Two double-parked vehicles force a bus to change lanes on Mission Street.

Después de esperar veinte minutos abordo del tranvía J porque un camión estaba estacionado en doble fila, Scott Wiener, supervisor del Distrito 8, se bajó a ver qué sucedía. El supervisor se encontró con el conductor infractor del camión de entregas que había retrasado a cuatro tranvías, y un problema más que agregar a su lista de trabajo por hacer en transporte.

En una audiencia sobre al estacionamiento en doble fila realizada por el Comité de Desarrollo Económico y Uso de Suelo de la Junta de Supervisores, Wiener descubrió que más allá de interferir con el tránsito, los vehículos estacionados en doble fila crean situaciones peligrosas para ciclistas y peatones; además, confirmó su sospecha de que la puesta de autoridad competente se concentra en el centro de la ciudad de San Francisco.

En ningún otro lugar es más común ver autos estacionados en doble fila que en la calle Misión. En 2012, de las 22.860 multas que el Departamento de Parqueo y Transporte emitió en la ciudad casi 1.500 se entregaron en la calle Misión, lo que hace de la calle la peor en la ciudad, de acuerdo con información que presentó Ricardo Olea, de la Oficina de Transporte Municipal.

Sin embargo, si las autoridades fueran más consistentes en la ciudad, la cifra podría ser mucho más alta. Afuera del centro de la ciudad, alrededor de 30 a 40 multas de $110 se emiten al mes en algunos corredores comerciales y uno que otro día en otros, explicó Wiener.

La puesta de autoridad competente no sucede de manera equitativa en la ciudad porque no hay suficientes agentes de del orden público. Actualmente, hay 261 agentes de parqueo que emiten multas, de acuerdo con Camron Samii, director del orden público. A principios de 2014, contratarán aproximadamente dos docenas más lo cual hará que el nivel de personal regrese a lo normal.

El Departamento de Policía de San Francisco emite multas por estacionar en doble fila también, pero solo a los conductores que abusan de estacionar en doble fila, dijo el comandante Mikail Ali. Dichas multas cuentan como infracciones, lo cual es más grave.

Entre enero y julio de este año, el 62 por ciento de multas se dieron a camiones de entregas; 33% a vehículos personales; y el resto de las multas se dieron a limusinas y motocicletas.

Regina Dick-Endrizzi, directora ejecutiva de la Oficina de Pequeñas Empresas de San Francisco, aclaró que es importante brindar estacionamiento adecuado para los camiones de entregas, algo que ha visto por experiencia con el proceso de urbanismo en la reurbanización de la calle Polk. Dick-Endrizzi declaró que era importante darle acceso a la entrega de artículos a pequeños negocios, y propuso que la MTA extienda SFPark a vehículos comerciales.

David Chiu, presidente de la Junta de Supervisores y supervisor del Distrito 3, le pidió al personal de la oficina de transporte que ofrezcan ideas para curar la “epidemia” que se ha vuelto el estacionamiento en doble fila.

Wiener le pidió a la oficina que vuelva a examinar las autoridades competentes correspondientes al estacionamiento en doble fila.

“No estoy defendiendo que no le demos prioridad al centro de la ciudad al sur de la calle Market”, dijo Wiener. “Le pido a la MTA que considere cómo asignamos nuestra escasa capacidad de orden público. La gente por lo menos sabrá algo: que si estaciona en doble fila, le darán una multa”.

Para la siguiente ronda de preguntas al alcalde durante la reunión de la Junta de Supervisores, Wiener le preguntará al alcalde Ed Lee sobre qué se puede hacer en cuanto al estacionarse en doble fila en luz de lo que la audiencia puso al descubierto.

Follow Us

Alexander Mullaney is a journalist and publisher in San Francisco. In 2008, he founded The Ingleside Light, a monthly neighborhood newspaper with a circulation of 10,000. In The Ingleside Light he reports on community affairs and publishes the work of both local and student journalists and photographers. He sits on the board of directors of the Geneva Car Barn and Powerhouse, the Ocean Avenue Association, and the San Francisco Neighborhood Newspaper Association. In the summer of 2013, Mullaney organized and managed two community journalism courses for youth with City College of San Francisco and the non-profit Geneva Car Barn and Powerhouse. The pilot program paid students stipends, offered both high school and college credit, and published their articles and photographs in The Ingleside Light. He intends to find funding to offer the program in 2014. Mullaney holds a bachelors degree in creative writing from San Francisco State University. He is studying multimedia and longform writing at UC Berkeley's Graduate School of Journalism. He plans to use his time at graduate school to expand his reportage to produce stories for the public good.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *