Puede ser que los trenes de BART estén funcionando otra vez, pero su ausencia en el fin de semana afectó las reservaciones en los principales lugares para cenar en la Misión, lo que le dio a los residentes del área una buena oportunidad para sentarse a las codiciadas mesas.

“Hizo que el libro de reservaciones fuera una especie de broma”, dijo Molly Fritz, gerente de Bar Tartine. “La gente estaba atorada en el tráfico, así que la hora en que pensaban que iban a estar aquí en realidad no era la hora a la que llegaban”.

A la vuelta de la esquina de la estación de BART de las calles 16 y Misión, el Bar Tartine alimenta entre 150 y 180 comensales en una “buena noche”, dijo Fritz. El fin de semana pasado, hubo alrededor de 30 menos comensales por noche y el negocio disminuyó más temprano de lo normal, precisó.

Fue un fin de semana lento también en Locanda, a lado de Tartine, dijo el gerente general Leslie Newsam. “Hubo mucha gente que llamó y se frustraba porque estaban atorados en el tráfico y cancelaban”, dijo. Las reservaciones para cenar temprano —entre 5:30 y 7:30 de la noche— fueron las más afectadas.

Locanda tiene un promedio de 220 comensales en una noche de viernes, dijo Newsam, pero ni siquiera llegó a los 200 la semana pasada.

Sin embargo, las cosas en Lolinda fueron diferentes. La anfitriona Lisa Meyer dijo que tanto la noche de viernes como la de sábado, cuando a menudo entre 300 y 400 comensales van a un restaurante en la calle Misión, estuvieron bastante ocupados. “En realidad, llegamos al punto más alto de dicha cifra”, dijo Meyer.

En la calle 18, Delfina también tuvo un buen fin de semana al exceder la marca de 200 comensales durante las tres noches. “En cualquier momento en que pasamos 200 es bueno”, dijo Cameron Wallace, anfitrión y mesero. “Estuvimos bastante ocupados todo el fin de semana”.

Una posible explicación, dijo Wallace, es que todos los residentes del área que tienen que competir con turistas y residentes del área de la bahía para hacer reservaciones pudieron encontrar una mesa. “Tuvimos que aceptar muchas más personas sin reservación”, dijo.

En Locanda, el restaurante asociado a Delfina, Newsam dio una explicación parecida. “Una cosa es ayudar a la gente que vive en la Misión a que se quede aquí, así que obtenemos un negocio más local”, dijo.

Además, la gente sin reservaciones está dispuesta a esperar más tiempo por una mesa. “A menudo con la gente sin reservación, si decimos que hay una espera de 30 minutos, es bastante raro que se esperen o que estén dispuestos a regresar”, dijo Newsam. “El sábado en la noche, tuvimos a varias personas que esperaron una hora y media y eso nunca sucede”.

David Flores, mesero en Luna Park sobre Valencia, también observó un contingente de gente del barrio entre sus clientes de almuerzo este pasado fin de semana. “Estuvo un poco más ocupado que la mayoría de los viernes, y vi una gran presencia local”, dijo Flores. La mayoría del negocio de viernes fue gente sin reservación, dijo, y solo hubo dos o tres reservaciones de las diez que hay normalmente.

Flores también señaló que hubo un aumento en el número de familias entre los clientes como prueba del vínculo local. “A menudo la gente que viene a almorzar aprovecha las mimosas y se emborracha”, dijo. “La gente estaba bebiendo pero no tanto porque estaba con su familia”.