local en tecnología. “Escoja dos. Esa es la regla para el lanzamiento de un producto. Uno nunca va a lograr todas las metas”.

El sitio web de atención a la salud está diseñado para atender a 60,000 personas a la vez, aunque durante los primeros tres días en línea tuvo 8.6 millones de visitantes. Servicios Humanos y de Salubridad informa que para el sábado 19 de noviembre, 19 millones de personas habrán visitado el sitio.

Aunque el tránsito en el sitio ha disminuido desde su lanzamiento y las mejoras se están haciendo, el sitio web estuvo parado dos veces cuando MIssion Local registró una cuenta de prueba.

Muchos programadores dijeron que se necesita eliminar el sitio web y reconstruirlo por completo.

Forrest estuvo de acuerdo y explicó que es casi imposible arreglar un producto por completo una vez que es público. Declaró que en el pasado ha tenido que calcular el equilibrio entre no cumplir con una fecha limite y un producto que no funciona de manera apropiada.

Jack Al-Kahwati, director de Velo Labs, tiene una idea diferente. Se puede tener a 50 contratistas buscando y manteniendo los intercambios que funcionan, pero también se debe tener al menos un equipo pequeño independiente de expertos que reconstruyan el sistema por completo desde la base.

“Hay que quitarlo —nada se arregla nunca inmediatamente. En mi experiencia, uno necesita volver a construir todo por completo, ponerle una curita a las soluciones nunca funciona”, dijo Karl Guttag, diseñador de hardware de 59 años de edad con un currículo que se expande a Texas Instruments en los 70. Su sitio web personal comienza con una cita apropiada de alguien con quien solía trabajar: “si no lo ha puesto a prueba, entonces no funciona”.