Aunque los casos de desalojo del artista René Yáñez y la familia Lee han enfatizado las presiones de los inquilinos de San Francisco, las cifras muestran que las historias de desalojo se han vuelto cada vez más comunes.

Intentar permanecer en un departamento de alquiler controlado en San Francisco es simplemente cada vez más difícil y como los precios de los inmuebles se han disparado es poco probable que cambie. Los caseros tienen varios medios legales para desalojar a inquilinos que tienen acuerdos y muchos de ellos están haciendo uso de dichas medidas.

Entre el primero de marzo de 2012 y el 28 de febrero de 2013, la cantidad de avisos de desalojo presentados antes la Junta Arrendataria de San Francisco aumentó un 26% en comparación al año anterior, de acuerdo con el informe anual de desalojo emitido por la junta.

El aumento más grande fue en la cantidad de caseros que invocaron la ley estatal Ellis, una legislación de 1986 que le permite a los propietarios de edificios desalojar a inquilinos siempre y cuando desalojen a todos los inquilinos de un edificio y siempre y cuando mantengan los departamentos fuera del mercado durante cinco años. Este año, la cantidad de desalojos bajo la ley Ellis aumentó un 81% de 64 hogares desalojados a 116, según el informe.

Más propietarios de edificios han echado a la gente porque quieren mudarse a las unidades. Hubo 185 hogares afectados por los llamados desalojos para mudanza del propietario este año, o alrededor de un 46% de aumento en comparación a los 127 hogares desalojados en el año anterior.

Desde 2011, alrededor de un 8.7% de propietarios que se mudaron al predio y desalojos bajo la ley Ellis sucedieron en el Distrito de la Misión.

La cantidad de inquilinos que obligan a sus compañeros de piso a salirse también va en aumento con desalojos de compañeros de cuarto habiendo aumentado un 58% con 41 inquilinos afectados este año, en comparación a 26 el año pasado.

Mientras tanto, solo hubo alrededor de una disminución del 17% en casos en los que los inquilinos fueron desalojados por haber roto el acuerdo arrendatario.

A medida de que más familias son desalojadas, más gente se da cuenta de dicha tendencia.

Esta semana, la comunidad artística se ha reunido en favor de la familia Yáñez y se ha planeado una protesta para el 12 de octubre. La semana pasada, las noticias estuvieron llenas del caso de Gum Gee Lee, de 74 años de edad, y su esposo, Poon Heung Lee, de 80, quien dijo que su unidad de alquiler controlado fue su hogar durante 34 años. Los Lee pelearon el desalojo bajo la ley Ellis y hasta el momento solo han podido obtener una prórroga de diez días.

La pareja organizó una protesta que atrajo a los medios de comunicación más grandes de la ciudad y a más de cien activistas de vivienda. Yáñez está en proceso de impugnar su desalojo, pero los defensores de inquilinos declararon que hay pocos medios legales para impugnar un desalojo bajo la ley Ellis. Una vez que se recibe un aviso de desalojo, los inquilinos discapacitados o de la tercera edad tienen un año para mudarse.

El New Yorker publicó una nota sobre el estado general de impotencia de la Junta Arrendataria de San Francisco, la cual responde preguntas de inquilinos molestos por enfrentar un desalojo.

La reciente atención de los medios de comunicación fue suficiente para hacer que el alcalde Ed Lee triplicara el lunes pasado la cantidad de financiamiento para los servicios de prevención de desalojo y liberara $700,000 del fondo fiduciario de vivienda de la ciudad para proveer más servicios de ayuda a aquellos que enfrentan desalojos.

Haga clic aquí para ver una versión en grande del mapa de la ley Ellis. Para ver una versión más grande del mapa de propietarios que se mudan al predio haga clic aquí.